Vuel­ve la sec­ta de Ca­rroll, ma­tan­do

TNT ES­TRE­NA EN EX­CLU­SI­VA LA SE­GUN­DA TEM­PO­RA­DA DE ES­TA SE­RIE CON ARO­MA DE SE­RIE B, PRO­TA­GO­NI­ZA­DA POR KE­VIN BA­CON Y JA­MES PU­RE­FOY

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - SAL­VA­DOR LLOPART

Vuel­ve The fo­llo­wing –con su se­gun­da tem­po­ra­da en TNT– tan só­lo una se­ma­na des­pués de su es­treno en Es­ta­dos Uni­dos. Una se­rie de­fi­ni­da por los ase­si­na­tos al por ma­yor, don­de la san­gre co­rre sin con­trol. Ro­da­da con el in­ne­ga­ble aro­ma de la se­rie B, con su mis­ma im­pu­ni­dad.

The fo­llo­wing, que se po­dría tra­du­cir co­mo La sec­ta, con­ti­núa con sus mis­mos pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les. Uno de ellos es Ke­vin Ba­con. El ac­tor, que es­tu­vo en el pri­mer Vier­nes 13 (1980), es más co­no­ci­do por tí­tu­los co­mo Apo­lo 13 (1995) de Ron Ho­ward; Slee­pers (1996) de Barry Le­vin­son, o Mys­tic Ri­ver (2003), aquel th­ri­ller pro­ta­go­ni­za­do por él jun­to a Sean Penn y di­ri­gi­do por Clint East­wood.

Ba­con, en The fo­llo­wing, en­car­na al ex agen­te del FBI Ryan Hardy. Siem­pre aco­sa­do por los fan­tas­mas del pa­sa­do y siem­pre, tam­bién, un pa­so por de­trás de Joe Ca­roll, el otro gran pro­ta­go­nis­ta de la se­rie. Un vi­llano en­car­na­do con con­vic­ción y mal­dad por Ja­mes Pu­re­foy. Ca­roll es el fun­da­dor de esa mor­tal sec­ta de la que ha­bla el tí­tu­lo: un gru­po ase­sino que se re­pro­du­ce co­mo las se­tas (ve­ne­no­sas), pa­ra se­guir ma­tan­do sin con­trol.

Vuel­ve The fo­llo­wing, pues, con una no­ti­cia bue­na y otra ma­la. La bue­na no­ti­cia, pa­ra los se­gui­do­res in­con­di­cio­na­les de la se­rie, que los tie­ne, es que to­do em­pie­za don­de aca­bó. Y de la mis­ma ma­ne­ra. Con ho­rror y muer­te. La sec­ta, aho­ra, se po­ne más­ca­ras de su fun­da­dor, Joe Ca­rroll, y ma­ta a cu­chi­lla­zos, por ejem­plo, a to­do los pa­sa­je­ros de un va­gón de me­tro...

Al elen­co de ac­to­res se su­ma, en es­ta se­gun­da en­tre­ga, Jessica Stroup. La ac­triz en­car­na a Max, la so­bri­na de Hardy, una du­ra po­li­cía de Nue­va York que ejer­ce de alia­da del siem­pre atri­bu­la­do ex­po­licía, de­di­ca­do a lo su­yo, que es ca­zar a Joe Ca­rroll. Tam­bién se in­cor­po­ra al re­par­to la ac­triz Spra­gue Gray­den, que in­ter­pre­ta a Ca­rrie Coo­ke, pe­rio­dis­ta sen­sa­cio­na­lis­ta re­con­ver­ti­da en es­cri­to­ra de éxi­to. Un re­par­to, en fin, en que to­dos –sal­vo los dos pro­ta­go­nis­tas– son o sos­pe­cho­sos o víc­ti­mas, de esas que pue­den apa­re­cer acu­chi­lla­das a la pri­me­ra de cam­bio. En The fo­llo­wing la san­gre se de­be en­ten­der co­mo una con­ti­nua ca­tar­sis de vio­len­cia. Don­de el mis­te­rio, cuan­do lo hay, es el en­gar­ce en­tre los su­ce­si­vos ase­si­na­tos; unos ase­si­na­tos de los que im­por­ta más el có­mo que el por­qué.

¿La ma­la no­ti­cia? La mis­ma que la bue­na. Que en la se­gun­da tem­po­ra­da de The fo­llo­wing to­do si­gue igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.