Pe­sa­di­llas gás­tri­cas

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - Ser­gi Pà­mies

La se­rie La Rie­ra (TV3 y 33) ha en­tra­do en una fa­se de de­li­rios gas­tro­nó­mi­cos y gás­tri­cos muy in­tere­san­te. La com­pe­ten­cia en­tre los dos res­tau­ran­tes de fic­ción, La Ba­rra del Port y el Can Rie­ra tu­nea­do por el im­pe­ria­lis­mo em­pre­sa­rial del ma­lé­fi­co Grup Ba­tea, cul­mi­na en un con­cur­so teó­ri­ca­men­te pres­ti­gio­so que, en la prác­ti­ca, ha­brá di­ver­ti­do mu­cho a los guio­nis­tas que lo han bau­ti­za­do. Nom­bre del con­cur­so (y no es broma): Cui­nem amb fa­ves. La in­mi­nen­cia del con­cur­so ha exa­cer­ba­do la es­tu­pi­dez, la am­bi­ción y la va­ni­dad de los chefs pro­ta­go­nis­tas. Por un la­do, el can­sino Ser­gi, co­ci­ne­ro de piel fi­na y la­bia es­pi­ral. Por otro la­do, el hi­per­sus­cep­ti­ble, ma­quia­vé­li­co, ca­ra­du­ra y me­dio­cre Ed­gar. Si me plan­tea­ran el di­le­ma de te­ner que ele­gir en­tre el uno y el otro co­mo úni­co com­pa­ñe­ro en una is­la de­sier­ta, lo más pro­ba­ble es que, co­mo es­pec­ta­dor fiel, op­ta­ra por sui­ci­dar­me y aho­gar­me en mi pro­pio vó­mi­to (es­fe­ri­fi­ca­do o con re­duc­cio­nes so­bre­pues­tas de vi­na­gres di­ver­sos, por su­pues­to).

Vién­do­los pre­pa­rar los pla­tos de ha­ba (fi­nal­men­te Ser­gi ha pre­fe­ri­do pre­sen- tar una idea de su co­le­ga –y es­cla­vo– Sal­va), he vuel­to a pen­sar que qui­zás se­ría una bue­na idea in­cor­po­rar a la se­rie un cameo de Alberto Chicote, que aca­ba de es­tre­nar la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Pe­sa­di­lla en la co­ci­na (La Sex­ta). Chicote apor­ta­ría a la tras­cen­den­cia so­fis­ti­ca­da de La Rie­ra un sen­ti­do co­mún de pro­xi­mi­dad y una in­du­men­ta­ria cro­má­ti­ca­men­te psi­co­tró­pi­ca, que con­tras­ta con la cru­de­za pea­to­nal del per­so­na­je. A ve­ces los adic­tos a La Rie­ra acep­ta­mos la evo­lu­ción de la tra­ma frun­cien­do el ce­ño y co­me­te­mos el error de sos­pe­char que la es­tu­pi­dez y la car­gan­te pas­to­si­dad re­tó­ri­ca de los chefs y la in­sus­tan­cia­li­dad de los con­flic­tos ex­pues­tos son in­ve­ro­sí­mi­les. Sin em­bar­go, vien­do Pe­sa­di­lla en la co­ci­na, la reali­dad des­mien­te nues­tros des­con­fia­dos diag­nós­ti­cos. Chicote ate­rri­zó en la Ta­ber­na la Con­cha, del pue­blo El Ro­cío, en Huel­va. El res­tau­ran­te es una ca­tás­tro­fe, con unos pa­dres de­ses­pe­ra­dos y unos ges­to­res, An­drés y An­to­nio, que, apar­te de ser res­pec­ti­va­men­te co­ci­ne­ro y maî­tre, tam­bién son ma­tri­mo­nio (con las imá­ge­nes de in­ti­mi­dad dan­tes­ca que eso ge­ne­ra en la in­to­xi­ca­da men­te del es­pec­ta­dor). El pa­no­ra­ma de la co­ci­na y el ni­vel de caos or­ga­ni­za­ti­vo eran tan exa­ge­ra­dos, tan opues­tos a los prin­ci­pios de la mar­ca Es­pa­ña, que todo (la co­ci­na, el ser­vi­cio, la nu­la vo­lun­tad de me­jo­rar) pa­re­cía el guión de una as­tra­ca­na­da vo­de­vi­les­ca pa­sa­da por el ta­miz de una re­con­ver­sión mo­der­na postal­mo­do­va­ria­na. An­to­nio, que su­pera los ni­ve­les de sus­cep­ti­bi­li­dad de Ed­gar y Ser­gi jun­tos, no to­le­ra­ba nin­gu­na crí­ti­ca. Y pa­ra jus­ti­fi­car su mo­nu­men­tal in­com­pe­ten­cia, gri­ta­ba his­té­ri­ca­men­te: “¡Es­to es una ta­ber­na, no un res­tau­ran­te!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.