Po­pu­lar gra­cias a los me­dios

EL 23 DE ENERO DE 1989 LAS TE­LE­VI­SIO­NES IN­FOR­MA­BAN DE LA MUER­TE DEL CREA­DOR DE LOS RE­LO­JES BLAN­DOS. DA­LÍ DE­JA­BA DE SER IN­MOR­TAL PE­RO SU PO­PU­LA­RI­DAD NO HA CAÍ­DO

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - JO­SEP PLAYÀ MASET Bar­ce­lo­na

En esos tiem­pos en que se ha­cen en­cues­tas de to­do, se­ría in­tere­san­te que se hi­cie­se una por dis­tin­tos paí­ses pa­ra in­di­car el pri­mer re­cuer­do de Sal­va­dor Da­lí que vie­ne a la ca­be­za. En Fran­cia se acor­da­rían de aquel anun­cio te­le­vi­si­vo de 1968 con un pri­mer plano del pin­tor di­cien­do: Je suis fou du cho­co­lat Lanvin (“Es­toy lo­co por el cho­co­la­te Lanvin”), mien­tras de­vo­ra­ba una ta­ble­ta de ca­cao (en YouTu­be tie­ne cer­ca de un mi­llón de re­pro­duc­cio­nes). En Es­ta­dos Uni­dos, re­cor­da­rían sus bi­go­tes erec­tos o los re­lo­jes blan­dos del cua­dro La per­sis­ten­cia de la me­mo­ria que se ha­lla en el MoMA de Nue­va York. En Es­pa­ña, la es­ce­na del ojo ras­ga­do por una na­va­ja de Un chien an­da­lou, ro­da­do con Bu­ñuel. En otros paí­ses, se acor­da­rían del Cris­to de San Juan de la Cruz... Son me­ras es­pe­cu­la­cio­nes que re­fle­jan la po­pu­la­ri­dad de Da­lí y de sus ele­men­tos ico­no­grá­fi­cos cuan­do se cum­plen 25 años de su muer­te, acae­ci­da en Fi­gue­res el 23 de enero de 1989.

Con tal mo­ti­vo las te­le­vi­sio­nes pre­pa­ran pro­gra­mas es­pe­cia­les, don­de con­vi­ven los do­cu­men­ta­les so­bre los as­pec­tos más po­lé­mi­cos de su vi­da (fal­si­fi­ca­cio­nes, es- cán­da­los, tes­ta­men­to, pro­vo­ca­cio­nes...) con el re­pa­so a sus co­la­bo­ra­cio­nes con el ci­ne y la te­le­vi­sión.

De Da­lí co­no­ce­mos su fa­ce­ta co­mo pin­tor y, aun­que me­nos, su obra es­cri­ta. Pe­ro lo que le da esa enor­me po­pu­la­ri­dad es su re­la­ción pri­vi­le­gia­da y pio­ne­ra con la cul­tu­ra de ma­sas. Es la que ex­pli­ca, por ejem­plo, que el año pa­sa­do sus ex­po­si­cio­nes en el Pom­pi­dou de Pa­rís y en el Rei­na So­fía de Ma­drid se con­vir­tie­sen en ré­cords de asis­ten­cia con 700.000 vi­si­tan­tes ca­da una. Da­lí dio sus pri­me­ros pa­sos en la pren­sa con unos ar­tícu­los en la re­vis­ta Stu­dium de su ins­ti­tu­to de Fi­gue­res con só­lo 15 años. Más tar­de pu­bli­có poe­sías, en­sa­yos, ti­ras có­mi­cas e in­clu­so pre­dic­cio­nes. Tam­bién di­se­ñó por­ta­das, ilus­tró ar­tícu­los su­yos o de otros, re­dac­tó su pro­pio pe­rió­di­co ( Da­li News) y di­se­ñó di­ver­sos anun­cios. Co­la­bo­ró con El­sa Schia­pa­re­lli en el mun­do de la mo­da, hi­zo pu­bli­ci­dad pa­ra per­fu­mes, ca­mi­sas, jo­yas, co­ches. Se hi­cie­ron fa­mo­sos sus anun­cios pa-

DA­LÍ PU­BLI­CÓ EN PREN­SA, FUE ASI­DUO DE LA TE­LE­VI­SIÓN, PRO­BÓ CON EL CI­NE, EN­CAN­DI­LÓ EN LA PU­BLI­CI­DAD Y DIS­FRU­TÓ CON LAS PER­FOR­MAN­CES

ra los cho­co­la­tes Lanvin, el agua Pe­rrier, el cog­nac Os­bor­ne y el di­ges­ti­vo Al­ka Sel­tzer. Pa­ra es­te úl­ti­mo gra­bó en 1974 un spot en el que se aba­lan­za­ba so­bre la mo­de­lo Na­ti Abas­cal pa­ra se­ña­lar el efec­to an­ti­áci­do so­bre su cuer­po. “Sí, es cier­to, amo la pu­bli­ci­dad, por mil y una ra­zo­nes, to­das res­pe­ta­bles, pe­ro es un he­cho in­ne­ga­ble que la pu­bli­ci­dad me ama con una pa­sión aún más vio­len­ta que la mía pro­pia”, di­jo.

Da­lí lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos en 1934 y edi­tó un fo­lle­to ti­tu­la­do New York sa­lu­tes me. Tan só­lo tres años des­pués ya se ha­bía ga­na­do la por­ta­da de Ti­me. En ese gran país en­ten­dió que pa­ra triun­far te­nía que es­tar per­ma­nen­te­men­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Se acer­có a Holly­wood

y en 1937 pre­pa­ra un guión pa­ra Har­po Marx, aun­que el fil­me nun­ca se hi­zo. Se re­la­cio­nó con Gre­ta Gar­bo, Shir­ley Tem­ple o Mae West y lle­gó a co­la­bo­rar con tres di­rec­to­res de re­nom­bre, Luis Bu­ñuel, Al­fred Hitch­cock y Walt Disney, en pro­yec­tos con muy dis­tin­ta suer­te.

En la pe­que­ña pan­ta­lla se sin­tió más có­mo­do, ca­paz de con­tro­lar me­jor sus ac­cio­nes y per­for­man­ces. En 1950 arra­só en What’s my li­ne?, un con­cur­so con unos par­ti­ci­pan­tes que iban ven­da­dos y te­nían que adi­vi­nar quién era el fa­mo­so que te­nían en­fren­te con pre­gun­tas que se po­dían res­pon­der con sí o un no. El jue­go con­sis­te en ir aco­tan­do al per­so­na­je, des­car­tan­do las áreas a las que no per­te­ne­ce. El pro­ble­ma es que Da­lí res­pon­día siem­pre afir­ma­ti­va­men­te cuan­do le pre­gun­ta­ban si era ar­tis­ta, es­cri­tor, ac­tor, o si apa­re­cía en te­le­vi­sión, si era no­ti­cia... El con­duc­tor in­ter­ve­nía tra­tan­do de en­ca­si­llar al per­so­na­je en un per­fil, ta­rea im­po­si­ble tra­tán­do­se de Da­lí. En Es­pa­ña su pre­sen­cia en el No-Do fue cons­tan­te y en­tre las pie­zas me­mo­ra­bles de TVE se in­clu­ye la en­tre­vis­ta de Joa­quín So­ler Se­rrano en A fon­do. Opor­tu­na­men­te si­tuó a la en­tra­da de su Tea­tre-Mu­seu de Fi­gue­res un Obe­lis­co de la te­le­vi­sión, del ar­tis­ta Wolf Vos­tell.

GETTY IMA­GES

CAR­LOS PÉ­REZ DE ROZAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.