Ju­bi­la­ción for­zo­sa

‘GE­NE­RA­CIÓN ROCK’ Y ‘(S)AVIS' SON LA EX­CEP­CIÓN EN UNA TE­LE­VI­SIÓN DON­DE SE RE­MU­NE­RA LA JU­VEN­TUD Y PIER­DE VI­SI­BI­LI­DAD LA GEN­TE MA­YOR

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - PE­RE SOLÀ GIM­FE­RRER

Pue­de que el per­so­na­je más re­cor­da­do de Ve­rano azul sea ese vie­jo ma­ri­ne­ro afin­ca­do en tie­rra lla­ma­do Chan­que­te y pue­de que Mon­tse­rrat Ca­ru­lla go­ce del es­ta­tus de abue­la de Ca­ta­lun­ya gracias a su pa­pel de Te­re­sa en El cor de la ciu­tat, pe­ro la reali­dad es que la te­le­vi­sión ca­da vez se in­tere­sa me­nos por la gen­te ma­yor. No es tan­to una cues­tión de pre­sen­cia so­cial co­mo de am­bi­ción co­mer­cial: los anun­cian­tes quie­ren cap­tar la aten­ción del pú­bli­co jo­ven y, por tan­to, los ca­na­les ca­da vez se fi­jan me­nos en la ter­ce­ra edad. Que los an­cia­nos de Ge­ne­ra­ción rock y de Los ma­yo­res gam­be­rros no en­ga­ñen por­que los vie­jos no es­tán de mo­da.

Le­jos que­dan esos tiem­pos en que los ca­na­les en­car­ga­ban se­ries don­de se veían re­pre­sen­ta­dos to­dos los miem­bros de los ho­ga­res, un mo­de­lo que arrai­gó Mé­di­co de fa­mi­lia con los Martín, que se re­par­tían el pro­ta­go­nis­mo mien­tras desa­yu­na­ban con pro­duc­tos fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles en­ci­ma de la me­sa. No ha­bía epi­so­dio don­de el abue­lo Ma­no­lo se ol­vi­da­se de sol­tar al­gu­na que­ja o al­gún con­se­jo, al igual que María Ga­lia­na sol­ta­ba lec­cio­nes en Cuén­ta­me, la his­tó­ri­ca se­rie de La 1 que lle­va do­ce años en an­te­na. Pe­ro la au­dien­cia se ha frag­men­ta­do, las se­ries fa­mi­lia­res pier­den ti­rón y por ca­da Con­cha Ve­las­co que mo­no­po­li­za­se He­re­de­ros o un Pe­pe San­cho que bri­lla­se en Cre­ma­to­rio, hay de­ce­nas de ac­to­res jó­ve­nes o de me­dia­na edad que se lle­van el pro­ta­go­nis­mo.

Só­lo ha­ce fal­ta ver las ma­yo­res apues­tas de An­te­na 3 y Te­le­cin­co pa­ra es­te oto­ño: los co­ci­ne­ros de Top chef y los can­di­da­tos de La voz son en su ma­yo­ría jó­ve­nes a pe­sar de que la edad no sea un re­qui­si­to pa­ra par­ti­ci­par, y el ma­yor fe­nó­meno del año, la adap­ta­ción de El tiem­po en­tre cos­tu­ras, no tie­ne nin­gún per­so­na­je ma­yor. Ya no hay esa ob­se­sión de re­pre­sen­tar a to­dos los es­tra­tos de la so­cie­dad en una mis­ma fic­ción, lo que per­mi­te con­tar his­to­rias más cen­tra­das, pe­ro los ma­yo­res son quie­nes sa­len más per­ju­di­ca­dos en es­te avan­ce.

Los ar­gu­men­tos son es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­cos. Las em­pre­sas que in­vier­ten en pu­bli­ci­dad bus­can a los es­pec­ta­do­res jó­ve­nes por­que son aque­llos a los que cues­ta más lle­gar, tam­bién son más pro­pen­sos a cam­biar sus há­bi­tos de con­su­mo y has­ta los 55 años se con­si­de­ra que su po­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.