Amor eterno a No­rue­ga

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - Ser­gi Pà­mies

El cu­rrí­cu­lum de Ste­ven van Zandt es es­pe­cial. Fue gui­ta­rris­ta de rock, miem­bro de la E Street Band, que le da sus­tan­cia y mus­cu­la­tu­ra apar­te de la obra de Bru­ce Springsteen, y tie­ne el ho­nor de ha­ber ac­tua­do en una de las me­jo­res se­ries de te­le­vi­sión de la his­to­ria, Los So­prano. Aho­ra ha lle­ga­do a los cir­cui­tos de ven­ta le­gal de DVD la pri­me­ra tem­po­ra­da de Lily­ham­mer, una co­pro­duc­ción en­tre no­rue­gos y nor­te­ame­ri­ca­nos. El tí­tu­lo se re­fie­re a la ciu­dad olím­pi­ca e in­clu­ye una de­li­be­ra­da fal­ta de or­to­gra­fía que ho­me­na­jea la pe­rra Lily, que mue­re en el pri­mer ca­pí­tu­lo. Las vir­tu­des más re­le­van­tes de la his­to­ria son la sim­pa­tía y un hu­mor muy bien ad­mi­nis­tra­do, que no de­bi­li­ta ni la in­tri­ga prin­ci­pal ni las tra­mas pa­ra­le­las. Si­nop­sis: un ma­fio­so neo­yor­quino, que ha ac­tua­do co­mo tes­ti­go arre­pen­ti­do y co­la­bo­ra­do con el FBI, de­be huir del país con una nue­va iden­ti­dad. A la ho­ra de ele­gir des­tino, re­cuer­da la ciu­dad de Li­lleham­mer, de la cual se enamo­ró du­ran­te los jue­gos de in­vierno de 1994, y, al lle­gar, cons­ta­ta que el tiem­po ha pa­sa­do, que la cli­ma­to­lo­gía es cruel y que los abis­mos culturales y mo-

LA SE­RIE ACIERTA AL DI­VER­SI­FI­CAR SU EN­CAN­TO EN­TRE SE­CUN­DA­RIOS CON­SIS­TEN­TES, QUE SUB­RA­YAN EL AU­TO­PA­RÓ­DI­CO TA­LEN­TO DE VAN ZANDT

ra­les en­tre la ci­vi­li­za­da No­rue­ga y el Nue­va York ma­fio­so son ver­ti­gi­no­sos. El plan­tea­mien­to re­cuer­da el de la pe­lí­cu­la Ma­la­vi­ta, con Ro­bert De Ni­ro, pe­ro Lily­ham­mer es más efi­caz y tie­ne la in­te­li­gen­cia de di­ver­si­fi­car el en­can­to en­tre se­cun­da­rios con­sis­ten­tes, que sub­ra­yan el ta­len­to pa­ró­di­co –y au­to­pa­ró­di­co– de un Van Zandt es­pe­cial­men­te ins­pi­ra­do. Los pro­ble­mas de in­te­gra­ción del ma­fio­so a la so­cie­dad no­rue­ga son el pre­tex­to pa­ra tren­zar si­tua­cio­nes de una gran co­mi­ci­dad. Con­fron­ta­do al dog­ma­tis­mo eco­lo­gis­ta, a las exi­gen­cias bu­ro­crá­ti­cas, al há­bi­to del es­quí nór­di­co y a las nor­mas de in­mi­gra­ción, la peculiar mo­ral ma­fio­sa siem­pre bus­ca ata­jos an­ces­tra­les: chan­ta­je, ame­na­za y so­borno. Van Zandt con­tro­la en to­do mo­men­to la di­men­sión pa­ró­di­ca de su per­so­na­je y no du­da en re­for­zar­lo con unos an­da­res go­ri­les­cos, una pe­lu­ca gro­tes­ca y un abri­go co­mo los de Bár­ce­nas. En una de las es­ce­nas, y re­cor­dan­do su ta­len­to mu­si­cal, Van Zandt in­clu­so se per­mi­te interpretar la fa­mo­sa can­ción que mo­nu­men­ta­li­za Chica­go, My kind of town, pe­ro adaptada a la pe­que­ña y en­tra­ña­ble reali­dad de Li­lleham­mer (en el 2013 tam­bién la can­tó en un con­cier­to de Springsteen en Os­lo y ha con­ver­ti­do es­te hit en una es­pe­cie de himno al­ter­na­ti­vo de Li­lleham­mer y, por ex­ten­sión, de No­rue­ga). Sin in­cluir ele­men­tos de adre­na­li­na ar­gu­men­tal ni ju­gar con re­cur­sos de adic­ción rá­pi­da o tru­cu­len­ta, Lily­ham­mer con­si­gue un mi­la­gro que ni la crí­ti­ca ni los ju­ra­dos de los gran­des pre­mios sue­len va­lo­rar lo su­fi­cien­te: que veas los ocho ca­pí­tu­los con una per­ma­nen­te son­ri­sa en los la­bios y que los mi­nu­tos flu­yan sin que te des cuen­ta de ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.