“Ju­gar al en­ga­ño es muy poé­ti­co”

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - MARÍA SO­FÍA MUR Bar­ce­lo­na

A sus 27 años tie­ne ca­ra de ni­ño, no es muy al­to pe­ro es muy, muy sim­pá­ti­co. Da igual que sean los diez mi­nu­tos an­tes de un es­treno o el úl­ti­mo día de una se­ma­na de lo más ago­bian­te, la son­ri­sa no des­fa­lle­ce. Al me­nos hoy, 17 de di­ciem­bre, el día que es­tre­na su nue­vo es­pec­tácu­lo, La gran ilu­sión, en el tea­tro Bo­rràs de Bar­ce­lo­na. Su nom­bre es An­to­nio Díaz, un nom­bre co­mún pa­ra uno de los ma­gos más so­na­dos del mo­men­to. Qui­zá su nom­bre te­le­vi­si­vo, El ma­go Pop (Dis­co­very Max), nos di­ga más.

Co­men­zó ha­cien­do ma­gia muy jo­ven. A los cua­tro años le sa­ca­ron una mo­ne­da de la ore­ja y se ob­se­sio­nó con ello. Tras años de prác­ti­ca en la uni­ver­si­dad ya co­men­zó a ga­nar­se la vi­da ac­tuan­do. Lue­go lle­gó el éxi­to. Premio Na­cio­nal de ma­gia en 2008, com­pa­gi­na el nue­vo es­pec­tácu­lo con El ta­len­to de Mr. Snow –el show que le lle­vó a la fa­ma– en Ma­drid. Y ade­más es­tá Dis­co­very Max.

¿Qué le de­pa­ra el nue­vo año? Ha­ce­mos aquí –en el tea­tro Bo­rràs– tem­po­ra­da de un mes y des­pués ve­re­mos, por­que tam­bién ten­go pro­yec­tos de te­le­vi­sión que te­ne­mos que gra­bar y va­mos a com­pa­ti­bi­li­zar­lo todo. Mi idea es ha­cer mu­cha más tem­po­ra­da en Bar­ce­lo­na, e ir a Ma­drid y mo­ver es­to – La gran Ilu­sión– fue­ra, co­mo Mr. Snow.

¿Y el fu­tu­ro en la te­le­vi­sión? No pue­do de­cir na­da, pe­ro du­ran­te el año 2014 te­ne­mos unos pro­yec­tos muy chu­los. El día de Re­yes ha­cen el es­pe­cial Pink Floyd (Dis­co­very Max). Y ya nos po­ne­mos a gra­bar. De aquí a muy po­qui­to sa­bréis no­ti­cias.

El pa­sa­do 22 de no­viem­bre la ca­de­na Dis­co­very Max ce­le­bró el día de la ma­gia con 24 ho­ras se- gui­das de pro­gra­ma­ción má­gi­ca. El Ma­go Pop pu­so a prue­ba la teo­ría de los seis gra­dos, en la que cual­quier per­so­na pue­de co­no­cer a otra a tra­vés de cin­co in­ter­me­dia­rios. Así, con la ayu­da de Eduard Pun­set, Lo­ve of les­bians, Fe­rran Adrià, Ale­jo Sau­ras y Ruth Lo­ren­zo, el ma­go te­nía que co­no­cer a Nick Man­son, del gru­po Pink Floyd.

¿Qué tal fue la ex­pe­rien­cia de

El Ma­go Pop? De au­dien­cia fue ge­nial (816.000 per­so­nas vie­ron el pro­gra­ma),

“CREO QUE LA MA­GIA TAM­BIÉN PUE­DE SER MUY TE­LE­VI­SI­VA Y QUE HAY QUE BUS­CAR LA MA­NE­RA DE HA­CER­LO; ME IN­TERE­SA MU­CHO APREN­DER CÓ­MO HA­CER MA­GIA EN TE­LE­VI­SIÓN”

ade­más fue el es­treno his­tó­ri­co que más au­dien­cia tu­vo. Y apren­des un mon­tón. De re­pen­te te das cuen­ta de que es­tás des­nu­do, es­tas ahí ha­cien­do un jue­go de ma­gia, y no tie­nes los ele­men­tos que te acom­pa­ñan en el tea­tro. Con lo cual es ma­gia de gue­rri­lla, co­mo yo la lla­mo, ma­gia de ba­ta­lla. Va­mos ahí y a todo el que se mue­ve ¡pam! Co­ge una car­ta.

¿Pre­fie­re ac­tuar en pú­bli­co o fren­te a la cá­ma­ra? A mí me gus­ta en pú­bli­co. Creo que con a ma­gia en di- rec­to la te­le no pue­de com­pe­tir por va­rias co­sas. La pri­me­ra, los am­bien­tes que pue­des te­ner en tea­tro, don­de lo con­tro­las todo: la luz, la mú­si­ca... todo. Y se­gun­do, por­que en tea­tro el pú­bli­co sa­be que lo que es­tás ha­cien­do no es ver­dad, es un tru­co –no sé cuál– pe­ro al­go hay. En cam­bio, en la te­le, aun­que lo ha­gas igual, la gen­te di­ce “es un tru­co de cá­ma­ra”. No tie­ne nin­gún in­te­rés, aun­que te cu­rres una his­to­ria es mu­cho más sen­ci­llo. Pe­ro sí que creo que la ma­gia tam­bién pue­de ser muy te­le­vi­si­va, y que hay que bus­car la ma­ne­ra de ha­cer­lo. Me in­tere­sa mu­cho apren­der có­mo ha­cer ma­gia en la te­le­vi­sión.

