Ceu­ta, co­mo si fue­ra Ve­ro­na

TE­LE­CIN­CO ES­TRE­NA EL PRÓ­XI­MO MAR­TES LA SE­RIE ‘EL PRÍN­CI­PE’, QUE NA­RRA UN AMOR IM­PO­SI­BLE EN EL CON­VUL­SO BA­RRIO CEU­TÍ DEL PRÍN­CI­PE AL­FON­SO

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - PE­DRO VA­LLÍN

Romeo y Ju­lie­ta en Ceu­ta. Así des­cri­bía El Prín­ci­pe, uno de sus pro­ta­go­nis­tas, José Co­ro­na­do. Los aman­tes de Ve­ro­na na­cie­ron de la plu­ma de Sha­kes­pea­re pa­ra con­ver­tir­se pa­ra siem­pre en el in­mor­tal icono del amor prohi­bi­do, del amor a pe­sar de todo, del amor con­tra ad­ver­si­dad y, al ca­bo, del amor trá­gi­co. Co­mo las ra­zo­nes por las que los hom­bres se han ve­ni­do ene­mis­tan­do a lo lar­go de los si­glos no re­mi­ten –aun­que se ate­núa la san­gre ver­ti­da, ob­via­men­te–, Romeo y Ju­lie­ta nun­ca pa­san de mo­da.

Bas­ta con hur­gar un po­co en los gru­pos hu­ma­nos que, a pe­sar del pro­gre­so, eli­gen co­mo pa­lio ba­jo el que gua­re­cer­se de la in­tem­pe­rie del mun­do un cre­do, un co­lor, un pai­sa­je o una ban­de­ra, y pro­po­ner que uno de ellos se in­tere­se por quien se co­bi­ja ba­jo el do­sel de en­fren­te y ya te­ne­mos un po­ten­cial Sha­kes­pea­re en mar­cha. Así lo en­ten­dió Art­hur Lau­rents y es­cri­bió la his­to­ria que, adap­ta­da por Je­ro­me Rob­bins, se con­vir­tió en es­pec­tácu­lo tea­tral, y lue­go, Ro­bert Wi­se me­dian­te, en fa­mo­sa y bai­la­ble pie­za de ce­lu­loi­de: West Si­de story (1961). Ve­ro­na era Man­hat­tan, y las fa­mi­lias ene­mis­ta­das, pan­di­lle­ros de arra­bal.

La fór­mu­la es tan efi­cien­te que ha ido con­ta­gian­do otros gé­ne­ros, y por men­cio­nar un ejem­plo re­cien­te, Ava­tar (2009), de Ja­mes Ca­me­ron –y sus pre­de­ce­so­ras, Yu­ma (1957), de Sa­muel Fu­ller, Bai­lan­do con lo­bos (1990), de Ke­vin Cost­ner, o Po­cahon­tas (1995), de Mike Ga­briel y Eric Gold­berg–, pro­po­nía exac­ta­men­te es­te mo­de­lo ro­mán­ti­co pa­ra in­ser­tar­lo co­mo nú­cleo de su des­plie­gue de ac­ción y fan­ta­sía.

En la pro­pues­ta de Te­le­cin­co, los pro­ta­go­nis­tas del ro­man­ce im­pro­ba­ble e in­con­ve­nien­te son Ja­vier Morey (Álex Gon­zá­lez), ins­pec­tor de po­li­cía que lle­ga a la co- mi­sa­ría del pe­li­gro­so ba­rrio ceu­tí pa­ra tra­ba­jar de for­ma en­cu­bier­ta pa­ra el CNI, y Fá­ti­ma Ben Ba­rek (Hi­ba Abouk), pro­fe­so­ra mu­sul­ma­na de un cen­tro cí­vi­co, que de­tes­ta el ex­tre­mis­mo is­la­mis­ta tan ín­ti­ma­men­te li­ga­do al cri­men or­ga­ni­za­do ceu­tí, del que su her­mano Fa­ruq ben Ba­rek (Ru­bén Cor­ta­da) es lí­der en el ba­rrio del Prín­ci­pe.

Fa­ruq y Fran­cis­co Pe­yón (José Co­ro­na­do), un po­li­cía de mé­to­dos ex­pe­di­ti­vos y he­te­ro­do­xa re- la­ción con la ley, re­pre­sen­tan los dos mun­dos que co­li­sio­nan al­re­de­dor de Morey y Fá­ti­ma. La ten­sión en­tre Fran y Morey des­can­sa en la ocul­ta en­co­mien­da del jo­ven ins­pec­tor, que pre­ten­de in­ves­ti­gar las co­ne­xio­nes del trá­fi­co de dro­gas y el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta con la pro­pia ac­ti­vi­dad de una co­mi­sa­ría en la que Fran ejer­ce de vi­rrey y ha des­ple­ga­do un pro­gra­ma de paz so­cial pa­ra el ba­rrio ba­sa­do en el equi­li­brio en­tre ban­das ri­va­les de nar­co­tra­fi­can­tes. Fa­ruq, por su par­te, es uno de los más des­ta­ca­dos je­fes del ba­rrio y ejer­ce de pa­triar­ca de su clan fa­mi­liar en el que man­tie­ne un ten­so con­flic­to con su her­ma­na, em­pe­ña­da en apar­tar a los jó­ve­nes de es­ta sin­gu­lar fa­ve­la his­pa­noa­fri­ca­na del ca­mino cri­mi­nal al que los con­de­nan per­so­na­jes co­mo Ra­fuq.

El em­pe­ño de Fá­ti­ma por re­sol­ver la des­apa­ri­ción de su otro her­mano, el ado­les­cen­te Ab­du, del que no hay no­ti­cias des­de ha­ce tres me­ses, se­rá la chis­pa que pon­ga en mar­cha la ac­ción de la se­rie. Morey sos­pe­cha que Fran y sus hom­bres sa­ben más de lo que di­cen so­bre el jo­ven Ab­du, y Fá­ti­ma so­pe­sa si con­fiar en el re­cién lle­ga­do ins­pec­tor pa­ra dar con su her­mano.

Crea­da por Ai­tor Gabilondo y César Be­ní­tez y es­cri­ta por el pro­pio Gabilondo, Joan Bar­be­ro, Carlos Ló­pez, Ve­ró­ni­ca Fer­nán­dez y Su­sa­na Sán­chez Car­va­jal, es­ta pro­duc­ción de Te­le­cin­co y Plano a Plano pre­su­me de ser el

EL AMOR DEL INS­PEC­TOR MOREY Y LA MAES­TRA FÁ­TI­MA, HA­BI­TAN­TES DE MUN­DOS OPUES­TOS, PREN­DE EN UN AM­BIEN­TE DE DRO­GAS, CO­RRUP­CIÓN Y YIHA­DIS­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.