“He­mos ayu­da­do al pú­bli­co”

La Vanguardia - Vivir TV - - BENET I JORNET - JUS­TO BA­RRAN­CO Bar­ce­lo­na

Es un pa­dre –así se re­fie­ren a él al­gu­nos dra­ma­tur­gos ca­ta­la­nes de las úl­ti­mas hor­na­das, co­mo Pe­re Rie­ra, el au­tor de Bar­ce­lo­na–, pe­ro en todo ca­so lo su­yo es una do­ble pa­ter­ni­dad. Por un la­do, cier­to, Jo­sep Ma­ria Be­net i Jor­net (Bar­ce­lo­na, 1940) es el pro­ge­ni­tor de la dra­ma­tur­gia ca­ta­la­na con­tem­po­rá­nea, que su­po man­te­ner vi­va des­de el es­treno en 1964 de Una vella, co­ne­gu­da olor. Pe­ro Be­net i Jor­net os­ten­ta otro tí­tu­lo in­dis­cu­ti­ble: es el pa­dre de la te­le­no­ve­la ca­ta­la­na, que co­men­zó ha­ce jus­to aho­ra 20 años, en 1994, con Po­ble­nou en TV3. Una te­le­se­rie a la que han se­gui­do tan­tas otras, mu­chas idea­das tam­bién por Be­net i Jor­net, co­mo La­be­rint d’om­bres, Nis­sa­ga de po­der, Vent­del­plà... Ade­más fue uno de los ar­tí­fi­ces de Amar en tiem­pos re­vuel­tos, aun­que lue­go no se in­vo­lu­cró en la se­rie.

¿Có­mo sur­ge ‘Po­ble­nou’? TV3 ofre­cía en la so­bre­me­sa te­le­no­ve­las sud­ame­ri­ca­nas y les iba muy bien, pe­ro ha­bía una per­so­na en el ca­nal, el je­fe de fic­ción, Joan Bas, con otras ideas. Él ha­bía si­do rea­li­za­dor en el cir­cui­to ca­ta­la­no­ba­lear de TVE, don­de yo tam­bién es­tu­ve. ¿Qué ha­cía us­ted en TVE? Era pro­fe­sor más o me­nos ma­lo en el Ins­ti­tut del Tea­tre y me lla­ma­ron pa­ra ha­cer Una vella, co­ne­gu­da olor en te­le­vi­sión. Fue muy bien y me que­dé. Es­ta­ba Martín de Blas co­mo di­rec­tor. Le ha­bían ex­pul­sa­do de Ma­drid por ser de­ma­sia­do pro­gre. Pen­sa­mos que se­ría fran­quis­ta o post­fran­quis­ta y le mi­rá­ba­mos con re­ce­lo. Él es­ta­ba de­ses­pe­ra­do. Lue­go nos hi­ci­mos muy ami­gos y aún lo so­mos. Se pu­so al ser­vi­cio de la cul­tu­ra ca­ta­la­na y bus­có gen­te que le ase­so­ra­ra so­bre qué ha­cer. Yo era je- fe de fic­ción. Lue­go co­men­zó TV3 y todo el mun­do que­ría ir. Yo no fui lla­ma­do y me mor­día las uñas. Bas, que era rea­li­za­dor, fue, y se­ría je­fe de fic­ción.

