Una his­to­ria de chi­cas de ar­mas to­mar

PAI­GE WYATT Y SU FA­MI­LIA EN­SE­ÑAN EL NE­GO­CIO DE LA COM­PRA Y VEN­TA DE AR­MAS ME­DIAN­TE UN ES­PEC­TÁCU­LO DE REALI­DAD, AC­CIÓN Y HU­MOR

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - JOA­QUIM ROGLAN

Rich Wyatt mi­ra a la cá­ma­ra y ase­gu­ra: “No hay na­da más sen­sual que una mu­jer bo­ni­ta con un ar­ma im­pre­sio­nan­te”. Es el ca­so de su hi­ja Pai­ge. O el de su esposa Re­nee. “Es una gran ma­dre y lo me­jor es que le gus­tan las ar­mas”, di­ce el pa­dre de una fa­mi­lia que dis­pa­ra uni­da. Pa­ra ce­le­brar el aniver­sa­rio de su ma­dre, Pai­ge ha­ce es­ta­llar un pas­tel al pri­mer ti­ro, el ba­la­zo de pa­pá da de lleno en la bo­te­lla de cham­pán, y ma­má abre fue­go so­bre la pi­rá­mi­de de co­pas. Así es­tre­na su re­ga­lo, una pis­to­la per­so­na­li­za­da con bri­llan­tes, ba­ña­da en pla­ta y ná­car, di­se­ña­da por Pai­ge y que es la más re­lu­cien­te del mun­do. Son la fa­mi­lia Wyatt, due­ños de una de las ma­yo­res ar­me­rías de Es­ta­dos Uni­dos. Pro­ta­go­ni­zan ¡Al­to o mi fa­mi­lia dis­pa­ra! en Dis­co­very Chan­nel. Y Pai­ge es su per­so­na­je más sen­sual.

Los Wyatt com­pran, ven­den, in­ter­cam­bian y fa­bri­can ar­mas a me­di­da y a ca­pri­cho en Weath Rid­ge (Co­lo­ra­do). Pai­ge es la ven­de­do­ra más efi­caz del es­ta­ble­ci­mien­to. “Los hom­bres quie­ren que les atien­da yo”, son­ríe. Y ven­de el do­ble que su her­mano Kurt, que pa­re­ce me­nos es­pa­bi­la­do y dies­tro con el ar­ma­men­to. Al bor­de de los vein­te años, Pai­ge cuen­ta que no se con­si­de­ra una Bar­bie y le gus­tan la mo­da, las com­pras y te­ner una pis­to­la pa­ra pro­te­ger­se. “Los hom­bres me mi­ran y creen que no sé na­da de ar­mas…”, in­si­núa con una mi­ra­da de azul inocen­te. De pa­so, na­rra la his­to­ria de un an­ti­guo Colt Dra­gon va­lo­ra­do en 70.000 dó­la­res. Su clien­te pa­ga en­can­ta­do.

Por los ojos, ma­nos, hom­bros, ca­de­ras y pier­nas de Pai­ge pa­san las po­pu­la­res pis­to­las 19/11, un Win­ches­ter del año 1866, ri­fles he­chos a me­di­da y mu­ni­ción de todo ti­po. Ella se sa­be to­dos los ca­li­bres de las ar­mas y re­co­mien­da pa­ra ellas al­go más dis­cre­to y li­ge­ro que el Mag­num 44 de Harry el Su­cio “pa­ra guar­dar ba­jo el asien­to del con­duc­tor o en una to­bi­lle­ra ba­jo el pan­ta­lón”. A ellos les su­gie­re: “Les mos­tra­ré có­mo se ma­ni­pu­lan y se di­ver­ti­rán al dis­pa­rar­las”. Aprie­ta el ga­ti­llo de una es­co­pe­ta y re­vien­ta una pe­lo­ta de te­nis en pleno vue­lo.

Mien­tras Pai­ge y su fa­mi­lia tra­ba­jan, los pro­yec­ti­les cru­zan la pan­ta­lla a cá­ma­ra len­ta, co­mo en las se­ries po­li­cia­cas más pos­mo­der­nas. “Pa­ra no­so­tros, las ar­mas son una he­rra­mien­ta o un útil de ofi­ci­na. Las hay co­mu­nes, his­tó­ri­cas, otras que son au­tén­ti­cas obras de ar­te, pe­ro to­das son her­mo­sas”, re­ci­ta a la vez que ex­pen­de to­dos los cer­ti­fi­ca­dos le­ga­les a su clien­te­la. Mu­chos son co­lec­cio­nis­tas y, pa­ra ellos, “nun­ca se tie­nen de­ma­sia­das”. Otros son po­li­cías, mi­li­ta­res, ca­za­do­res y gen­te de to­dos los ofi­cios y pro­fe­sio­nes que ejer­cen su de­re­cho a te­ner ar­mas mien­tras pro­si­gue el de­ba­te so­bre sus efec­tos en­tre la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se.

Vis­ta a dis­tan­cia y des­de un so­fá se­gu­ro, Pai­ge ayu­da a en­ten­der su men­ta­li­dad y la de sus pai­sa­nos, a la vez que ha­ce de las

PAI­GE RE­CO­MIEN­DA PA­RA ELLAS AL­GO MÁS DIS­CRE­TO QUE EL MAG­NUM 44 DE HARRY EL SU­CIO PA­RA GUAR­DAR BA­JO EL ASIEN­TO DEL CON­DUC­TOR O BA­JO EL PAN­TA­LÓN

ar­mas un es­pec­tácu­lo di­ver­ti­do y con bue­nos tra­zos de guion ci­ne­ma­to­grá­fi­co: “No to­ques mi pe­rri­to, no to­ques mi ar­ma”; “Si ve a un ti­po con una es­co­pe­ta re­cor­ta­da de do­ble ca­ñón, es que va en se­rio”. Ade­más de lu­cir fi­gu­ra de play­ma­te y de chi­ca de ca­len­da­rio, Pai­ge im­par­te cla­ses teó­ri­cas y prác­ti­cas. La que más le agra­da es ha­cer es­ta­llar au­to­mó­vi­les y mo­to­ci­cle­tas con un fu­sil de al­ta po­ten­cia de fue­go. “De­be­ría­mos ha­cer­lo más a me­nu­do”, co­men­ta a sus ami­gos des­pués de su fes­tín de pól­vo­ra. Así se re­la­ja ella. Ale­gre, sua­ve y ágil, pa­re­ce ca­paz de ha­cer ol­vi­dar que las ar­mas las car­ga el dia­blo. Pe­ro cuan­do anun­cia que las ar­mas de úl­ti­ma mo­da son con­tra los zom­bis, Harry di­ría: “Goodb­ye, baby”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.