Ki­ko y Bue­na

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV -

Mu­chos se­gui­do­res se han en­fa­da­do con Andreu Bue­na­fuen­te por in­vi­tar es­ta se­ma­na a Ki­ko Ri­ve­ra (an­tes Pa­qui­rrín) a su pla­tó de En el ai­re (La Sex­ta, ma­dru­ga­das). Al­gu­nos de es­tos te­les­pec­ta­do­res ofen­di­dos han lan­za­do sus co­men­ta­rios crí­ti­cos en Twit­ter: “Ver­gon­zo­so, Bue­na­fuen­te se con­vier­te en Sál­va­me”, “Me voy a dor­mir, la elec­ción ha si­do ma­la es­ta no­che”, “La ha­béis ca­gado, ¿no hay ta­len­tos que traer en Es­pa­ña?” “A los que te se­gui­mos no nos gus­ta la te­le­ba­su­ra”...

Es bue­na se­ñal pa­ra Bue­na­fuen­te, por­que sig­ni­fi­ca que tie­ne un pú­bli­co muy com­pro­me­ti­do, unos se­gui­do­res muy mi­li­tan­tes, que le tie­nen en gran es­ti­ma y al­to con­cep­to. De to­dos mo­dos, son tam­bién un po­co pi­ca­jo­sos y es ver­dad que so­bre gus­tos no hay co­lo­res, por­que yo me di­ver­tí con Ki­ko Ri­ve­ra en­tre Bue­na­fuen­te y Ber­to.

Ki­ko Ri­ve­ra es­tu­vo sim­pá­ti­co y encajó las chan­zas de sus an­fi­trio­nes con buen ta­lan­te. De eso va En el ai­re: de arran­car unas ri­sas al res­pe­ta­ble, aun­que sea a cos­ta de uno mis­mo o de su ca­ri­ca­tu­ra. Por eso Bue­na­fuen­te y Ber­to in­vi­ta­ron a Ki­ko Ri­ve­ra y por eso Ki­ko Ri­ve­ra acep­tó la in­vi­ta­ción sin co­brar na­da y encajó las ri­sas del pú­bli­co acer­ca de sus ac­ti­vi­da­des y de sus ca­pa­ci­da­des co­mo pa­dre.

Pe­ro hay per­so­nas muy es­ti­ra­das por to­das par­tes: sa­le a la pa­les­tra otro Ki­ko, Ki­ko Hernández, ci­za­ñe­ro pro­fe­sio­nal en Sál­va­me y de­nun­cia –abo­ga­do de po­bres– que Bue­na­fuen­te y Ber­to se mo­fa­ron a pla­cer de Ki­ko Ri­ve­ra en sus mo­rros. O sea, unos se en­fa­dan por­que con­si­de­ran que la pre­sen­cia de Ki­ko Ri­ve­ra en­su­cia y de­gra­da el pro­gra­ma, y otros se en­fa­dan por­que con­si­de­ran que el pro­gra­ma se bur­la y de­gra­da a Ki­ko Ri­ve­ra. Buf, qué ga­nas de ofen­der­se, unos y otros.

Los in­vi­ta­dos de un pro­gra­ma de hu­mor no tie­ne por qué gus­tar siem­pre a todo el pú­bli­co. De he­cho, cuan­do Bue­na­fuen­te in­vi­ta a al­gu­nos ami­gos ac­to­res, sue­len ser más abu­rri­dos que Ki­ko Ri­ve­ra, por­que vie­nen a ven­der su pro­duc­to más que a reír­se de sí mis­mos, que es lo úni­co que de ver­dad agra­dez­co. De to­dos mo­dos, la asignatura del hu­mor es­tá apro­ba­da con no­ta en el pro­gra­ma En el ai­re, con un Bue­na­fuen­te más re­la­ja­do y en­tra­ña­ble que nun­ca y un Ber­to todo lo co­rro­si­vo que le da la ga­na.

Por eso no creo que la pre­sen­cia de un de­ter­mi­na­do in­vi­ta­do cons­ti­tu­ya un pe­li­gro pa­ra el pro­gra­ma. ¿O se tra­ta de in­vi­tar ca­da día a pre­mios No­bel, ca­te­drá­ti­cos, ar­tis­tas de re­nom­bre, Pun­set, mú­si­cos de pos­tín, li­te­ra­tos eru­di­tos, Sa­bi­na, ci­neas­tas pre­mia­dos o San­tia­go Se­gu­ra? La gran­de­za de un pro­gra­ma se mi­de por su ca­pa­ci­dad de sen­tar a su me­sa a cual­quier cla­se de per­so­na, de mo­ver­se en to­dos los re­gis­tros. Eso nos da me­di­da de su so­li­dez y au­to­es­ti­ma: no de­pen­der de los mé­ri­tos de los in­vi­ta­dos, sino de la pro­pia ca­pa­ci­dad de sa­car­les ju­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.