Dos se­ries eu­ro­peas

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - Ser­gi Pà­mies

Es­ta se­ma­na de­be­ría lle­gar a las tien­das el pack de DVD de la se­rie ale­ma­na Hi­jos del Ter­cer Reich. Tres ca­pí­tu­los de no­ven­ta mi­nu­tos. No os la per­dáis. Cuen­ta la his­to­ria de cin­co ami­gos ber­li­ne­ses (dos chi­cas y tres chi­cos) que, en 1941, tie­nen que se­pa­rar­se a cau­sa de la gue­rra y pro­me­ten re­en­con­trar­se cua­tro me­ses más tar­de, con­ven­ci­dos que la bar­ba­rie no du­ra­rá. Pe­ro la bar­ba­rie du­ra y su destino se transforma en una trá­gi­ca ru­le­ta ru­sa. Dos de los her­ma­nos del gru­po son sol­da­dos del ejér­ci­to ale­mán. Otro miem­bro del gru­po es ju­dío y es per­se­gui­do co­mo tal y las chi­cas se aca­ban re­en­con­tran­do en el fren­te, una co­mo en­fer­me­ra de un hos­pi­tal de cam­pa­ña y la otra co­mo can­tan­te de éxi­to y aman­te de un ofi­cial de la Ges­ta­po.

Por la inevi­ta­ble ten­den­cia que te­ne­mos a sim­pli­fi­car, la se­rie se ha com­pa­ra­do con Her­ma­nos de san­gre aun­que el plan­tea­mien­to de es­ta es me­nos efec­tis­ta y la his­to­ria tie­ne un tono y una ve­ro­si­mi­li­tud más eu­ro­peos. La so­li­dez es­truc­tu­ral de Hi­jos del Ter­cer Reich no tie­ne se­cre­tos: un gran guión, una di­rec­ción no­ta­ble y unos ac­to­res es­plén­di­dos. Y el mé­ri­to es que, tra­tan­do un te­ma tan ma­ni­do co­mo la se­gun­da gue­rra mun­dial y el na­zis­mo, lo­gra ofre­cer pun­tos de vis­ta di­fe­ren­tes a los ha­bi­tua­les, que ade­más pro­vie­nen de una vi­sión ale­ma­na del con­flic­to. Y se no­ta en la ma­ne­ra de tra­tar a los per­so­na­jes, sin ca­ri­ca­tu­ri­zar­los ni juz­gar­los pe­ro ofre­cien­do to­da la evo­lu­ción que, co­mo di­ce uno de los per­so­na­jes, los ha­ce em­pe­zar sien­do “hé­roes”

‘HI­JOS DEL TER­CER REICH’ SE HA COM­PA­RA­DO CON ‘HER­MA­NOS DE SAN­GRE’ PE­RO TIE­NE UN PLAN­TEA­MIEN­TO ME­NOS EFEC­TIS­TA Y UNA VE­RO­SI­MI­LI­TUD MÁS EU­RO­PEA

y aca­bar con­vir­tién­do­se en “ase­si­nos”.

Otra pro­duc­ción eu­ro­pea que ha lle­ga­do ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co a las tien­das: la se­rie The hour, de la BBC. Do­ce ca­pí­tu­los de unos cin­cuen­ta y cin­co mi­nu­tos. No os la per­dáis. Mez­cla dos gé­ne­ros adic­ti­vos: las his­to­rias de pe­rio­dis­tas y las his­to­rias de es­pías. Si­tua­da a me­dia­dos de los años cin­cuen­ta en un Lon­dres que vi­ve las in­fluen­cias más pa­ra­noi­cas de la gue­rra fría, cuen­ta la his­to­ria de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión de ac­tua­li­dad a tra­vés de su pro­duc­to­ra, su pre­sen­ta­dor y el pe­rio­dis­ta más bri­llan­te de la re­dac­ción. Pa­ra en­ten­der qué sig­ni­fi­ca el equi­li­brio en­tre una bue­na te­le­vi­sión pú­bli­ca y la in­de­pen­den­cia pe­rio­dís­ti­ca, só­lo hay que se­guir las si­tua­cio­nes de pre­sión po­lí­ti­ca y de va­len­tía y los con­flic­tos de in­te­gri­dad deon­to­ló­gi­ca (un po­co có­mo pa­sa en The news­room). Los tres ac­to­res pro­ta­go­nis­tas son muy bue­nos pe­ro des­ta­can los dos mas­cu­li­nos. El pri­me­ro ya lo co­no­ce­mos: es Do­mi­nic West, el in­su­pe­ra­ble pro­ta­go­nis­ta de The wi­re y el se­gun­do, Ben Wis­haw, ha­ce lo que mi ma­dre lla­ma­ba “un pa­pe­la­zo”. Aho­ra que, en teo­ría, em­pie­za el mes de los re­ga­los es un buen mo­men­to pa­ra com­prar (un ver­bo que de­ja­rá de te­ner nin­gu­na re­la­ción con el con­su­mo de fic­ción) es­tas dos es­plén­di­das se­ries eu­ro­peas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.