Za­pa­te­ro, a tus za­pa­tos

LA EX­PE­RIEN­CIA Y LA HIS­TO­RIA CON­FIR­MAN LA GRAN DI­FI­CUL­TAD QUE PA­RA UN AC­TOR SU­PO­NE DAR EL SAL­TO A LA TE­LE­VI­SIÓN PA­RA SER PRE­SEN­TA­DOR DE UN PRO­GRA­MA

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - SAL­VA­DOR ENGUIX

“No es fá­cil que un ac­tor lle­gue a ser un buen pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión”. Lo co­men­ta Irene Domínguez, di­rec­to­ra de cas­ting y ge­ren­te de nue­vos pro­yec­tos en An­te­na 3, cuan­do se le pre­gun­ta so­bre un fe­nó­meno que, sin ser nue­vo, si­gue pro­vo­can­do aten­ción: la de los ac­to­res con­ver­ti­dos en pre­sen­ta­do­res. “Sal­vo ex­cep­cio­nes, pa­ra los pro­gra­mas, yo pre­fie­ro más pre­sen­ta­do­res que ac­to­res; me re­sul­tan más creí­bles y es­pon­tá­neos en ge­ne­ral”. Pe­ro es­ta pro­fe­sio­nal de am­plia ex­pe­rien­cia ma­ti­za que “cuan­do hay ta­len­to, el ta­len­to es lo que man­da y no im­por­ta de dón­de ven­gas”. Por­que, aña­de, lo im­por­tan­te es que “si eres ac­tor o pre­sen­ta­dor co­mu­ni­ques y tras­pa­ses la pan­ta­lla”. Po­ne co­mo ejem­plos los ca­sos de Ar­tu­ro Valls y Carlos So­be­ra: “Am­bos han com­pa­ti­bi­li­za­do las dos fa­ce­tas a la per­fec­ción”. Pe­ro, eso sí, son, ca­si ca­si, una ex­cep­ción.

Lo cier­to es que en la pro­gra­ma­ción de las gran­des ca­de­nas, ac­to­res co­mo Santi Mi­llán, Pau­la Váz­quez, San­tia­go Se­gu­ra, Ana­bel Alon­so, Belén Rue­da, José Co­ro­na­do o José Cor­ba­cho, co­mo ejem­plos, han des­ta­ca­do o des­ta­can en es­pa­cios de en­tre­te­ni­mien­to. Y a lo lar­go de la his­to­ria de la te­le­vi­sión te­ne­mos ejem­plos que si­guen pre­sen­tes en nues­tra me­mo­ria co­mo los de Con­cha Ve­las­co, Car­men Sevilla, San­cho Gra­cia, Carlos La­rra­ña­ga o Jesús Puen­te.

Pe­ro el sal­to, co­mo se­ña­la Lau­ra Ce­pe­da, di­rec­to­ra de cas­ting y tam­bién ac­triz, es com­ple­jo, di­fí­cil y no exen­to de ries­gos. Ce­pe­da ofre­ce una re­fle­xión car­ga­da de ló­gi­ca: “El ac­tor tie­ne un ADN que no tie­ne el pre­sen­ta­dor, el ac­tor quie­re re­crear o ex­hi­bir un per­so­na­je y si no tie­ne un per­so­na­je se le ha­ce di­fí­cil el pa­pel; el pre­sen­ta­dor se ex­hi­be a sí mis-

EN GE­NE­RAL, LAS TE­LE­VI­SIO­NES PRE­FIE­REN PRE­SEN­TA­DO­RES AN­TES QUE AC­TO­RES, PE­RO HAY EX­CEP­CIO­NES; LOS AC­TO­RES TIE­NEN CUA­LI­DA­DES, CO­MO UNA VOZ BIEN TRA­BA­JA­DA

mo, sa­be que el pú­bli­co le juz­ga­rá por có­mo es y no por lo que re­pre­sen­ta; o te cae bien o te cae mal, o co­nec­ta o no co­nec­ta, y eso de­pen­de mu­cho de la per­so­na­li­dad del pre­sen­ta­dor”. Y aña­de que “pa­ra un ac­tor, que sue­len ser per­so­nas muy sen­si­bles a la crí­ti­ca, sin un per­so­na­je que in­ter­pre­tar, es com­pli­ca­do po­ner­se an­te la pan­ta­lla”.

Am­bas es­pe­cia­lis­tas sub­ra­yan va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes que se de­tec­tan en Es­pa­ña, don­de no es fá­cil com­pa­ti­bi­li­zar am­bas fa­ce­tas. Los má­na­gers, afir­man, sue­len re­co­men­dar a sus clien­tes, sean ac­to­res o pre­sen­ta­do­res, que se de­di­quen con vo­ca­ción a uno de los dos te­rre­nos pro­fe­sio­na­les. “Tam­bién a las ca­de­nas nos cues­ta cam­biar el chip y ver a un ac­tor de pre­sen­ta­dor o vi­ce­ver­sa”, apun­ta Irene. No ocu­rre así en otros paí­ses co­mo EE.UU., Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na o Ita­lia, don­de es más co­mún que en Es­pa­ña en­con­trar ac­to­res ejer­cien­do de pre­sen­ta­do­res.

En el gé­ne­ro del con­cur­so es don­de más se ha da­do el ca­so de ac­to­res pa­sa­dos a pre­sen­ta­do­res: Carlos So­be­ra ( Quién quie­re ser mi­llo­na­rio o Atra­pa un mi­llón), Ar­tu­ro Valls ( Aho­ra cai­go, Allá tú), Ana Mi­lán ( Pass­word), Cons­tan­tino Ro­me­ro ( El tiem­po es oro, Al­ta Ten­sión) o Nu­ria Gon­zá­lez ( El ri­val más dé­bil) co­mo ejem­plos. Tam­bién en los pro­gra­mas de hu­mor, don­de han en­con­tra­do buen aco­mo­do ac­to­res y ac­tri­ces co­mo Ana­bel Alon­so, Flo­ren­tino Fer­nán­dez, Carlos La­tre, Santi Mi­llán o Eva Ha­che.

Irene Domínguez des­ta­ca que exis­ten cua­li­da­des de un ac­tor que pue­den ser de gran uti­li­dad a la ho­ra de ser pre­sen­ta­dor. Es el ca­so de la voz. Los ac­to­res la sue­len tra­ba­jar muy bien, lo que les otor­ga cre­di­bi­li­dad, ro­tun­di­dad, cla­ri­dad, ma­ti­ces, ma­ne­jo del si­len­cio, fun­da­men­ta­les en la in­ter­pre­ta­ción. Los ac­to­res do­mi­nan tam­bién la ex­pre­sión cor­po­ral. Domínguez co­men­ta, co­mo ejem­plo, que hay pre­sen­ta­do­res que “si los sa­cas del pri­mer plano y los ha­ces pa­sear por el pla­tó se pier­den y lo pa­san fa­tal”. “Cuan­do le pi­des a un pre­sen­ta­dor que atra­vie­se an­da­do y ha­blan­do el es­tu­dio, ahí es dón­de ves si es o no un pre­sen­ta­dor to­do­te­rreno”, aña­de.

Domínguez en­fa­ti­za que pa­ra pro­gra­mas in­for­ma­ti­vos que exi­gen cre­di­bi­li­dad “es me­jor un pe­rio­dis­ta”. Y que pa­ra los reality “sue­len ser me­jo­res los pre­sen­ta­do­res con fuer­te per­so­na­li­dad; te­ne­mos mu­cho res­pe­to a pre­sen­ta-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.