... y en­ton­ces lle­gó la ma­dre

‘CÓ­MO CO­NO­CÍ A VUES­TRA MA­DRE’ COM­PLE­TA SU ÚL­TI­MO ROM­PE­CA­BE­ZAS CON LA LLE­GA­DA DE LA CHI­CA DEL PA­RA­GUAS AMA­RI­LLO Y LA BO­DA DE BAR­NEY Y RO­BIN

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - PERE SO­LÀ GIM­FE­RRER

No se­rá la his­to­ria más gran­de ja­más con­ta­da pe­ro sí la más alar­ga­da. Ni tan si­quie­ra las men­tes que con­ci­bie­ron Có­mo co­no­cí a vues­tra ma­dre, Car­ter Bays y Craig Tho­mas, po­dían con­ce­bir que el pe­ri­plo ro­mán­ti­co de Ted Mosby les du­ra­ría ca­si una dé­ca­da y es­ta­ría com­pues­to por más de 200 ca­pí­tu­los. Pe­ro el re­par­to ha que­ri­do pa­sar pá­gi­na y to­ca po­ner­le un pun­to fi­nal a es­ta anéc­do­ta con la no­ve­na tem­po­ra­da, que lle­ga es­te miér­co­les al ca­nal Fox con la iden­ti­dad de la ma­dre re­suel­ta. Una úl­ti­ma tem­po­ra­da que tam­bién es un ex­pe­ri­men­to: 24 epi­so­dios pa­ra cu­brir un bre­ve in­ter­va­lo de tres días. El ca­pri­cho de­fi­ni­ti­vo.

Es­tos jue­gos na­rra­ti­vos son la es­pe­cia­li­dad de Bays y Tho­mas. Des­de que la se­rie se es­tre­nó en el 2005, sus ras- gos dis­tin­ti­vos fue­ron los ori­gi­na­les re­cur­sos que em­plea­ban pa­ra es­truc­tu­rar los epi­so­dios y dar for­ma a los gags. Es­ta co­me­dia no de­ja de ser un cú­mu­lo de flash­backs que a su vez re­tro­ce­den y se avan­zan en el tiem­po. Pe­ro nin­guno fue tan am­bi­cio­so co­mo es­te úl­ti­mo ma­la­ba­ris­mo con el que se di­ri­gen a los clí­max emo­cio­na­les de la se­rie: la bo­da de Ro­bin y el mu­je­rie­go de Bar­ney, y fi­nal­men­te el mo­men­to del fle­cha­zo de Ted Mosby con la chi­ca del pa­ra­guas ama­ri­llo. Una re­la­ción an­ti­ci­pa­da des­de el epi­so­dio pi­lo­to y que pro­ba­ble­men­te es el ma­yor mac­guf­fin de la his­to­ria de la te­le­vi­sión.

Es­te tér­mino, que creó y po­pu­la­ri­zó Al­fred Hitch­cock, tie­ne en el mis­te­rio de la ma­dre el ejem­plo per­fec­to: plan­teó un mis­te­rio al ini­cio de la se­rie que sir­vió de mo­tor y pa­ra di­fe­ren­ciar­la de las de­más sit-coms pe­ro en reali­dad su im­por­tan­cia era relativa, co­mo al- gu­nos de los gan­chos que em­plea­ba el di­rec­tor bri­tá­ni­co al ini­cio de pe­lí­cu­las co­mo Los 39 es­ca­lo­nes. Los guio­nis­tas que­rían di­ver­tir­se con el enési­mo gru­po de ami­gos neo­yor­qui­nos, que en sus ini­cios eran com­pa­ra­dos re­pe­ti­da­men­te con Friends, y la iden­ti­dad de la ma­dre era prác­ti­ca­men­te una bro­ma in­ter­na con la que dar que ha­blar. De he­cho, una de las ma­yo­res sor­pre­sas de la pa­sa­da pri­ma­ve­ra fue des­cu­brir que la mujer de Ted Mosby te­nía la fi­so­no­mía de Cris­tin Mi­lio­ti, po­pu­lar en los círcu­los tea­tra­les por su pa­pel en el mu­si­cal de Broad­way On­ce pe­ro des­co­no­ci­da en­tre el gran pú­bli­co.

En un prin­ci­pio, los crea­do­res de la se­rie te­nían pen­sa­do ter­mi­nar la se­rie con el plano de la ma­dre com­pran­do un bi­lle­te pa­ra Far­ham­pton, pe­ro, al lle­gar has­ta las nue­ve tem­po­ra­das, cam­bia­ron de opi­nión y en­fo­ca­ron los úl­ti­mos epi­so­dios pa­ra dar a co­no­cer es­ta enig­má­ti­ca mujer. Su pro­ce­so de se­lec­ción fue uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de Holly­wood: con­tra­tos de con­fi­den­cia­li­dad blin­da­ron las prue­bas de cas­ting, que con­sis­tie­ron en com­pro­bar que las can­di­da­tas tu­vie­sen quí­mi­ca con Josh Rad­nor, y tam­bién el ro­da­je de la es­ce­na en cues­tión, de la que los me­dios no su­pie­ron de su exis­ten­cia has­ta que se emi­tió, una ha­za­ña ca­si im­po­si­ble en tiem­pos de Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.