Han­ni­bal el ca­ní­bal

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - Ser­gi Pà­mies

La fie­bre por las se­ries crea vo­rá­gi­nes de en­tu­sias­mo di­fí­cil­men­te con­tro­la­bles. El an­sia pa­ra con­su­mir pro­duc­tos ca­da vez más ori­gi­na­les mul­ti­pli­ca la ofer­ta y potencia las mo­das (y el es­no­bis­mo), de ma­ne­ra que re­sul­ta com­pli­ca­do dis­tin­guir la pres­crip­ción res­pon­sa­ble de la pro­pa­gan­da. Es­te es el ca­so de Han­ni­bal. Cuan­do se es­tre­nó, se anun­ció co­mo una se­rie ex­cep­cio­nal, que ha­bía que ver con la ur­gen­cia his­té­ri­ca que re­bo­za cual­quier acon­te­ci­mien­to va­ga­men­te cul­tu­ral. El he­cho de ba­sar­se en un per­so­na­je tan po­ten­te co­mo el Han­ni­bal Lec­ter crea­do pa­ra Tho­mas Ha­rris, in­ter­pre­ta­do por el es­plén­di­do ac­tor Mads Mik­kel­sen, y de ser una crea­ción de Br­yan Fu­ller (con pre­ce­den­tes co­mo Tan muer­tos co­mo no­so­tros o Pus­hing Dai­sies) jus­ti­fi­ca­ba la in­fla­ción de las expectativas. Pe­ro, más allá del efec­to des­lum­bran­te de los dos pri­me­ros ca­pí­tu­los, la se­rie lan­gui­de­ce, se vuel­ve gra­tui­ta­men­te reite­ra­ti­va y di­la­pi­da el in­te­rés ini­cial con una ex­te­nuan­te ex­hi­bi­ción de tó­pi­cos de th­ri­ller psi­co­ló­gi­co su­pues­ta­men­te in­quie­tan­te y claustrofóbico. Es un ejem­plo de co­mo con in­gre­dien­tes es­plén­di­dos se

MÁS ALLÁ DEL EFEC­TO DES­LUM­BRAN­TE DE LOS PRI­ME­ROS CA­PÍ­TU­LOS, LA SE­RIE LAN­GUI­DE­CE Y DI­LA­PI­DA EL IN­TE­RÉS INI­CIAL CON UNA EX­HI­BI­CIÓN DE TÓ­PI­COS

pue­de co­ci­nar una re­ce­ta más agria que sa­bro­sa. La com­pa­ra­ción gas­tro­nó­mi­ca no es gra­tui­ta. El pro­ta­go­nis­ta de la se­rie, el psicólogo-psi­có­pa­ta Han­ni­bal Lec­ter, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ser ca­ní­bal. Pe­ro no prac­ti­ca la an­tro­po­fa­gia con la vul­ga­ri­dad de quién co­me con las ma­nos y se re­crea ba­bean­do gro­tes­cas es­pu­mas sino con la ex­qui­si­tez de un gran chef (por cier­to: aho­ra que Mas­te­rChef ha es­tre­na­do una edi­ción in­fan­til, no se­ría ma­la idea mon­tar una con ca­ní­ba­les). El ele­men­to ca­ní­bal es el más su­ge­ren­te de la tra­ma pe­ro, por des­gra­cia, el ar­gu­men­to in­sis­te en cen­trar­se en un in­ves­ti­ga­dor con po­de­res, ines­ta­ble y de ex­pre­si­vi­dad li­mi­ta­da, que con­ta­mi­na la se­rie con su fe­bril y can­si­na pre­sen­cia. El otro pro­ble­ma es la di­men­sión de la se­rie. Hay pro­duc­cio­nes in­gle­sas, fran­ce­sas, ale­ma­nas y es­pa­ño­las que, por ra­zo­nes de pre­su­pues­to, li­mi­tan su me­tra­je a tres, seis u ocho ca­pí­tu­los (pien­so, por ejem­plo, en Hi­jos del Ter­cer Reich, Pi­ga­lle, Sher­lock o Cre­ma­to­rio). Han­ni­bal tie­ne ele­men­tos lo bas­tan­te só­li­dos pa­ra una se­rie de tres (o seis) ca­pí­tu­los me­mo­ra­bles pe­ro no tan­to pa­ra tre­ce. Eso obli­ga a alar­gar los con­flic­tos de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial y so­bre to­do a re­pe­tir­los, y no pre­ci­sa­men­te co­mo pre­tex­to pa­ra mos­trar la evo­lu­ción de los per­so­na­jes. El re­sul­ta­do es un ini­cio muy su­ge­ren­te y pro­me­te­dor, una lar­ga tra­ve­sía de amo­do­rra­mien­to (re­fle­ja­da en la ac­ti­tud del ac­tor Lau­ren­ce Fish­bur­ne, que ac­túa con el pi­lo­to au­to­má­ti­co pues­to) y una re­vi­ta­li­za­ción de la ten­sión que lle­ga de­ma­sia­do tar­de. Eso sí: hay un detalle es­plén­di­do y es la pre­sen­cia ob­se­si­va de la nie­ve, que cae no co­mo un efec­to bu­có­li­co o na­vi­de­ño sino co­mo una ame­na­za ma­ca­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.