‘Cuén­ta­me...’ la his­to­ria

LA PO­PU­LAR SE­RIE DE TVE HA SA­BI­DO CONS­TRUIR UN RE­LA­TO SO­BRE CÓ­MO HA SI­DO ES­PA­ÑA DES­DE EL TAR­DO­FRAN­QUIS­MO HAS­TA LOS OCHEN­TA QUE CO­NEC­TA CON MILLONES DE TE­LES­PEC­TA­DO­RES

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - ÓS­CAR MU­ÑOZ

Mu­cho han cam­bia­do los Al­cán­ta­ra des­de que irrum­pie­ron en los ho­ga­res es­pa­ño­les, en el 2001 –1968 pa­ra ellos– has­ta aho­ra, 1982 en su par­ti­cu­lar cro­no­lo­gía. An­to­nio (Ima­nol Arias), aquel or­de­nan­za del mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra plu­ri­em­plea­do en una im­pren­ta pro­pie­dad de un ge­ri­fal­te fran­quis­ta, sin es­tu­dios, hoy es, tras ha­ber vi­vi­do mil y una an­dan­zas, un in­quie­to em­pre­sa­rio que quie­re ha­cer­se un nom­bre en el mun­do del vino. Y Mer­ce­des (Ana Duato), ama de casa que co­sía pan­ta­lo­nes cuan­do los ni­ños le de­ja­ban, aho­ra re­gen­ta un ne­go­cio de cor­se­te­ría, aca­ba de ob­te­ner la li­cen­cia­tu­ra en Eco­nó­mi­cas y se mue­ve con una ele­gan­cia in­con­ce­bi­ble po­cos años an­tes. La trans­for­ma­ción de es­ta pa­re­ja es un es­pe­jo del pro­fun­do cam­bio que hi­zo todo un país, el país de Cuén­ta­me có­mo pa­só.

Es­ta se­rie ha sa­bi­do cons­truir un re­la­to de lo que ha si­do Es­pa­ña a tra­vés de la te­le­vi­sión que ca­da se­ma­na ven millones de per­so­nas. “Des­de el prin­ci­pio he­mos que­ri­do con­tar la his­to­ria del pa­sa­do des­de la mi­ra­da de un ni­ño, Carlos (Ri­car­do Gómez, el hi­jo pe­que­ño de los Al­cán­ta­ra), que es el na­rra­dor en nues­tro pre­sen­te”, ex­pli­ca An­to­nio Cano, uno de los di­rec­to- res. “El hi­lo con­duc­tor –pro­si­gue– son los he­chos reales que in­ter­ac­túan con lo que les ocu­rre a los per­so­na­jes en la fic­ción”. La do­cu­men­ta­ción es fun­da­men­tal pa­ra ele­gir los te­mas que de­ben apa­re­cer. Los guio­nis­tas re­ci­ben una se­lec­ción de las no­ti­cias de ca­da día. Hay per­so­na­jes que se in­crus­tan en imá­ge­nes del no­do o del fon­do de TVE pa­ra que es­tén den­tro de la reali­dad (en oca­sio­nes si­mu­lan­do un sue­ño), un efec­to co­no­ci­do co­mo Fo­rrest Gump ( en es­te fil­me se uti­li­za­ba) que se usa a me­nu­do y que gus­ta mu­cho a los res­pon­sa­bles de la se­rie. Así, se ha vis­to a An­to­nio dan­do la mano a Fran­co, a Carlos to­rean­do un Miu­ra o a su her­mano ma­yor To­ni (Pablo Ri­ve­ro) en las ca­lles de Lis­boa du­ran­te la re­vo­lu­ción de los cla­ve­les.

“Los re­sor­tes his­tó­ri­cos son bá­si­cos, sin ellos Cuén­ta­me... no ten­dría in­te­rés –ex­pli­ca Eduar­do La­drón de Gue­va­ra, edi­tor de guio­nis­tas–. Así con­ta­mos la re­pre­sión del tar­do­fran­quis­mo, las pri­me­ras elec­cio­nes, el 23-F, y aho­ra la vic­to­ria del PSOE”. So­bre es­to úl­ti­mo, La­drón de Gue­va­ra es­tá sa­tis­fe­cho de ha­ber lle­ga­do a 1982 por­que el pro­pio Fe­li­pe Gon­zá­lez di­jo ha­ce un tiem­po que no se atre­ve­rían a ex­pli­car­lo. “Pues va­ya si lo va­mos a con­tar, cla­ro que sí”, res­pon­de al ex­pre­si­den­te. Es­te guio­nis­ta apro­ve­cha la oca­sión pa­ra de­jar cla­ro que la se­rie no fue idea de José María Az­nar, co­mo mu­chos creen. “Que se es­tre­na­ra du­ran­te su eta­pa en el go­bierno no quie­re de­cir na­da –afir­ma–. La re­cha­za­ron otras ca­de­nas y al fi­nal fue TVE la que la qui­so. Vol­vió el PSOE y des­pués re­gre­só el PP sin que na­die, des­de los go­bier­nos o TVE, nos ha­ya da­do nin­gu­na in­di­ca­ción. Siem­pre he es­cri­to con li­ber­tad”.

