Gais sin fil­tros

‘LOO­KING’ HA­BLA CON LI­BER­TAD DE LA HO­MO­SE­XUA­LI­DAD, AHO­RA QUE LAS SE­RIES EN ABIER­TO POR FIN MUES­TRAN EL AFEC­TO EN­TRE PER­SO­NAS DEL MIS­MO SE­XO EN EE.UU.

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - PE­RE SO­LÀ GIM­FE­RRER

Los ho­mo­se­xua­les ha­ce tiem­po que no son in­vi­si­bles en la te­le­vi­sión ame­ri­ca­na pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que vi­van en la com­ple­ta nor­ma­li­dad. El ala cris­tia­na más con- ser­va­do­ra in­flu­ye en la ela­bo­ra­ción de con­te­ni­dos y, de la mis­ma for­ma que san­cio­nan cual­quier pa­la­bra mal­so­nan­te y de­nun­cian las es­ce­nas de al­to vol­ta­je, hay ca­de­nas que se au­to-cen­su­ran pa­ra no he­rir sus sen­si­bi­li­da­des. Por es­to re­sul­ta ló­gi­co que fi­nal­men­te HBO se ha­ya aven­tu­ra­do a emi­tir Loo­king, una se­rie pro­ta­go­ni­za­da por gais que vi­ven su se­xua­li­dad sin ta­búes. Co­mo el ca­nal de pa­go que es, tie­ne que apro­ve­char pa­ra emi­tir aque­llo que no tie­ne ca­bi­da en la te­le­vi­sión en abier­to.

De la mano del guio­nis­ta no­vel Mi­chael Lan­nan y di­ri­gi­da por el bri­tá­ni­co An­drew Haigh –au­tor de Wee­kend, pe­lí­cu­la de cul­to en­tre la co­mu­ni­dad gay–, Loo­king ofre­ce otra mi­ra­da a una ge­ne­ra­ción o, por lo me­nos, ha­bla so­bre un per­fil de per­so­nas, en es­te ca­so ho­mo­se­xua­les. Pa­trick es un ex- per­to en vi­deo­jue­gos y ro­mán­ti­co em­pe­der­ni­do que, no obs­tan­te, es in­ca­paz de te­ner una re­la­ción de lar­ga du­ra­ción; Agus­tín es un ar­tis­ta bohe­mio que de­ci­de ir­se a vi­vir con su no­vio mien­tras se plan- tean te­ner una re­la­ción abier­ta; y Dom es un ca­ma­re­ro que se acer­ca a la cri­sis de los cua­ren­ta con la frus­tran­te sen­sa­ción de que ha ti­ra­do su ju­ven­tud por la borda. A par­tir de los tres pro­ta­go­nis­tas, es­ta co­me­dia de me­dia ho­ra pro­cu­ra mos­trar el enési­mo re­tra­to so­bre lo que sig­ni­fi­ca ma­du­rar, las dis­tin­tas ma­ne­ras de vi­vir la se­xua­li­dad y có­mo son las re­la­cio­nes so­cia­les, sen­ti­men­ta­les y/o se­xua­les en una gran ciu­dad, en es­te ca­so San Fran­cis­co.

El ca­nal HBO do­mi­na es­te for­ma­to y te­ma des­de que Se­xo en Nue­va York lle­gó a su pro­gra­ma­ción en 1998, a la que si­guió esa oda a Holly­wood y a la amis­tad mas­cu­li­na que fue En­tou­ra­ge y en cu­ya es­cue­la tam­bién se in­clu­yen los jó­ve­nes emprendedores de la re­co­men­da­ble How to ma­ke it in Ame­ri­ca y la rui­do­sa y con­tro­ver­ti­da Girls, de Le­na Dun­ham. Al igual que to­das es­tas se­ries son al­go más que una mi­ra­da a la se­xua­li­dad y a las re­la­cio­nes, Loo­king tam­bién lo es. La ven­ta­ja es que, a di­fe­ren­cia de otras se­ries con per­so­na­jes ho­mo­se­xua­les, se per­mi­te el ca­pri­cho de abor­dar los en­cuen­tros sin te­mer las reac­cio­nes y di­sec­cio­na los tó­pi­cos pa­ra pro­fun­di­zar so­bre ellos co­mo en su mo­men­to hi­zo The L Word con las les­bia­nas, tam­bién de un ca­nal de pa­go co­mo Show­ti­me.

Y es que, si bien aho­ra es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver a Ca­llie y Ari-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.