En los pro­gra­mas se ha­bla con co­rrec­ción

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV -

La Fun­déu-BBVA, que rea­li­za un se­gui­mien­to lin­güís­ti­co de los in­for­ma­ti­vos te­le­vi­si­vos, con­si­de­ra que el ni­vel de co­rrec­ción es, “sal­vo los pro­ble­mas que exis­ten en los di­rec­tos y con al­gu­nos ró­tu­los, me­jo­ra­ble, pe­ro co­rrec­to”. Lo ex­pli­ca su di­rec­tor ge­ne­ral, Joa­quín Mü­ller, y aña­de que “exis­te una res­pon­sa­ble preo­cu­pa­ción de los edi­to­res por la co­rrec­ción”. Mü­ller tam­bién des­ta­ca la ca­pa­ci­dad crea­ti­va de la in­for­ma­ción de­por­ti­va, que, ade­más, “ha­bla un len­gua­je co­lo­quial y sin com­ple­jos res­pec­to a los an­gli­cis­mos, que in­tro­du­ce sin re­pa­ro, co­mo hat trick o crack”.

Er­nest Ru­si­nés, de los ser­vi­cios lin­güís­ti­cos de TV3, tam­bién re­mar­ca los di­rec­tos co­mo fuen­te de ma­los usos. Pe­ro con­si­de­ra que el len­gua­je oral y la nor­ma no es­tán reñidos: “Los es­pa­cios más in­for­ma­les sí pue­den es­ca­par de la co­rrec­ción; de he­cho, qui­zás de­ben es­ca­par, y no es nin­gún pe­ca­do: no creo que la nor­ma ten­ga que cu­brir­lo todo”. En es­tos ca­sos de­be en­trar en jue­go “la ade­cua­ción”. Ru­si­nés cree que la in­fluen­cia del len­gua­je te­le­vi­si­vo “se da so­bre todo en el ca­so de los chi­qui­llos, que tie­nen mu­cha ten­den­cia a imi­tar mo­de­los”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.