Muer­to so­cial

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV -

Mi­guel Ri­cart es aho­ra mis­mo un muer­to so­cial. ¿Has­ta cuán­do se­gui­rá sién­do­lo? En al­gún mo­men­to re­su­ci­ta­rá ha­cien­do de­cla­ra­cio­nes en te­le­vi­sión: un día u otro su­ce­de­rá.

Qui­zá ha­ya su­ce­di­do cuan­do se pu­bli­que es­to... No pue­do sa­ber­lo (es­cri­bo en jue­ves), aun­que no creo, to­da­vía no. En es­te mo­men­to hay pro­duc­to­ras y ca­de­nas de te­le­vi­sión que es­tán pen­san­do en có­mo ob­te­ner ren­di­mien­to de la ex­car­ce­la­ción de Ri­cart... sin pa­gar el pea­je del des­pres­ti­gio so­cial y sin asus­tar a los anun­cian­tes (¡el pre­ce­den­te de La no­ria es­tá vi­vo), que son a la pos­tre los sos­te­ne­do­res del ne­go­cio te­le­vi­si­vo.

La ju­ga­da es com­pli­ca­da, pe­ro se­gu­ro que to­das las ca­de­nas es­tán pen­san­do en có­mo ha­cer­lo, a la vez que es­tán pre­pa­ran­do su ar­ti­lle­ría con­tra la ca­de­na ri­val que lo ha­ga: la pres­ti­di­gi­ta­ción mo­ral es la ba­se del ne­go­cio te­le­vi­si­vo. Ya su­ce­dió ha­ce aho­ra vein­te años, cuan­do apa­re­cie­ron en Al­càs­ser los ca­dá­ve­res en­te­rra­dos de Mí­riam, To­ñi y De­si­rée, las ni­ñas ase­si­na­das por Mi­guel Ri­cart. ¡Aquel día, to­das las ca­de­nas –to­das, tam­bién TV3– es­ta­ban en Al­càs­ser! El pe­rio­dis­mo lo jus­ti­fi­ca­ba, des­de lue­go, pe­ro...

Aque­lla no­che del jue­ves 28 de enero de 1993 es­tá­ba­mos to­dos an­te el te­le­vi­sor por­que ha­bía sal­ta­do la no­ti- cia de la apa­ri­ción de los cuer­pos de las ni­ñas, que Pa­co Lo­ba­tón lle­va­ba 75 días bus­can­do por to­da Es­pa­ña. Lo he cal­cu­la­do: unos 20 millones de per­so­nas mi­rá­ba­mos la te­le aque­lla no­che. Y ga­nó An­te­na 3, por­que Nie­ves He­rre­ro ( De tú a tú) or­ques­tó un som­brío tea­tri­llo con los pa­dres y ami­gas de las ase­si­na­das (7.568.000 te­les­pec­ta­do­res), muy im­pac­tan­te, so­bre todo cuan­do irrum­pió Ol­ga Vi­za y anun­ció que la po­li­cía ha­bía de­te­ni­do a los ase­si­nos y se oye­ron gri­tos de “¡Pe­na de muer­te!”. La es­tre­lla por en­ton­ces era Lo­ba­tón ( Quién sa­be dón­de, en TVE), que se que­dó con un pal­mo de na­ri­ces (7.293.000 te­les­pec­ta­do­res) y sin car­na­za, por­que Nie­ves He­rre­ro le ha­bía ro­ba­do a los pro­ta­go­nis­tas. Tam­bién Te­le­cin­co se que­dó sin ma­te­ria pri­ma, y sal­vó la no­che con un es­pe­cial ( Do­lor en Al­càs­ser), que tu­vo 3.548.000 te­les­pec­ta­do­res.

Si una ca­de­na anun­cia­se hoy una en­tre­vis­ta con Mi­guel Ri­cart, su­ce­de­ría lo mis­mo: millones de per­so­nas nos agol­pa­ría­mos tam­bién an­te el te­le­vi­sor. Con una so­la y gran di­fe­ren­cia con res­pec­to a vein­te años atrás: mi­ra­ría­mos, pe­ro mi­ra­ría­mos tui­tean­do, blo­guean­do, fa­ce­boo­kean­do, pi­dien­do ca­be­zas, de­nos­tan­do a la te­le­vi­sión, exi­gien­do boi­cots a los anun­cian­tes de esa ca­de­na... Y los anun­cian­tes se asus­ta­rían an­te la acu­sa­ción de com­pli­ci­dad con un cruel ase­sino de ni­ñas.

Por eso las ca­de­nas hoy du­dan. Es la úni­ca di­fe­ren­cia en­tre el día en que Mi­guel Ri­cart fue de­te­ni­do y el día en que fue ex­car­ce­la­do: el te­les­pec­ta­dor es aho­ra un ac­ti­vis­ta so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.