El ejer­ci­cio su­cio del PO­DER

WA­SHING­TON SE HA CON­VER­TI­DO EN EL ES­CE­NA­RIO PRE­DI­LEC­TO DE LAS SE­RIES DE EE.UU., OBRAS QUE RE­TRA­TAN UNA CIU­DAD CO­RRUP­TA Y CÍ­NI­CA, QUE RE­FUER­ZA LOS PEO­RES PRE­JUI­CIOS

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - MARC BASSETS Wa­shing­ton. Co­rres­pon­sal

La es­ce­na ocu­rrió el pa­sa­do oto­ño en el des­pa­cho de un miem­bro no­va­to de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

El con­gre­sis­ta po­seía es­te ta­len­to de los po­lí­ti­cos –y en par­ti­cu­lar de los po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses– pa­ra ha­cer sen­tir a gus­to al in­ter­lo­cu­tor, aquel día un pe­rio­dis­ta ex­tran­je­ro, pa­ra ha­cer­lo sen­tir el cen­tro del mun­do. Ha­bla­ba cas­te­llano, ex­pli­ca­ba anéc­do­tas, apre­cia­ba las pre­gun­tas que el pe­rio­dis­ta le for­mu­la­ba, nun­ca aban­do­na­ba la son­ri­sa.

Unas se­ma­nas des­pués sal­tó la no­ti­cia de que la po­li­cía ha­bía de­te­ni­do al con­gre­sis­ta –Trey Ra­del, un re­pu­bli­cano de Flo­ri­da– por po­se­sión de co­caí­na.

El ca­so evo­có en se­gui­da per­so­na­jes y si­tua­cio­nes de se­ries re­cien­tes. Pa­re­cía sa­ca­do de Hou­se of cards o Scandal, éxi­tos de un nue­vo fe­nó­meno: las fic­cio­nes te­le­vi­si­vas que tie­nen el Wa­shing­ton co­mo es­ce­na­rio y su en­tra­ma­do de po­lí­ti­cos, pe­rio­dis­tas, lob­bis­tas y es­pías co­mo per­so­na­jes en una co­me­dia hu­ma­na que cau­ti­va a au­dien­cias glo­ba­les.

Ha­ce unos años, ha­bría si­do di­fí­cil que un ca­so co­mo el del ci­ta­do con­gre­sis­tas evo­ca­se pa­ra­le­lis­mos con la fic­ción. Sí, obras maes­tras del Holly­wood clá­si­co, co­mo Mr. Smith goes to Wa­shing­ton ( Ca­ba­lle­ro sin es­pa­da, en Es­pa­ña), de Frank Ca­pra, re­fle­ja­ron a fi­na­les de los años trein­ta el cho­que en­tre el ciu­da­dano de a pie y el Wa­shing­ton co­rrup­to. Y Wa­shing­ton es es­ce­na­rio y pro­ta­go­nis­ta de una de las se­ries que con­so­li­dó, en la dé­ca­da pa­sa­da, la repu­tación de la ca­de­na HBO, The west wing ( El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca).

Pe­ro exis­te una di­fe­ren­cia ní­ti­da en­tre El ala oes­te, que re­tra­ta­ba el gru­po se ase­so­res del pre­si­den­te fic­ti­cio Jed Bartlet, va­ga­men­te ins­pi­ra­do en Bill Clin­ton,

LOS TIEM­POS DE JED BARTLET, EL PRE­SI­DEN­TE IDEA­LIS­TA DE ‘EL ALA OES­TE’, QUE­DAN LE­JOS: AHO­RA LA DES­CON­FIAN­ZA AN­TE EL PO­DER SE RE­FLE­JA EN LA FIC­CIÓN TE­LE­VI­SI­VA

y el alud de se­ries de los úl­ti­mos años. Bartlet y los su­yos eran unos idea­lis­tas. Con ma­yo­res o me­no­res di­fi­cul­ta­des, que­rían un país y un mun­do me­jor y lu­cha­ban por ello.

Na­da que ver con sus su­ce­so­res. En se­ries co­mo Ho­me­land, de la ca­de­na Show­ti­me, y Hou­se of cards, de Net­flix, el pre­si­den­te ape­nas es una som­bra, un per­so­na­je se­cun­da­rio. Los pro­ta­go­nis­tas son otros. En Ho­me­land, un ma­ri­ne, hé­roe de gue­rra, que ac­túa co­mo agen­te in­fil­tra­do de un gru­po te­rro­ris­ta is­lá­mi­co, y una agen­te de la CIA im­pre­vi­si­ble y bi­po­lar. En Hou­se of cards, una es­pe­cie de J.R. del Con­gre­so, un con­gre­sis­ta ca­paz de to­do – to­do– por acu­mu­lar po­der. En Scandal, de la ca­de­na ABC, una abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en re­la­cio­nes pú­bli­cas y ges­tión de cri­sis.

