Pa­la­bra de te­le

LA LEN­GUA QUE HA­BLA­MOS LA APREN­DE­MOS EN CASA Y LA MOL­DEA­MOS EN LA ES­CUE­LA. SIN EM­BAR­GO, AUN­QUE NO SEA­MOS CONS­CIEN­TES DE ELLO, TAM­BIÉN SE VE IN­FLUI­DA POR LO QUE OÍ­MOS EN LA TE­LE

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - MA­GÍ CAMPS Bar­ce­lo­na

Po­co se ima­gi­na­ba May­ra Gómez Kemp que cuan­do de­cía: “Y has­ta aquí pue­do leer”, esa fra­se lle­ga­ría tan le­jos. La re­pe­tía más de una vez en ca­da pro­gra­ma del Un, dos, tres, el con­cur­so te­le­vi­si­vo de Nar­ci­so Ibá­ñez Se­rra­dor más lon­ge­vo de la te­le­vi­sión es­pa­ño­la. Muer­to el pro­gra­ma, la fra­se se si­gue em­plean­do, has­ta el pun­to de que ha pa­sa­do a for­mar par­te de la len­gua que ha­bla­mos co­mo un di­cho más, o una lo­cu­ción po­pu­lar. Los que veía­mos el pro­gra­ma te­ne­mos to- das las re­fe­ren­cias, pe­ro ha llo­vi­do mu­cho des­de en­ton­ces y los ha­blan­tes jó­ve­nes, que pue­den ha­ber apren­di­do la fra­se de oí­das, ya no sa­ben de dón­de vie­ne.

En el fo­ro lin­güís­ti­co de la web Wor­dRe­fe­ren­ce –una bue­na he­rra­mien­ta de dic­cio­na­rios en lí­nea–, una per­so­na que se la ha­bía en­con­tra­do en un tex­to que te­nía que tra­du­cir al in­glés pi­dió ayu­da a los par­ti­ci­pan­tes. Aun­que al­guno de los que res­pon­die­ron se re­fi­rió al Un, dos, tres, la ex­pre­sión se aca­bó tra­tan­do co­mo una lo­cu­ción más de la len­gua, sin im­por­tar el ori­gen. Eso pa­sa por­que la te­le­vi- sión se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to más, in­se­pa­ra­ble, de nues­tras vi­das. De la mis­ma ma­ne­ra que los ha­blan­tes apren­de­mos ex­pre­sio­nes de nues­tros pa­dres, de los abue­los, de los fa­mi­lia­res, de los ami­gos, de los maes­tros, de los com­pa­ñe­ros de es­cue­la pri­me­ro, de los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo des­pués..., de la te­le tam­bién apren­de­mos.

En el mis­mo con­cur­so ha­bía unos per­so­na­jes, los Su­per­ta­ca­ño­nes, que cuan­do ha­bía du­da en la va­li­dez de una de las res­pues­tas, emi­tían su ve­re­dic­to. Era só­lo una voz en off y qui­zás por eso su in­ter- ven­ción y su cri­te­rio es­ta­ban ro­dea­dos del au­ra de la sa­bi­du­ría, co­mo una voz om­nis­cien­te y om­ni­po­ten­te. Hoy, to­da­vía hay quien, a ve­ces con iro­nía, lla­ma Su­per­ta­ca­ño­nes a las per­so­nas que ve­lan por la ca­li­dad y el buen cri­te­rio en ge­ne­ral (y en par­ti­cu­lar en la re­dac­ción de La Van­guar­dia, sin ir más le­jos, los que ve­la­mos por el buen uso de la len­gua acos­tum­bra­mos a ser nom­bra­dos iró­ni­ca­men­te así).

La fuer­za de la te­le ha de­mos­tra­do so­bra­da­men­te la ca­pa­ci­dad de pe­ne­trar en la len­gua y con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te más del ha­blan­te. De­ci­mos de tal pa­lo, tal as­ti­lla, por­que lo he­mos oí­do de­cir en casa; de­ci­mos “ja sóc aquí”, por­que un día se lo oí­mos de­cir al pre­si­den­te Ta­rra­de­llas; y de­ci­mos “tan­quem la pa­ra­de­ta”, por­que ca­da día Jo­sep Ma­ria Bachs des­pe­día el pro­gra­ma Fi­li­prim con es­ta fra­se mien­tras si­mu­la­ba que ba­ja­ba la per­sia­na de una tien­da.