Los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos tie­nen es­pe­cial pe­so y más si se tra­ta de la tran­si­ción. Pa­ra ha­cer­los con­fluir di­rec­ta­men­te con los pro­ta­go­nis­tas se uti­li­zan di­fe­ren­tes re- cur­sos. Uno de ellos es que To­ni aca­be sien­do pe­rio­dis­ta en vez de abo­ga­do; así pue­de ac­ce­der más fá­cil­men­te a los prin­ci­pa­les he­chos his­tó­ri­cos. Se da la cir­cuns­tan­cia de que La­drón de Gue­va­ra, al igual que es­te per­so­na­je, de jo­ven tra­ba­jó en el dia­rio Pue­blo.

Los acon­te­ci­mien­tos que ocu­rrie­ron en los años con­ta­dos por la se­rie fue­ron tras­cen­den­ta­les pa­ra lo que ven­dría des­pués, pe­ro pue­de que ten­gan to­da­vía más va­lor los so­cia­les y cul­tu­ra­les, los que son evi­den­tes en el día a día de los

EL EDI­TOR DE GUIO­NIS­TAS, LA­DRÓN DE GUE­VA­RA, ASE­GU­RA QUE NI TVE NI LOS GO­BIER­NOS DEL PP NI DEL PSOE LES HAN DA­DO IN­DI­CA­CIO­NES

per­so­na­jes con los que los te­les­pec­ta­do­res se sien­ten es­pe­cial­men­te iden­ti­fi­ca­dos por­que ellos, de un mo­do u otro, tam­bién los vi­vie­ron. La nos­tal­gia tie­ne su pa­pel. “Aquí par­ti­ci­pa­mos to­dos –pro­si­gue La­drón de Gue­va­ra– con nues­tra pro­pia me­mo­ria, y la lle­va­mos a la se­rie en tono de co­me­dia o me­lo­dra­má­ti­co”. Así, por ejem­plo, se ha mos­tra­do el mun­do de las dro­gas. “Al ini­cio –con­ti­núa– era una co­sa di­ver­ti­da, sub­ver­si­va, pe­ro con el

tiem­po se fue con­vir­tien­do en una tra­ge­dia pa­ra todo el país”. La cen­su­ra, la re­pre­sión, la co­rrup­ción, la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va, el abor­to, el di­vor­cio, la mi­li, el cán­cer... han si­do asun­tos pre­sen­tes en la so­cie­dad que han ido apa­re­cien­do en las di­fe­ren­tes tem­po­ra­das.

El fe­nó­meno Cuén­ta­me... tam­bién ha in­tere­sa­do al mun­do aca­dé­mi­co. José Carlos Rue­da, pro­fe­sor de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la In­for­ma­ción de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, lo ha es­tu­dia­do. “La se­rie siem­pre ha ju­ga­do con la in­ter­ac­ción en­tre la fa­mi­lia fic­cio­nal y su con­tex­to his­tó­ri­co –ex­pli­ca– y ha mos­tra­do có­mo ha evo­lu­cio­na­do des­de un per­fil de cla­se po­pu­lar a otra de cla­se me­dia e in- clu­so me­dia al­ta”. Y, pro­si­gue, del mis­mo mo­do, “se pa­sa de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia, de una so­cie­dad con mie­do a otra abier­ta...”. En cier­to mo­do, re­su­me, “Cuén­ta­me... es una dra­ma­ti­za­ción y una re­fle­xión so­bre el pro­gre­so co­lec­ti­vo, tan­to ideo­ló­gi­co, co­mo ma­te­rial y po­lí­ti­co”.

Pa­ra cons­truir es­te re­la­to, ex­pli­ca es­te pro­fe­sor, “se ha cui­da­do mu­cho la in­ter­ac­ción en­tre his­to­ria y fic­ción, ya des­de la pri­me­ra tem­po­ra­da”. Pe­ro, a su en­ten­der, con el pa­so de los años, es­ta re­la­ción ha ido per­dien­do fuer­za y “en los úl­ti­mos tiem­pos la his­to­ria se ha con­ver­ti­do en un pre­tex­to ar­gu­men­tal, en un de­co­ra­do de fon­do”.

El re­sul­ta­do, a jui­cio de Cuerda, es “una mo­ra­le­ja ex­tra­or­di­na­ria­men­te po­si­ti­va de la tran­si­ción, que se nos mues­tra co­mo un tiem­po fe­liz, po­si­ti­vo, cons­truc­ti­vo”. Es­ta vi­sión pue­de ha­cer­se por­que hay am­plios con­sen­sos so­bre es­ta épo­ca, ex­pli­ca es­te ex­per­to. “Pe­ro con­for­me te aden­tras en los ochen­ta, las co­sas se­rán más di­fí­ci­les”, au­gu­ra. Y, apun­tan­do a es­te es­ce­na­rio más con­tro­ver­ti­do que se le vie­ne en­ci­ma a la se­rie, se pre­gun­ta si ve­re­mos a An­to­nio Al­cán­ta­ra con­ver­ti­do en ál­ter ego de Fe­li­pe Gon­zá­lez co­mo lo fue ha­ce unas tem­po­ra­das de Adolfo Suá­rez, con­vir­tién­do­se en un mi­li­tan­te e in­clu­so can­di­da­to al con­gre­so de UCD que ves­tía y se ex­pre­sa­ba a ima­gen y se­me­jan­za del pri­mer pre­si­den­te de la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.