En es­tas se­ries, Wa­shing­ton apa­re­ce co­mo una ciu­dad don­de la po­lí­ti­ca, más que un de­por­te de con­tac­to, es un jue­go cri­mi­nal. Los po­lí­ti­cos son cí­ni­cos y co­rrup­tos, los pe­rio­dis­tas, ma­ni­pu­la­do­res, y los es­pías, po­co pro­cli­ves a res­pe­tar la ley. El Wa­shing­ton fic­ti­cio con­fir­ma los peo­res pre­jui­cios que el ciu­da­dano de a pie tie­ne so­bre es­ta ciu­dad.

“Vi un ca­pí­tu­lo de Hou­se of cards. Y es­to no es Wa­shing­ton. Es Holly­wood. Así es co­mo Holly­wood quie­re que se nos vea”, la- men­ta­ba ha­ce unos días, en­tre co­pa y co­pa en una re­cep­ción en una em­ba­ja­da de la ca­pi­tal, el con­gre­sis­ta Ed­ward Roy­ce, miem­bro de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes por un dis­tri­to de Ca­li­for­nia.

Pe­ro ha­ce unos años, los años de El ala oes­te, Holly­wood veía Wa­shing­ton con más be­ne­vo­len­cia. ¿Por qué el cam­bio? Una ex­pli­ca­ción po­si­ble es que las se­ries res­pon­den al de­te­rio­ro de la ima­gen de Wa­shing­ton.

La po­pu­la­ri­dad del Con­gre­so ron­da mí­ni­mos his­tó­ri­cos. La po­la­ri­za­ción par­ti­dis­ta im­pi­de que se adop­ten me­di­das que en reali­dad cuen­tan con un res­pal­do po­pu­lar, co­mo la re­gu­la­ción de las ar­mas de fue­go. El pre­si­den­te, ata­do de ma­nos por un Con­gre­so hos­til, pa­re­ce a ve­ces un hom­bre pa­ra­li­za­do, sin po­der real. La in­fluen­cia de los gru­pos de pre­sión y el di­ne­ro ame­na­za la esen­cia de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Co­mo han pro­ba­do las re­ve­la­cio­nes

so­bre la NSA, los es­pías es­tán fue­ra de con­trol.

Se­gún la re­vis­ta The New Re­pu­blic, el éxi­to de es­tas se­ries se de­be a que ofre­cen “una his­to­ria que im­po­ne un po­co de or­den ex­pli­ca­ti­va al ca­rác­ter ho­rri­ble de Wa­shing­ton”. Un caos al que la fic­ción otor­ga sen­ti­do. “Así fun­cio­na Wa­shing­ton de ver­dad”, es el men­sa­je. “És­ta es la his­to­ria real”. Por­que hay una ba­se ver­da­de­ra. La abo­ga­do que pro­ta­go­ni­za Scandal es­tá ba­sa­da en una mu­jer real. Y, en la úl­ti­ma tem­po­ra­da de Ho­me­land, las pe­ri­pe­cias de los pro­ta­go­nis­tas con Irán ha­lla­ron un eco en las ne­go­cia­cio­nes de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma con es­te país.

Al mis­mo tiem­po, la reali­dad aquí no es tan ro­cam­bo­les­ca, ni se ase­si­na con tan­ta fa­ci­li­dad. Wa­shing­ton pue­de ser una ciu­dad más có­mi­ca que dra­má­ti­ca, lo que ex­pli­ca el éxi­to, en círcu­los del po­der, de se­ries de hu­mor co­mo Veep, de HBO, so­bre las tri­bu­la­cio­nes de una vi­ce­pre­si­den­ta con di­fi­cul­ta­des pa­ra in­fluir en la ad­mi­nis­tra­ción, un pro­ble­ma que to­dos los vi­ce­pre­si­den­tes afron­tan. Di­cen que la fra­se “es­te es un mo­men­to Veep”, se ha con­ver­ti­do en ha­bi­tual en­tre los ase­so­res del vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den. Otro re­cien­te es­treno wa­shing­to­niano: Alp­ha Hou­se, de Ama­zon, una sit­com ins­pi­ra­da en un gru­po de con­gre­sis­tas que com­par­tía ca­sa cer­ca del Ca­pi­to­lio.

La his­to­ria del afa­ble con­gre­sis­ta de­te­ni­do con dro­gas no es la de un pe­li­gro­so cri­mi­nal, sino pro­ba­ble­men­te la de un no­va­to en la ca­pi­tal, sin fa­mi­lia ni ami­gos, y de­ma­sia­do tiem­po li­bre.

La reali­dad siem­pre es más pro­sai­ca. Más co­me­dia de en­re­dos, o tra­gi­co­me­dia, que th­ri­ller. In­clu­so en el Wa­shing­ton de Ho­me­land y Hou­se of cards.

Del ‘gag’ al

th­ri­ller. La vi­da y dispu­tas de los po­lí­ti­cos que ha­bi­tan en el gran cen­tro del po­der que es Wa­shing­ton son ob­je­to de tra­to iró­ni­co y de­sen­fa­da­do ( Veep y Alp­ha hou­se ) o se sa­can sus tra­pos su­cios y se mues­tran los ac­tos de­lic­ti­vos que tam­bién se co­me­te­rían en la vi­da real, ca­so de Scandal , Ho­me­land o Hou­se of Cards .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.