¿Qué fue de Cu­pi­do?

EL CUEN­TO DE LA PRIN­CE­SA Y EL SA­PO NO PUE­DE APLI­CAR­SE A ‘DA­TES’, UNA ORI­GI­NAL SE­RIE BRI­TÁ­NI­CA QUE EX­PLO­RA EL AMOR Y LA SE­XUA­LI­DAD A PAR­TIR DE EN­CUEN­TROS EN­TRE DES­CO­NO­CI­DOS, AHO­RA EN CA­NAL +

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - PE­RE SOLÀ GIM­FE­RRER

Las ci­tas son una par­te in­trín­se­ca del ri­tual de apa­rea­mien­to. Dos des­co­no­ci­dos com­par­ten una ce­na con la es­pe­ran­za de que sur­ja al­gu­na chis­pa. Co­mien­zan con dos in­có­mo­dos be­sos en las me­ji­llas en la en­tra­da de un res­tau­ran­te. ¿Pi­des una cer­ve­za? No, me­jor no, que las pa­re­jas to­man vino. Hay mi­ra­das cóm­pli­ces, otras des­con­fia­das y al­gu­nas di­rec­ta­men­te apu­ra­das. Son­ríe con mo­de­ra­ción o que­da­rás co­mo un ton­to. Pe­ro si la ve­la­da avan­za en la di­rec­ción co­rrec­ta apa­re­ce un di­le­ma: ¿un beso de

EL GUIO­NIS­TA BR­YAN ELSLEY VE EL COR­TE­JO CO­MO AMAL­GA­MA DE MEN­TI­RAS Y APA­RIEN­CIAS DON­DE LO MÁS IM­PRO­BA­BLE ES EL FLECHAZO RO­MÁN­TI­CO

cual­quier per­so­na que ha­ya es­ta­do sol­te­ra du­ran­te un tiem­po y que el crea­dor de la se­rie, Br­yan Elsley, cons­tru­ye en me­nos de me­dia ho­ra. A ba­se de jue­gos sen­sua­les, ca­la­das a un ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co y pe­que­ñas alu­sio­nes a lo que fin­gen y lo que son, el in­do­ma­ble ar­te de la química ha­ce ac­to de pre­sen­cia en una se­rie que lo pi­de a gri­tos.

El ro­man­ti­cis­mo de Elsley, no obs­tan­te, es al­go re­tor­ci­do y Da­tes no es una co­me­dia ro­mán­ti­ca al uso. Es una vi­sión a ra­tos pla­tó­ni­ca, pe­ro en ge­ne­ral desan- ge­la­da de la ago­ta­do­ra bús­que­da de pa­re­ja. Un re­la­to que no con­tem­pla el clá­si­co cuen­to de la prin­ce­sa y el sa­po, ni del amor a pri­me­ra vis­ta, pe­ro que sí ve el cor­te­jo co­mo una amal­ga­ma de men­ti­ras y apa­rien­cias don­de lo más im­pro­ba­ble es que ha­ya el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.