Men­ti­ras ma­ña­ne­ras

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - Jo­sep San­do­val

Que la te­le mien­te no es nue­vo pa­ra na­die. Y que lo ha­ga por la no­che y de ma­dru­ga­da ya no im­por­ta: es el ba­lan­ce dia­rio de tan­ta in­for­ma­ción con imá­ge­nes que ya no des­con­cier­ta a na­die; es más, se la es­pe­ra. An­tes de ir­nos a dor­mir nos en­ga­ñan vi­den­tes, que a cam­bio de unas pe­rras (las con­sul­tas se pa­gan) te cuen­tan un destino que a ve­ces ni si­quie­ra el cie­lo sa­be. Nos en­ga­ñan con los jue­gos de azar (¿sa­ben de al­gún ca­sino que pier­da di­ne­ro?), y has­ta con las pe­lí­cu­las, tro­las pre­fa­bri­ca­das que nos ha­cen emo­cio­nar y con­si­guen me­ter­nos en la ca­ma pen­san­do que, en el fon­do, tam­po­co so­mos tan des­afor­tu­na­dos.

Lo gra­ve de la te­le es que te mien­ta ya de bue­na ma­ña­na. No lo de­ci­mos por los di­bu­jos ani­ma­dos con que em­bau­can a los más pe­que­ños ha­cién­do­les creer que los ani­ma­les ha­blan, se pe­gan mam­po­rros y nun­ca pa­sa na­da mien­tras ma­má pre­pa­ra los ce­rea­les. Lo gra­ve es cuan­do em­pie­zan los in­for­ma­ti­vos y los de­sa­yu­nos de los ma­yo­res. Aque­llo ya es la gran men­ti­ra. Que no va a su­bir la luz (pues ¡to­ma!, un 11%); que no echan a na­die de la te­le va­len­cia­na: pues la cie­rran. Dis­pa­ra­tes po­lí­ti­cos que al­ter­nan con otros in­tras­cen­den­tes: en Jaén un la­drón de­nun­cia al due­ño de la casa don­de efec­tuó el hurto al en­con­trar un ar­se­nal de ví­deos pe­dó­fi­los; unos al­ba­ñi­les en Sa­gun­to (Va­len­cia) po­san des­nu­dos pa­ra un ca­len­da­rio des­ti­na­do a su­fra­gar los gas­tos de una guar­de­ría ca­ni­na y se asus­tan por­que creían que les iban a sal­va­guar­dar su ro­pa ín­ti­ma: no la lle­van pe­ro tam­po­co mues­tran el fron­tal pro­me­ti­do. Di­ce el lo­cu­tor que hay cri­sis, sí, pe­ro de an­sie­dad an­tes de pa­sar­nos la no­ti­cia de que una fa­mi­lia mue­re in­to­xi­ca­da por co­mer ali­men­tos en mal es­ta­do. Ahí no hay cri­sis, sim­ple­men­te hay ham­bre. Mien­tras, se van al­ter­nan­do las cam­pa­ñas de re­co­gi­das de ali­men­tos, a to­ne­la­das, los ban­cos de co­mi­da ve­ci­nal y el so­co­rro so­li­da­rio con los des­ma­nes de po­de­ro­sos que jue­gan con el di­ne­ro de quien no tie­ne qué co­mer. Y em­pie­za a no ser de mu­cha uti­li­dad que se dis­trai­ga al te­le­vi­den­te me­tien­do a Or­te­ga Cano en la cár­cel e in­si­nuan­do que pue­de to­car­le el mis­mo cen­tro que a la fie­ra de su hi­jo. O que la hi­ja de la Pan­to­ja se va­ya a in­de­pen­di­zar aho­ra que ya sa­be vi­vir del cuen­to co­mo su her­mano, Pa­qui­rrín, po­nien­do un hi­jo al mun­do co­mo si

LA TE­LE TAM­BIÉN EN­GA­ÑA, Y AUN­QUE POR LA NO­CHE YA NO NOS IM­POR­TE TAN­TO, LOS EN­RE­DOS DE PRI­ME­RA HO­RA AU­MEN­TAN LA CRI­SIS DE AN­SIE­DAD

es­to de pa­rir fue­ra un di­bu­jo ani­ma­do ma­ña­ne­ro. Y ya no al­te­ra, aun­que uno no se acos­tum­bre, que un se­ñor con cor­ba­ta (en es­te ca­so, Arias Ca­ñe­te), lo­gre en Bru­se­las “un in­cre­men­to his­tó­ri­co de nues­tra cuo­ta de pes­ca de mer­lu­za” y “las po­si­bi­li­da­des es­pec­ta­cu­la­res de pes­ca de la ba­ca­la­di­lla” co­mo gran­des lo­gros de nues­tra vi­da, todo ilus­tra­do con imá­ge­nes de fae­na­do­res sin cor­ba­ta que, se­gu­ra­men­te, no tie­nen ni tiem­po pa­ra ver la te­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.