Ca­nal 9, ‘a fer la mà’

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV -

El cie­rre de Ca­nal 9 ilus­tra lo que su­ce­de cuan­do un ca­nal de te­le­vi­sión se des­na­tu­ra­li­za por cul­pa de tur­bios, tor­pes y bas­tar­dos in­tere­ses par­ti­dis­tas, de­jan­do de ser un ser­vi­cio al te­les­pec­ta­dor, un ser­vi­cio a sus con­tri­bu­yen­tes, a sus ma­yo­rías y a sus res­pe­ta­bles mi­no­rías.

Ca­nal 9 vi­vió su épo­ca glo­rio­sa cuan­do emi­tía pro­gra­mas que bus­ca­ban el be­ne­plá­ci­to de su pú­bli­co, pro­gra­mas fa­lle­ros con ru­le­tas gi­ra­to­rias con for­ma de pae­lla de ma­ris­co (Joan Mon­león): una de­li­cia fes­ti­va y po­pu­lar. O cuán­do emi­tía pro­gra­mas de pa­seos por los lu­mi­no­sos pue­blos de la es­plén­di­da y muy vis­to­sa Co­mu­ni­dad Va­len- cia­na, des­de Mo­re­lla has­ta Guardamar, con sus fies­tas y ofi­cios, sus tra­ba­jos y sus días. O pro­gra­mas de ja­leo y co­ti­lleo, co­mo Tóm­bo­la, que abrió en Es­pa­ña una nue­va era pa­ra la te­le­vi­sión, pre­ce­den­te de to­dos los pro­gra­mas del co­ra­zón. O el pro­gra­ma de de­ba­te Par­le vos­tè, ca­lle vos­tè, que de­pa­ró a sus se­gui­do­res al­gu­nos inol­vi­da­bles mo­men­tos de vo­ce­río y za­pa­ties­ta (con lan­za­mien­to de za­pa­tos de tacón y va­sos de agua in­clui­dos, sin ol­vi­dar es­ti­ra­mien­tos de pe­lu­ca). Re­cuer­do ha­ber acu­di­do en Ca­nal 9, ha­ce mu­chos años, a un de­ba­te so­bre la tra­ge­dia de Al­càs­ser, plu­ral y am­bi­cio­so.

Pe­ro he­te aquí que el ju­gue­te de Ca­nal 9, am­bi­cio­na­do por las cú­pu­las de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en li­za en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, fue ma­no­sea­do, en­ve­ne­na­dos sus pa­si­llos y des­pa­chos con de­ci­sio­nes per­so­na­lis­tas y bas­tar­das, po­li­ti­za­das y ca­ci­qui­les.

Los que de­bie­ron ve­lar por Ca­nal 9 de­ja­ron de pen­sar en el te­les­pec­ta­dor va­len­ciano pa­ra pen­sar en el es­ca­la­fón del par­ti­do, y tam­bién en en­jua­gues pre­su­pues­ta­rios con pro­duc­to­ras ami­gas y re­par­to de be­ne­fi­cios. Una di­ná­mi­ca co­rrup­ta y de­rro­cho­na, co­mo si el di­ne­ro pú­bli­co no fue­se de na­die: eso con­du­ce a la acu­mu­la­ción de per­so­nal inú­til, car­gos sin con­te­ni­do, en­car­gos sin fun­da­men­to, des­pil­fa­rro cre­cien­te y deu­da pa­ra los que ven­gan. Y, fi­nal­men­te, cie­rre. No por­que no hu­bie­se di­ne­ro, sino por­que se ha di­la­pi­da­do y ro­ba­do en su día, y aho­ra se ha ido todo a fer la mà.

Por­que no hay ac­tos sin con­se­cuen­cias. Las pa­gan aho­ra los tra­ba­ja­do­res de la casa y los te­les­pec­ta­do­res, que no tie­nen cul­pa al­gu­na, más que la de pa­gar im­pues­tos pa­ra que cua­tro vam­pi­ros se los re­par­tan con la ex­cu­sa de una te­le­vi­sión pú­bli­ca... que aca­ba sien­do muy pri­va­da.

Es muy in­jus­to, por­que los te­les­pec­ta­do­res va­len­cia­nos me­re­cen te­ner una te­le­vi­sión que les ex­pli­que a sí mis­mos, un es­pe­jo en el que mi­rar­se, un pun­to de vis­ta pro­pio so­bre el mun­do, un vec­tor de cohe­sión aními­ca y te­rri­to­rial, un es­ca­pa­ra­te de sus lo­gros y ca­ren­cias: todo eso de­bie­ra ser una te­le­vi­sión pú­bli­ca au­to­nó­mi­ca, no un bo­tín. To­me­nos no­ta por aquí de los erro­res de los ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.