En los años se­sen­ta, cuan­do la te­le em­pe­za­ba a es­tar pre­sen­te en la ma­yo­ría de los ho­ga­res y todo el mun­do veía el mis­mo ca­nal, el con­cur­so Un mi­llón pa­ra el me­jor hi­zo fu­ror. Pre­sen­ta­do en la pri­me­ra edi­ción por Joa­quín Prat y en la se­gun­da por José Luis Péc­ker, el én­fa­sis del pre­sen­ta­dor cuan­do for­mu­la­ba la úl­ti­ma pre­gun­ta, “la pre­gun­ta del mi­llón”, arrai­gó has­ta el pun­to de que aún hoy se em­plea es­ta fra­se cuan­do al­guien for­mu­la la pre­gun­ta cla­ve, la de­fi­ni­ti­va o la más com­pro­me­ti­da.

Las tar­des de los do­min­gos se lle­na­ban con ma­cro­pro­gra­mas de en­tre­te­ni­mien­to an­tes de que lle­ga­ra la in­elu­di­ble ci­ta con el fút­bol. En Tar­de pa­ra to­dos, el hu­mo­ris­ta ar­gen­tino Joe Rí­go­li pa­ro­dió aque­llos con­cur­sos con el pa­pel del par­ti­ci­pan­te in­can­sa­ble que a pe­sar de to­dos los erro­res re­pe­tía: “Yo si­go”. Dos pa­la­bras sin más tras­cen­den­cia que, a fuer­za de ver a Rí­go­li em­pe­ña­do en con­ti­nuar con­cur­san­do, se re­pi­tie­ron has­ta la sa­cie­dad en to­das las con­ver­sa­cio­nes de la épo­ca.

El mis­mo Joa­quín Prat po­pu­la­ri­zó al ca­bo de un tiem­po (1988 y

si­guien­tes) el gri­to “¡A ju­gar!”, que pro­nun­cia­ba ca­da vez que un nue­vo con­cur­san­te se in­cor­po­ra­ba al jue­go de El pre­cio jus­to. Ni que de­cir tie­ne que la ex­cla­ma­ción triun­fó y al­gu­nos ha­blan­tes la acom­pa­ña­ban del mo­vi­mien­to del bra­zo y la mano que po­pu­la­ri­zó Prat.

Los con­cur­sos son fér­ti­les crea­do­res de fra­ses. En la his­to­ria de TV3 tam­bién han te­ni­do for­tu­na al­gu­nas ex­pre­sio­nes, de mo­do que han tras­cen­di­do al len­gua­je oral y los ha­blan­tes las han in­cor­po­ra­do a su acer­vo, a ve­ces sin sa­ber de dón­de vie­nen. La fra­se “tan­quem la pa­ra­de­ta” es qui­zás la más ve­te­ra­na. Des­pués lle­ga­ron los jui­cios po­pu­la­res de Joa­quim M. Pu­yal en Vos­tè jut­ja, con el per­so­na­je de Ra­fe­ques (Car­les Ca­nut): “Us ga­ren­tei­xo un judici com cal”. Sin em­bar­go, la fra­se que pa­só al ha­bla po­pu­lar fue la de sor­pre­sa que pro­nun­cia­ban las per­so­nas que iban a ser so­me­ti­das a jui­cio cuan­do lo veían apa­re­cer: “Va­tua, en Ra­fe­ques!”.

Al pre­sen­ta­dor y hu­mo­ris­ta Andreu Bue­na­fuen­te le de­be­mos dos apor­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas: “Di­gue’m ago­sa­rat”, que en­se­gui­da se in­cor­po­ró al len­gua­je oral co­mo con­tra­pun­to ideal en cual­quier ex-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.