Sus es­pec­tácu­los no son los del ma­go clá­si­co de ca­pa y som­bre­ro. An­to­nio Díaz le da a la pres­ti­di­gi­ta­ción un pun­to hips­ter. Al estilismo al que só­lo le fal­tan las ga­fas de pas­ta –el pin­ta­la­bios ro­jo, los pan­ta­lo­nes pi­ti­llo, las ca­mi­sas de to­pos, el smartp­ho­ne y la ta­ble­ta ya los tie­ne– le acom­pa­ña mú­si­ca pop y rock in­die. La mú­si­ca es muy im­por­tan­te en su es­pec­tácu­lo ¿Có­mo la se­lec­cio­na? La eli­jo con Jesús Díaz, que es mi her­mano. Es un me­ló­mano de la le­che. Él

es mé­di­co, no tie­ne na­da que ver con mi pro­fe­sión y tie­ne un gus­to fan­tás­ti­co que com­par­ti­mos.. Nos gus­ta mu­cho es­te ti­po de mú­si­ca ro­llo in­die y de­más. Jun­tos ha­ce­mos lis­tas de Spo­tify, y te­ne­mos co­mo 400 can­cio­nes y cuan­do lle­ga el es­pec­tácu­lo las es­co­jo.

¿Va pri­me­ro la mú­si­ca o el tru­co? Siem­pre, la pri­me­ra vez la mú­si­ca. De he­cho, a mí la mú­si­ca me gus­ta tan­to co­mo la ma­gia. Me fas­ci­na y creo que siem­pre me da la ma­gia, cu­rio­sa­men­te. Ca­si nun­ca al re­vés, ca­si nun­ca la ma­gia di­ce: “Ne­ce­si­to es­ta mú­si­ca”, sino que es­cu­cho al­go y di­go: “¡Hos­tia aquí ha­ría es­to!”. Es un len­gua­je que me lla­ma.

Y la ins­pi­ra­ción pa­ra es­te nue­vo es­pec­tácu­lo, ¿tam­bién vino de una can­ción?

Vino de El show de Tru­man, la pri­me­ra vez que la vi me vino la idea. Pen­sa­ba en ha­cer es­pec­tácu­los de ma­gia con his­to­ria, me gus­ta mu­cho que ha­ya una his­to­ria de­trás del es­pec­tácu­lo aun­que se to­que su­per­fi­cial­men­te, co­mo en La gran ilu­sión que no es pro­ta­go­nis­ta pe­ro sien­ta un con­tex­to. Y pen­sé que era muy gra­cio­so lo de que vi­va en­ga­ña­do una per­so­na que vi­ve de en­ga­ñar a los de­más.

Todo Todo es­te es­te es­pec­tácu­lo es­pec­tácu­lo tra­ta tra­ta de de un un ma­go, ma­go, us­ted, us­ted, cu­ya cu­ya vi­da vi­da es es un un reality reality show, show, aun­que aun­que él él pien- pien­sa sa que que todo todo es es real. real. Con Con tan­to tan­to en­ga­ño, en­ga­ño, ¿qué ¿qué opi­na opi­na de de des­ve­lar des­ve­lar los los tru­cos? tru­cos? Yo Yo creo creo que que es es una una pe­na. pe­na. Por­que Por­que es es tan tan bo­ni­to bo­ni­to es­to es­to de de ju­gar ju­gar al al en- en­ga­ño, ga­ño, lo lo veo veo muy muy poé­ti­co. poé­ti­co. En En un un mun­do mun­do en en el el que que te­ne­mos te­ne­mos de de to- todo do y y tec­no­lo­gías tec­no­lo­gías bes­tia­les bes­tia­les de de re- re­pen­te pen­te te te sa­can sa­can una una mo­ne­da mo­ne­da de de la la ore­ja ore­ja y y fli­pas. fli­pas. No No lo lo en­tien­des. en­tien­des. Y Y es al­go tan de ma­de­ra, tan ar­te­sa­nal, que da pe­ni­ta des­ve­lar­lo.

Es­tre­nar un nue­vo es­pec­tácu­lo en di­rec­to des­pués de tres años... ¿Qué se sien­te? En la ma­gia es te­rri­ble. Es de las co­sas en las que más ner­vio­so te pue­des po­ner por­que son jue­gos que no has pro­ba­do, que no sa­bes la reac­ción. Igual que con una his­to­ria pue­des in­ten­tar in­tuir por dón­de van a ir los sen­ti­mien­tos, lo de la ma­gia es co­mo: ¿es­to cue­la o no cue­la? Creo que voy a tar­dar un tiem­po en es­tre­nar de nue­vo, por­que es­to no es bueno pa­ra la sa­lud, pe­ro es muy bo­ni­to y ten­go mu­cha ilu­sión en que La gran ilu­sión crez­ca mu­cho.

El Ma­go Pop

DIS­CO­VERY MAX

6 de enero 17 h El día de Re­yes es el día de la ma­gia. An­tes de Dy­na­mo , la re­pe­ti­ción de El Ma­go Pop, don­de An­to­nio Díaz ha­ce tru­cos a di­fe­ren­tes in­vi­ta­dos con el ob­je­ti­vo de lle­gar a co­no­cer a Nick Man­son, el

ba­te­ría de Pink Floyd

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.