Te­le­rrea­li­dad de ver­dad

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS -

Una bar­ca­za se des­li­za en­tre fior­dos. El fue­go cre­pi­ta en la chi­me­nea. Unas agu­jas tri­co­tan en ma­nos de una te­je­do­ra. Un pes­ca­dor es­pe­ra que pi­quen a la ori­lla del río... Son es­ce­nas que trans­mi­te la te­le­vi­sión pú­bli­ca no­rue­ga du­ran­te ho­ras y ho­ras. Ya la lla­man te­le­vi­sión ca­ra­col..., ¡y ba­te ré­cords de au­dien­cia!

Es una au­tén­ti­ca te­le­rrea­li­dad: son es­ce­nas reales en tiem­po real, sin edi­tar, sin re­su­mir. Ge­nui­na té­lé-ve­ri­té. El fue­go tar­da en con­su­mir los le­ños lo que tar­da, los pe­ces pi­can cuan­do pi­can... La con­fec­ción de un jer­sey du­ran­te ocho ho­ras y 35 mi­nu­tos ha si­do ré­cord de au­dien­cia.

Más de tres millones de per­so­nas asis­ten em­be­le­sa­das, en al­gún mo­men­to, a la plá­ci­da na­ve­ga­ción del bar­co en­tre fior­dos. Ver es­tas emi­sio­nes se con­vier­te en un ac­to de re­bel­día an­te la pro­li­fe­ra­ción de una te­le­vi­sión cre­cien­te­men­te ace­le­ra­da, vo­cin­gle­ra e idén­ti­ca a sí mis­ma, con pro­gra­mas cló­ni­cos. Todo es­to de­mues­tra que el te­les­pec­ta­dor es un ani­mal ra­rí­si­mo, ca­paz de todo y de más.

El te­les­pec­ta­dor se sien­te pro­ta­go­nis­ta en es­ta te­le­vi­sión len­ta, que le per­mi­te to­mar con­cien­cia de ser una cria­tu­ra que mi­ra. En el ca­so del bar­co que na­ve­ga, la cá­ma­ra es­tá co­lo­ca­da en la proa y el te­les­pec­ta­dor ve lo que ve­ría des­de el bar­co. Ve tam­bién a la gen­te que acu­de a las ori­llas pa­ra sa­lu­dar el pa­so del bar­co. El te­les­pec­ta­dor que vi­ve cer­ca de la ori­lla pue­de sa­lir de casa y apos­tar­se pa­ra sa­lu­dar y que le vean otros te­les­pec­ta­do­res, y vol­ver a casa pa­ra ver có­mo le sa­lu­dan otros te­les­pec­ta­do­res, al­go más allá. Es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra mi­rar y que nos mi­ren. Has­ta la mis­mí­si­ma reina So­nia, en el mo­men­to en que su ya­te real se cru­za con la bar­ca­za, sa­le al puen­te y sa­lu­da a la cá­ma­ra.

“No ten­go tiem­po” es una de las fra­ses que más fre­cuen­ta­mos. Por eso es re­vo­lu­cio­na­ria es­ta te­le­vi­sión y re­sul­ta hip­nó­ti­ca: por con­tras­te con una te­le­vi­sión ca­da vez más ace­le­ra­da, una vi­da ace­le­ra­da.

Es­ta nue­va te­le­vi­sión pú­bli­ca no­rue­ga se pa­re­ce a otros es­pec­tácu­los de la vi­da real, co­mo el tra­ba­jo de unas grúas en una obra. Es la fas­ci­na­ción del tiem­po real. En ci­ne se in­ten­tó con So­lo an­te el pe­li­gro, cu­ya ac­ción trans­cu­rre en tiem­po real, re­fle­ja­do en un re­loj real. En la se­rie 24 es­to se im­pos­ta y se fin­ge que to­da la ac­ción que que ve­mos en un ca­pí­tu­lo su­ce­de en 24 ho­ras: lo in­tere­san­te se­ría que ca­da ca­pí­tu­lo du­ra­se 24 ho­ras de emi­sión.

Un di­rec­ti­vo de la ca­de­na ya ha pen­sa­do en trans­mi­tir la ar­te­sa­na y pau­sa­da fa­bri­ca­ción de un re­loj y mos­trar lue­go el per­se­ve­ran­te pa­so del tiem­po en el mo­vi­mien­to de sus agu­jas... Pa­ra ri­zar el ri­zo pro­pon­go po­ner una cá­ma­ra en el sa­lón de un te­les­pec­ta­dor de es­te pro­gra­ma y así los de­más po­dre­mos ver­le mi­ran­do el re­loj, mi­nu­to tras mi­nu­to, ho­ra tras ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.