Ru­bia, lis­ta y na­da pe­li­gro­sa

DES­DE MIA­MI, DON­DE AC­TUAL­MEN­TE RE­SI­DE, LA BE­LLA ITA­LIA­NA ES FI­NA­LIS­TA DE UN PO­PU­LAR CON­CUR­SO TE­LE­VI­SI­VO PA­RA PRE­SEN­TAR EL MUN­DIAL DE FÚT­BOL EN LA CA­DE­NA ESPN PA­RA TO­DA AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - JO­SEP SAN­DO­VAL An­tes que na­da, mo­de­lo

Di­ce que de pe­que­ña aga­rra­ba un cu­cha­rón o cual­quier co­sa pa­re­ci­da y en­tre­vis­ta­ba a sus her­ma­nos. A pe­sar de eso, no que­ría ser pe­rio­dis­ta, sino mo­de­lo. El tem­po y la ge­né­ti­ca le han per­mi­ti­do desa­rro­llar am­bas pro­fe­sio­nes jun­tas. Y eso en los tiem­pos que co­rren es una suer­te, una gran suer­te.

Si de le­jos Re­na­ta Zan­chi im­pre­sio­na, de cer­ca se­du­ce. Una mi­ra­da su­ya y el mun­do se de­rri­te a tus pies: es de ex­tra­ñar que las res­pues­tas a sus pre­gun­tas sean ade­cua­das, pues lo más fá­cil se­rá que es­tén pre­sas de un sen­ti­mien­to de ad­mi­ra­ción que pue­de des­mon­tar cual­quier otra fac­ción de sin­ce­ri­dad. Es al­ta, ru­bia, de me­di­das ca­si per­fec­tas. Pe­ro, be­lle­za apar­te, lo que cau­ti­va de Re­na­ta es su mo­do de ser, su for­ma de es­tar, la ca­li­dez con que en­vuel­ve y la son­ri­sa con que re­ma­ta ca­da una de sus fra­ses sol­ta­das en ca­den­cias ar­mó­ni­cas cual mú­si­ca ce­les­tial.

Re­na­ta es de esas se­ño­ras que ha­ce que to­dos se gi­ren cuan­do pa­sa; ellos, pa­ra admirarla; ellas, ca­si co­mo si, en un gui­ño de com­pli­ci­dad, le pi­die­ran la fór­mu­la pa­ra imi­tar­la. Lo cuen­ta to­do fá­cil, co­mo si no es­tu­vie­ra me­ti­da en unas pro­fe­sio­nes don­de en­vi­dias y zan­ca­di­llas no es­tu­vie­ran a la or­den del día. No es una tee­na- ger (“es­toy en los trein­ta”, di­ce sin es­pe­ci­fi­car pe­ro con otra tre­men­da son­ri­sa) y eso po­dría ser un obs­tácu­lo en un mo­men­to en que las re­des so­cia­les, aco­pla­das a la ju­ven­tud, ha­cen que to­do el mun­do quie­ra vi­vir más de­pri­sa y triun­far me­jor ma­ña­na que pa­sa­do ma­ña­na, lo que les pre­ci­pi­ta a una ho­gue­ra de va­ni­da­des don­de só­lo im­por­te la so­ber­bia del éxi­to.

Va ves­ti­da de ne­gro, pan­ta­lón y jer­sey de pun­to, man­ga y per­ne­ra lar­gos, sin cen­tí­me­tro epi­dér­mi­co de pro­vo­ca­ción ex­plí­ci­ta. No im­por­ta, uno se pier­de en el azul-ver­de-tur­que­sa de sus ojos, que son­ríen al tiem­po que su bo­ca suel­ta pre­gun­tas si ce­sar en un in­ten­to de sa­ber­lo to­do de es­te mun­do en el que se con­si­de­ra una no­va­ta. Al­go que no es cier­to, que es­tá bien pre­pa­ra­da es­ta mi­la­ne­sa con ai­res de la­ti­na, co­mo una mag­gio­ra­ta pues­ta al día. Es­tu­dió una ca­rre­ra ex­tra­ña, Me­dia­ción Lin­güís­ti­ca y Cul­tu­ral en la Uni­ver­si­dad de Mi­lán, con unas ca­li­fi­ca­cio­nes im­por­tan­tes: 110/110 cum lau­de. Una ca­rre­ra que mez­cla pe­rio­dis­mo, eco­no­mía, his­to­ria, li­te­ra­tu­ra; va­mos, que ella so­la po­dría ha­cer to­das las sec­cio­nes de un pe­rió­di­co entero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.