Lo­ren­zo y la ‘hy­bris’

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS -

ami­ga, una ve­ci­na, una ma­dre, una tía, una so­bri­na a las que ofre­cer tu mag­ní­fi­ca pis­ci­na en día so­lea­do? ¿Aca­so es la be­lle­za fe­me­ni­na un pe­ca­do, un de­li­to, una fal­ta, una trans­gre­sión so­cial o mo­ral? ¿Acon­se­ja el buen tono, en es­tos mo­men­tos de la his­to­ria de Oc­ci­den­te, no ex­hi­bir un cuer­po de mu­jer en bi­ki­ni? ¿Mos­trar­lo en un ví­deo o una foto ha­bla de lu­di­brio, las­ci­via, lu­ju­ria? ¿De pros­ti­tu­ción, su­mi­sión, ser­vi­dum­bre, es­cla­vi­tud se­xual o mal­tra­to? Ya veo que a es­tas al­tu­ras re­sul­ta más res­pe­ta­ble un ta­li­bán bar­ba­do que obli­ga a ta­par las car­nes de una chi­ca que un re­la­ja­do mo­to­ris­ta en ca­mi­se­ta que las in­vi­ta a to­mar el sol (con las pren­das que le dé la ga­na). ¡De­ma­sia­do pa­ra la sen­si­bi­li­dad y la en­vi­dia cel­ti­bé­ri­cas!

Las crí­ti­cas trans­mi­ten otro men­sa­je, otra lec­ción la­ten­te: no en­se­ñes lo que tie­nes. Sé hi­pó­cri­ta. El em­pe­ra­dor Cé­sar Au­gus­to hi­zo de­mo­ler man­sio­nes lu­jo­sas de per­so­nas cer­ca­nas pa­ra que na­die pu­die­se acu­sar­le de ser un re­ye­zue­lo que vi­vía en el lu­jo y la mo­li­cie en vez de un aus­te­ro y as­cé­ti­co go­ber­nan­te... pe­ro lue­go se lar­ga­ba de es­con­di­do a lu­jo­sí­si­mas man­sio­nes clan­des­ti­nas. En es­te Me­di­te­rrá­neo nues­tro so­mos más hi­pó­cri­tas que los nor­te­ame­ri­ca­nos, ni­ños que en­se­ñan sus juguetes. Nues­tra pa­ca­te­ría con la ri­que­za tie­ne un ori­gen má­gi­co-su­pers­ti­cio­so que nos vie­ne de los an­ti­guos grie­gos: el úni­co gran pe­ca­do era la hy­bris, la jac­tan­cia, que atraía la có­le­ra de los dio­ses, que en­se­gui­da des­truían al que so­bre­sa­lía, por­que eran muy en­vi­dio­sos. Co­mo no­so­tros, to­da­vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.