Cró­ni­ca ne­gra del idio­ta que por­fía

LOS HER­MA­NOS COEN, A LOS QUE TCM DE­DI­CA CI­CLO, HAN SAL­TA­DO DEL TH­RI­LLER AL MU­SI­CAL, TRA­ZAN­DO UN GLO­SA­RIO DE CÓ­MO SE LAS PIN­TA UN INÚ­TIL EN EL PAÍS DE LAS OPOR­TU­NI­DA­DES

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - PE­DRO VA­LLÍN

Uno pue­de te­ner un mal día, un an­nus ho­rri­bi­lis, una ma­la ra­cha o ser un in­fe­liz al que la vi­da pro­vee to­da suer­te de des­gra­cias alea­to­rias. En es­te úl­ti­mo ca­so, só­lo ca­be un con­sue­lo: que los her­ma­nos Joel y Et­han Coen ha­gan una pe­lí­cu­la so­bre su pe­ri­pe­cia. Pe­ro pa­ra que ellos de ver­dad se in­tere­sen por nues­tra cir­cuns­tan­cia, ha de con­cu­rrir un ele­men­to aña­di­do: Amén de te­ner po­ca o nin­gu­na suer­te, uno ha de ser vehícu­lo de su pro­pia mi­se­ria. Es de­cir, que pa­ra que los ci­neas­tas de Min­ne­so­ta vean en al­guien un pro­ta­go­nis­ta, no es­tá de más ser un po­co cor­to de en­ten­de­de­ras, e in­clu­so es un gran atri­bu­to ser un com­ple­to idio­ta.

Por­que los Coen, que han cam­bia­do de gé­ne­ro co­mo de mu­da –del th­ri­ller al mu­si­cal, con todo lo que ca­be en­tre am­bos– sin per­der nun­ca su pe­cu­liar es­ti­lo, han de­di­ca­do su ca­rre­ra a hil­va­nar un de­ta­lla­do san­to­ral de fra­ca­sa­dos en el país de las opor­tu­ni­da­des. De he­cho, dos son las ca­rac­te­rís­ti­cas más co­mu­nes de sus hé­roes: sus es­ca­sas ha­bi­li­da­des pa­ra ges­tio­nar sus am­bi­cio­nes, y su em­pe­ño en pros­pe­rar, se pon­gan co­mo se pon­gan los ava­ta­res con­cu­rren­tes. Y así, en un bre­ve en­tre­sa­ca­do te­ne­mos al se­cues­tra­dor por amor – Ari­zo­na Baby (1987)– al dra­ma­tur­go de éxi­to y la­men­ta­ble guio­nis­ta – Bar­ton Fink (1991)–, al bo­bo in­ven­tor de lo ob­vio – El gran sal­to (1994)–, al ex­tor­sio­na­dor de sue­gros – Far­go (1996)–, al va­go fu­ma­do – El gran Le­bows­ki (1998)–... y así, has­ta lle­gar a los tor­pes es­pías even­tua­les – Que­mar des­pués de leer (2008)–, el irre­le­van­te ju­dío ob­ser­van­te – Un ti­po se­rio (2009)– y, por fin, al mú­si­co de gran ta­len­to y nu­lo ta­lan­te re­cién lle­ga­do a las car­te­le­ras – A pro­pó­si­to de Llewyn Da­vis (2013)–. An­te es­te plan­tel de ca­la­mi­da­des, ca­be re­pro­char a los Coen su ri­gu­ro­sa cruel­dad pa­ra con los des­ti­nos de sus cria­tu­ras, por las que pa­re­cen no sen­tir la más mí­ni­ma em­pa­tía. Y al tiem­po aplau­dir­les por mos­trar ese em­pe­ño in­fa­ti­ga­ble con que por­fían en las em­pre­sa más dis­pa­ra­ta­da.

No es el su­yo un ne­ga­ti­vo del Ame­ri­can way of life, pues ra­ra vez ha­cen de­nun­cia o sá­ti­ra de las in­jus­ti­cias de la com­pe­ten­cia. Los Coen no ata­can la de­vo­ción ca­pi­ta­lis­ta por el triun­fa­dor, sino que han des­trui­do la ima­gen ro­mán­ti­ca del per­de­dor, con­vir­tien­do su em­pa­cha­da dig­ni­dad de de­rro­ta­do en la fa­tua au­to­ri­dad mo­ral del me­que­tre­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.