‘En­tre to­dos’ me­nos yo

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV -

¿Qué ha­ce­mos con En­tre to­dos? ¿Es ca­ri­dad de vie­jo cu­ño o so­li­da­ri­dad 2.0? ¿Es te­le­vi­sión pú­bli­ca o ras­tri­llo pa­ra de­sam­pa­ra­dos? ¿Es “te­le­vi­sión pa­ra po­bres”, co­mo ha co­men­ta­do un corresponsal fran­cés pa­ra su ca­nal, o te­le­vi­sión con co­ra­zón? ¿Abu­sa de las ca­ren­cias del ne­ce­si­ta­do o le sal­va la vi­da? ¿Es una ex­plo­ta­ción del des­fa­vo­re­ci­do o es ayu­da de­sin­te­re­sa­da? ¿Es es­pec­tácu­lo o ser­vi­cio pú­bli­co? ¿Lo pre­mia­mos o lo re­ti­ra­mos?

En­tre to­dos (La 1, tar­des) mues­tra en pan­ta­lla a per­so­nas que, des­de su pro­pia ca­sa, en di­rec­to, ex­pli­can al­gún pro­ble­ma –la­bo­ral, sa­ni­ta­rio, fa­mi­liar...– más o me­nos ex­tre­mo y an­gus- tio­so. La pre­sen­ta­do­ra, To­ñi Mo­reno, los en­tre­vis­ta des­de el pla­tó, pa­ra dar re­lie­ve al dra­ma. Sin per­der una son­ri­sa com­pren­si­va y com­pa­si­va. Ac­to se­gui­do, lla­ma al­gún te­le­vi­den­te: le ha con­mo­vi­do ese dra­ma, y quie­re ayu­dar. Y, en di­rec­to tam­bién, lan­za su pro­po­si­ción de ayu­da: di­ne­ro, un apo­yo, un ser­vi­cio.

El dra­ma con­cre­to y tan­gi­ble de una per­so­na, con­ver­ti­do en es­pec­tácu­lo te­le­vi­si­vo. Y en oca­sión pa­ra la ayu­da mu­tua. La te­le­vi­sión es pa­ra que la gen­te la vea... ¿Qué mi­ra la gen­te que mi­ra En­tre to­dos? Dra­mas del pró­ji­mo. A la gen­te le gusta pre­sen­ciar dra­mas aje­nos. Pa­re­ce que ver lo que les pa­sa a los otros nos ayu­da a ex­pli­car­nos a no­so­tros mis­mos. Con­sue­la que no te pa­se a ti lo que es­tá pa­sán­do­le al que ex­pli­ca su dra­ma. ¿Qué mi­ra la gen­te que mi­ra es­te pro­gra­ma, si no? ¿Es­tán to­dos mi­rán­do­lo por si pue­den echar una mano? Qui­zá otros mi­ren pa­ra ve­ri­fi­car que hay gen­te bue­na, gen­te que ayu­da, gen­te me­jor que uno, gen­te dis­pues­ta a ayu­dar al pró­ji­mo in­clu­so por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des.

No es mi ca­so: me cues­ta ver es­te pro­gra­ma. Me in­co­mo­da asis­tir a los dra­mas de ter­ce­ras per­so­nas. Sus des­gra­cias me ape­nan, me ino­cu­lan tris­te­za, no me apor­tan na­da que pue­de ser­me útil o be­né­fi­co. Ese es­pec­tácu­lo me vio­len­ta, me desa­so­sie­ga la des­gra­cia en car­ne y hue­so, y tam­bién la ex­hi­bi­ción de esa des­gra­cia: vi­vo co­mo una cier­ta in­dig­ni­dad ha­ber su­pe­ra­do el pu­dor de ex­pli­car una pe­na por te­le­vi­sión, de ex­po­ner una an­gus­tia en la pla­za pú­bli­ca. Soy an­ti­guo: las des­gra­cias, de puer­tas aden­tro, co­mo el hi­dal­go del La­za­ri­llo, y a la gen­te que la ale­gre su pu­ta ma­dre. Ade­más, sé que no ten­go gran­de­za pa­ra ayu­dar a un des­co­no­ci­do, ni tiem­po ni ga­nas. En­ton­ces, ¿pa­ra qué mi­rar, pa­ra qué con­mo­ver­me con su­fri­mien­tos aje­nos? Y cam­bio de ca­nal. De mo­do que ya es En­tre to­dos... me­nos yo.

El PSOE pi­de aho­ra la re­ti­ra­da de En­tre to­dos, aun­que no creo que sea por un ata­que de sen­si­bi­li­dad, ya que hay un pro­gra­ma si­mi­lar en Ca­nal Sur (que de­pen­de la Ad­mi­nis­tra­ción an­da­lu­za, so­cia­lis­ta), sino pa­ra fas­ti­diar al Go­bierno del PP, que ges­tio­na es­ta te­le­vi­sión de me­sa pe­ti­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.