No ti­re su idea a la ba­su­ra

LOS CA­SOS DE ‘CSI’, ‘BREA­KING BAD’, ‘UR­GEN­CIAS’ O ‘LOS SO­PRANO’ CON­FIR­MAN LA IM­POR­TAN­CIA DE LU­CHAR POR UNA IDEA AUN­QUE AL­GU­NOS NO CREAN EN ELLA

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - SAL­VA­DOR ENGUIX

Cuen­ta Ant­hony E. Zui­ker que se le ocu­rrió ha­cer un guion so­bre una se­rie de fo­ren­ses de la po­li­cía mien­tras con­du­cía un tran­vía en Las Ve­gas. Zui­ker ha­bía es­tu­dia­do y desa­rro­lla­do com­pe­ten­cias fo­ren­ses en la uni­ver­si­dad, un cam­po que le apa­sio­na­ba. Y en al­gu­na oca­sión su mu­jer le ha­bía ani­ma­do a ver un pro­gra­ma so­bre la cien­cia fo­ren­se en el Dis­co­very Chan­nel. Aque­llo aca­bó de fra­guar la idea, se­gún con­ta­ba en una con­fe­ren­cia pro­nun­cia­da en el año 2008. Pe­ro es­te gra­dua­do uni­ver­si­ta­rio y con­duc­tor de pa­sa­je­ros no sa­bía na­da de guio­nes, ni de pro­duc­ción au­dio­vi­sual, ni de des­crip­ción de per­so­na­jes. Na­da. Pe­ro tu­vo suer­te. Su idea lle­gó a las ma­nos de Jerry Bruck­hei­mer, uno de los pro­duc­to­res más in­te­li­gen­tes de los EE.UU. Y la CBS apos­tó por ella. Así co­men­za­ba CSI en el año 2000, ge­ne­ran­do va­rias fran­qui­cias (Las Ve­gas, Nue­va York y Mia­mi). Se tra­ta, ade­más, de una se­rie con­si­de­ra­da in­no­va­do­ra y ori­gi­nal, en par­te, ase­gu­ran los crí­ti­cos, por el he­cho de que Zui­ker nun­ca ha­bía es­cri­to un guion.

La his­to­ria de Zui­ker es un buen re­fe­ren­te pa­ra sub­ra­yar que si us­ted tie­ne una bue­na idea pa­ra una se­rie de te­le­vi­sión o pa­ra una pe­lí­cu­la, no la ti­re. Un pen­sa­mien­to opor­tuno, una es­ce­na ima­gi­na­da, pue­de aca­bar con­vir­tién­do­se en un éxi­to au­dio­vi­sual. Por­que no se pue­den ima­gi­nar có­mo, en oca­sio­nes, se con­ci­ben los guio­nes que des­pués triun­fan en la pe­que­ña (o gran) pan­ta­lla.

¿Sa­bían que el con­tex­to de la se­rie Brea­king Bad sur­gió de una broma? Así es. Vin­ce Gui­lli­gan que­ría ha­cer una se­rie so­bre un per­so­na­je que de pro­ta­go­nis­ta bueno fue­ra po­co a po­co des­cen­dien­do a los in­fier­nos, has­ta con­ver­tir­se en su pro­pio an­ta­go­nis­ta, en un ser des­pre­cia­ble, cri­mi­nal, sin es­crú­pu­los. Cuen­ta Gui­lli­gan que es­ta­ba tra­ba­jan­do so­bre esa idea con el tam­bién guio­nis­ta Tho­mas Sch­nauz cuan­do, bro­mean­do, di­je­ron que si se que­da­ban sin tra­ba­jo de­be­rían “ar­mar un la­bo­ra­to­rio de me­tan­fe­ta­mi­na den­tro de un vehícu­lo de re­crea­ción e ir por todo el país co­ci­nan­do cris­ta­les y ga­nan­do di­ne­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.