Pri­sio­ne­ras a la car­ta

NET­FLIX ARRA­SA EN EE.UU. CON UN MO­DE­LO DE NE­GO­CIO IN­NO­VA­DOR QUE AME­NA­ZA LA TE­LE­VI­SIÓN Y ‘ORANGE IS THE NEW BLACK’ ES SU NUE­VO BU­QUE IN­SIG­NIA

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - PE­RE SOLÀ GIM­FE­RRER

La te­le­vi­sión es­tá dan­do pa­sos agi­gan­ta­dos ca­da año en cuan­to a la ofer­ta de con­te­ni­dos: qué se po­ne a dis­po­si­ción de los usua­rios, cuán­do y có­mo. Pe­ro hay una em­pre­sa que se es­tá eri­gien­do en lí­der del pro­ce­so de cam­bio y no se tra­ta pre­ci­sa­men­te de un ca­nal de te­le­vi­sión. Net­flix, que hi­zo sus pi­ni­tos a fi­na­les de los no­ven­ta en Es­ta­dos Uni­dos co­mo com­pe­ten­cia di­rec­ta de la ma­lo­gra­da Blockbuster –se di­fe­ren­cia­ba en que sus usua­rios al­qui­la­ban las pe­lí­cu­las on li­ne y ellos man­da­ban los DVD di­rec­ta­men­te a los ho­ga­res–, se ha con­fi­gu­ra­do co­mo la pla­ta­for­ma de re­fe­ren­cia en el sec­tor. Ofre­ce con­te­ni­dos vía web y aho­ra tam­bién se ha afian­za­do co­mo dis­tri­bui­do­ra de fic­cio­nes pro­pias, co­mo el dra­ma car­ce­la­rio Orange is the new black, que po­drá ver­se a par­tir de es­te mar­tes en Ca­nal + Se­ries.

Net­flix pro­ta­go­ni­zó una de las no­ti­cias más so­na­das de la in­dus­tria nor­te­ame­ri­ca­na es­te oto­ño cuan­do con­fir­mó su cre­ci­mien­to y, con 31 millones de sus­crip­to­res, su­peró al repu­tado ca­nal de pa­go ame­ri­cano HBO, que tam­bién se es­tá re­for­mu­lan­do co­mo pla­ta­for­ma de con­te­ni­dos.

La es­tra­te­gia que les per­mi­tió lle­gar a es­te pun­to fue ad­qui­rir las re­po­si­cio­nes de se­ries ya emi­ti­das y col­gar las tem­po­ra­das al com­ple­to en in­ter­net, pa­ra que sus con­su­mi­do­res pu­die­ran ver­las a su rit­mo pa­gan­do una cuo­ta men­sual. Pe­ro aho­ra el ob­je­ti­vo es con­ver­tir­se en HBO an­tes de que HBO se con­vier­ta en Net­flix, se­gún re­co­no­ció el res­pon­sa­ble de con­te­ni­dos, Ted Sa­ran­dos. Y la ba­lan­za, por aho­ra, se in­cli­na a su fa­vor.

A su cre­ci­mien­to hay que su­mar la ofen­si­va en la úl­ti­ma edi­ción de los Emmy, don­de ob­tu­vie­ron 14 no­mi­na­cio­nes y se co­la­ron en la ca­te­go­ría de me­jor dra­ma con Hou­se of cards. Su im­pac­to es tan evi­den­te que por la no­che ca­si un ter­cio del con­su­mo de in­ter­net de EE.UU. per­te­ne­ce a sus usua­rios, que pre­fie­ren las se­ries y pe­lí­cu­las de su ca­tá­lo­go a ver los ca­na­les de siem­pre. Y la crí­ti­ca es­tá ex­pec­tan­te an­te ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos y en­car­gos, lo que per­mi­tió que una se­rie am­bien­ta­da en una pri­sión se con­vir­tie­se en la re­ve­la­ción del ve­rano sin emi­tir­se en te­le­vi­sión.

Net­flix no ha­ce pú­bli­cas las ci­fras de vi­sio­na­do por­que ar­gu­men­ta que no pue­de ni de­be com­pa­rar­se con las au­dien­cias de los ca­na­les en abier­to: ellos jue­gan en otra li­ga y fun­cio­nan a ba­se de sus­crip­cio­nes. Pe­ro es­te oc­tu­bre su fun­da­dor, Reed Hastings, con­fir­mó lo que era un se­cre­to a vo­ces: Orange is the new black es su ma­yor éxi­to has­ta la fe­cha.

Un da­to cu­rio­so si se tie­ne en cuen­ta que, ex­cep­tuan­do su pri­mer in­ten­to en la ma­te­ria –una co­pro­duc­ción no­rue­ga lla­ma­da Lily­ham­mer–, sus de­más es­tre­nos pro­vo­ca­ron mu­cho más rui­do an­tes de su es­treno. Hou­se of cards lle­gó de la mano de Da­vid Fin­cher y Ke­vin Spa­cey des­pués de in­ver­tir más de cien millones de dó­la­res en sus dos tem­po­ra­das ini­cia­les; la te­rro­rí­fi­ca Hem­lock Gro­ve lle­va­ba el se­llo de Eli Roth –au­tor de la sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca Hos­tel–, y la cuar­ta tem­po­ra­da de Arres­ted de­ve­lop­ment te­nía una en­tu­sias­ta pa­rro­quia es­pe­rán­do­la, des­pués de que la co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.