Y él sí le lla­mó. Él te­nía la idea de que en lu­gar de te­le­no­ve­las sud­ame­ri­ca­nas se hi­cie­ran co­sas de aquí. Me di­jo si po­día in­ten­tar­lo. No se ha­bía he­cho nun­ca en el Es­ta­do y creí que se­ría bo­ni­to. Pe­ro sus je­fes de­cían que se­ría im­po­si­ble. No só­lo los di­rec­ti­vos, sino los pro­pios com­pa­ñe­ros. Lo de­ci­si­vo fue que en TV3 se hi­zo un pro­gra­ma que di­ri­gía Joa­quim Ma­ria Pu­yal, La vi­da en un xip, y con­te­nía una pe­que­ña fic­ción, La gran­ja, al prin­ci­pio un pre­tex­to pa­ra arran­car el pro­gra­ma. Du­ra­ba unos mi­nu­tos y la es­cri­bía Jau­me Ca­bré. Co­mo tu­vo éxi­to, aca­bó con­vir­tién­do­se en una no­ve­li­ta se­ma­nal. Y en el ve­rano del 92 TV3 unió los ca­pí­tu­los de La gran­ja en la so­bre­me­sa. Pen­sa­ron que se­ría al­go re­si­dual pe­ro tu­vo una acep­ta­ción muy gran­de, TV3 se tam­ba­leó: las co­sas que se ha­cen aquí tam­bién gus­tan. Y la ilu­sión de Bas era ha­cer­lo. No que­ría ha­cer al­go de ti­po la­ti­noa­me­ri­cano, sino bri­tá­ni­co-aus­tra­liano, las me­jo­res se­ries que se ha­cían en­ton­ces.

¿Có­mo se le ocu­rrió la his­to­ria de ‘Po­ble­nou’? Pen­sé que en el Po­ble­nou po­dían ha­cer­se esas his­to­rias in­gle­sas con gen­te nor­mal con pro­ble­mas nor­ma­les. Pe­ro ade­más, en el Po­ble­nou ha­bía ha­bi­do fá­bri­cas en rui­nas, dro­ga­dic­tos, gen­te del ham­pa, y todo eso fue des­trui­do pa­ra ha­cer la Vi­la Olím­pi­ca. Eso nos da­ba jue­go pa­ra mos­trar la re­la­ción en­tre un mun­do y el otro, en­tre la gen­te de to­da la vi­da y la que en­tra­ba a vi­vir.

Y acep­ta­ron la idea. Di­je­ron que sí, pe­ro que se­ría im­po­si­ble de ha­cer por­que en­ton­ces de las fic­cio­nes que se ha­cían se ro­da­ban sie­te u ocho mi­nu­tos al día. Pa­ra una se­rie dia­ria en una ma­ña­na ha­bía que ha­cer todo el ca­pí­tu­lo. Hu­bo mu­chas aven­tu­ras y su­fri­mien­tos. No sa­bía­mos ni lo que era la bi­blia de una se­rie. Y co­mo en aque­llos tiem­pos no te­nía or­de­na­dor, lle­vé los pri­me­ros ca­pí­tu­los a TV3 en ta­xi y me los ol­vi­dé en él. Me di cuen­ta, co­rrí tras el ta­xi, pe­ro na­da. Subí y le di­je a Bas lo que ha­bía pa­sa­do. ¿Quién se cree eso? Pe­ro no me ri­ñó. En dos días tu­ve que reha­cer­los. Se emi­tió y la co­sa co­men­zó a su­bir. Los que lle­va-

ban TV3 es­ta­ban sor­pren­di­dos y nos pi­die­ron alar­gar­la has­ta di­ciem­bre.

¿Qué de­be te­ner una te­le­no­ve­la pa­ra en­gan­char? Hay que crear mo­men­tos de ten­sión, ines­pe­ra­dos, pe­ro tam­bién ir un po­co más allá. Ha­blar de la gen­te y de có­mo es la gen­te y ha­cer ca­da vez co­sas un po­co más atre­vi­das. En Po­ble­nou nos di­ji­mos: ¿Y si po­ne­mos un ho­mo­se­xual? Per­fec­to. Una idea que he­mos te­ni­do siem­pre con las no­ve­las de TV3 era no ha­cer só­lo his­to­rias que pue­dan agra­dar, sino de al­gún mo­do edu­car al es­pec­ta­dor y dar­le una vi­sión de la vi­da más allá de cua­tro pin­ce­la­das. Pre­sen­tar­le con­flic­tos o ma­ne­ras de ver la vi­da, que co­sas que le pu­die­ran crear an­gus­tia las vie­ra de cer­ca. La ho­mo­se­xua-

“QUE­RÍA­MOS HA­BLAR DE LA GEN­TE Y DE CÓ­MO ES Y HA­CER CA­DA VEZ CO­SAS MÁS ATRE­VI­DAS. EN ‘PO­BLE­NOU’ DI­JI­MOS: ¿Y SI PO­NE­MOS UN HO­MO­SE­XUAL? PER­FEC­TO”

li­dad, el cán­cer, in­clu­so la dia­be­tes, que eso me lo pi­dió un ami­go in­ves­ti­ga­dor del Clí­nic.

