Esen­cia de To­ti So­ler

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - Ser­gi Pà­mies

El lu­nes 23, a las 21.45 h, el 33 emi­ti­rá el do­cu­men­tal To­ti So­ler, D’una ma­ne­ra si­len­cio­sa, di­ri­gi­do por Jordi Tor­tuós y rea­li­za­do por Àn­gel Lei­ro y Joan Si­mó. Do­cu­men­ta­do con imá­ge­nes ri­gu­ro­sa­men­te va­lio­sas y es­cri­to con un res­pe­to re­tros­pec­ti­vo que cuen­ta el pa­sa­do sin des­aten­der el pre­sen­te, el pro­gra­ma es un ejem­plo de buen re­tra­to de ar­tis­ta. La crea­ti­vi­dad y la sen­si­bi­li­dad de So­ler, que lo han ais­la­do has­ta con­ver­tir­lo en un anaco­re­ta con di­fi­cul­ta­des pa­ra con­te­ner sus emo­cio­nes cuan­do tie­ne la gui­ta­rra en las ma­nos, son los pro­ta­go­nis­tas de una ho­ra de ex­ce­len­te pe­rio­dis­mo cul­tu­ral.

Co­mo las gran­des pe­lí­cu­las, el do­cu­men­tal in­clu­ye un mí­ni­mo de cua­tro es­ce­nas me­mo­ra­bles. Pri­me­ra: una con­ver­sa­ción en­tre So­ler y su hi­ja Laia, in­ti­mi­da­dos por el frío y por la pre­sen­cia de las cá­ma­ras, que re­tra­tan una ti­mi­dez que de­ja en­tre­ver la so­li­dez del víncu­lo que los une (y la se­re­na y or­gu­llo­sa preo­cu­pa­ción de Laia). Se­gun­da: un mo­men­to de­li­cio­so com­par­ti­do con Jordi Sa­ba­tés, un ami­go y co­le­ga que, co­mo So­ler, es hi­jo de es­ta bur­gue­sía cul­ti­va­da tan im­por­tan-

EL CA­MINO PA­RA LLE­GAR HAS­TA AQUÍ HA SI­DO LAR­GO Y LOS PRES­CRIP­TO­RES FIA­BLES: SU PA­DRE, MI­LES DA­VIS, DIE­GO DEL GAS­TOR, OVI­DI MONTLLOR, MU­RO­LO Y BACH

te pa­ra la su­per­vi­ven­cia de nues­tra cul­tu­ra. Ter­ce­ra: So­ler y Síl­via Pé­rez Cruz in­ter­pre­tan­do una can­ción que po­ne la piel de ga­lli­na a las ga­lli­nas y que el gui­ta­rris­ta con­clu­ye con un sus­pi­ro de pla­cer y gra­ti­tud. Cuar­ta: la co­mi­lo­na en la pe­ña La Ba­rra­ca, que per­mi­te a So­ler “sa­lir de la cue­va” e in­te­rrum­pir su con­fi­na­mien­to pa­ra sa­bo­rear la ca­li­dez de los abra­zos, el po­rrón y las can­cio­nes de ta­ber­na tu­nea­das con téc­ni­cas de gui­ta­rris­ta de blues (So­ler con­ver­ti­do en Ry Coo­der de la mú­si­ca del mun­do que me­jor co­no­ce).

Por ra­zo­nes di­ver­sas, siem­pre se ha re­la­cio­na­do So­ler con una in­com­pren­sión que aquí se ex­pli­ca sin ren­co­res: lo que él ha­ce tie­ne po­co que ver con los pro­to­co­los del mun­do del es­pec­tácu­lo y es­ta in­com­pa­ti­bi­li­dad lo ale­ja tan­to de no­so­tros co­mo lo acer­ca es­te do­cu­men­tal (que qui­zás de­be­ría­mos lla­mar do­cue­mo­cio­nal). Se res­pi­ra el frío de Pa­lau Sa­tor y la so­le­dad ele­gi­da co­mo mé­to­do pa­ra des­ti­lar una crea­ti­vi­dad que, a tra­vés de ata­jos vi­ta­les y com­pro­mi­so, al­can­za la esen­cia de la emo­ción. El ca­mino pa­ra lle­gar has­ta aquí ha si­do lar­go y los pres­crip­to­res fia­bles: su pa­dre, Mi­les Da­vis, Die­go del Gas­tor, Ovi­di Montllor, Ro­ber­to Mu­ro­lo y Bach. So­ler se ex­pli­ca co­mo el ar­te­sano de una mú­si­ca pau­sa­da, mar­ca­da por el si­len­cio. Y no pue­do de­jar de pen­sar que en­tre la mú­si­ca si­len­cio­sa de So­ler y la mú­si­ca ca­lla­da de Mom­pou hay un uni­ver­so de con­ten­ción y au­ten­ti­ci­dad que ex­pli­ca nues­tro país mu­cho me­jor que los dir­cur­sos. Y aho­ra, gracias al pro­gra­ma Sput­nik, la com­ple­ji­dad de una vi­da mar­ca­da por “la pe­na in­fi­ni­ta” y los ma­ti­ces de una obra se vuel­ven ac­ce­si­bles y, de ma­ne­ra con­cen­tra­da y elíp­ti­ca, ex­pli­can la esen­cia de un ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.