No ha­bía te­mas ta­bú. No po­nía­mos po­lí­ti­ca por­que en­tre el pú­bli­co ha­bría mu­chas opi­nio­nes di­fe­ren­tes. Lue­go en otras se­ries he pues­to de todo, in­clu­so in­ces­tos. Que la gen­te que­de ho­rro­ri­za­da pe­ro atra­pa­da y que se ex­pli­quen las co­sas. En la se­gun­da tem­po­ra­da de Vent­del­plà hi­ci­mos que el ac­tor su­frie­ra un ac­ci­den­te y que­da­ra en si­lla de rue­das. Fui­mos al Ins­ti­tut Gutt­mann, es­tu­vie­ron con­ten­tos de que tra­tá­ra­mos el te­ma y re­tra­ta­mos des­de las pri­me­ras ga­nas de ti­rar ade­lan­te a la de­pre­sión pos­te­rior. In­clu­so un in­ten­to de sui­ci­dio, todo el re­co­rri­do. La pa­la­bra pue­de ser un po­co naif, pe­ro que­ría­mos ser edu­ca­ti­vos.

¿Cuál es su tra­ba­jo fa­vo­ri­to? Po­ble­nou es don­de co­men­za­mos. Es ella. Pe­ro lue­go de to­das las que he ido ha­cien­do es­toy or­gu­llo­so, co­mo de Nis­sa­ga de po­der, una es­pe­cie de tra­ge­dia grie­ga pues­ta al día. En el per­so­na­je de Emma Vi­la­ra­sau se mez­cla­ban el bien y el mal. Era muy du­ra pe­ro era creí­ble en todo, no co­mo La­be­rint d’om­bres, la po­li­cia­ca, que era una ca­fra­da y ha­cía­mos bes­tia­li­da­des tre­men­das. Al prin­ci­pio de Nis­sa­ga, en el Pe­ne­dès la mi­ra­ban con re­ce­lo, pe­ro lue­go iba mu­cha gen­te allí a ver los es­ce­na­rios y la acep­ta­ron. Un día nos lla­ma­ron de una em­pre­sa de ca­va por­que po­nían a las vi­des nom­bres de los per­so­na­jes. En la ce­re­mo­nia el hi­jo de uno de los amos se pu­so al la­do y me di­jo: “No su­fras, por­que lo que po­néis es po­co con lo que pa­sa”.

¿Qué le han da­do las se­ries? Vi­vir el mun­do de la te­le­vi­sión ha si­do en­ri­que­ce­dor pa­ra mí. A ve­ces su­fres, pe­ro con él lle­gas a todo el mun­do. Y ha­blan­do de pro­ble­mas y mos­tran­do có­mo se re­suel­ven o no, creo que he­mos ayu­da­do al pú­bli­co. A la te­le­vi­sión le de­bo mu­cho, aun­que mi pa­sión sea el tea­tro. Du­ran­te mu­chos años la te­le­vi­sión ha si­do mi mu­jer y el tea­tro mi aman­te, las dos muy que­ri­das.

Arri­ba, ima­gen de

Po­ble­nou ; so­bre es­tas lí­neas, un fo­to­gra­ma de

Vent­del­plà ; a la

de­re­cha,

imá­ge­nes de Amar en tiem­pos

re­vuel­tos –idea ori­gi­nal de Be­net i Jor­net– y de

Nis­sa­ga de po­der

JORDI PLAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.