De Ceu­ta a Lon­dres

La Vanguardia - Vivir TV - - BENET I JORNET - Ser­gi Pà­mies

Acier­tos de la se­rie El Prín­ci­pe, es­tre­na­da en Te­le­cin­co y otros ca­na­les de Mediaset: la sol­ven­cia in­ter­pre­ta­ti­va y fo­to­gé­ni­ca de los ac­to­res y si­tuar la ac­ción en una ciu­dad tan ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, in­tere­san­te, con­flic­ti­va y po­co co­no­ci­da co­mo Ceu­ta. El es­ce­na­rio per­mi­te com­bi­nar tra­mas clá­si­cas (co­rrup­ción, re­des ma­fio­sas de trá­fi­co de dro­gas) con fe­nó­me­nos más ac­tua­les co­mo la cap­ta­ción de yiha­dis­tas pa­ra la cau­sa te­rro­ris­ta. El ele­men­to que más mo­vi­li­za­rá la fi­de­li­dad de los es­pec­ta­do­res se­rá el re­per­to­rio de obs­tácu­los que in­ter­vie­nen pa­ra sa­bo­tear la evi­den­te ten­sión se­xual a pun­to de re­sol­ver­se en­tre el nue­vo ins­pec­tor Ja­vier Morey, in­ter­pre­ta­do por un Álex Gon­zá­lez ab­do­mi­nal y pec­to­ral­men­te mo­nu­men­tal, y la pro­fe­so­ra Fá­ti­ma ben Ba­rek, in­ter­pre­ta­da por una Hi­ba Abouk que, por aho­ra, ha en­se­ña­do me­nos en­can­tos que sus com­pa­ñe­ros –cris­tia­nos o mu­sul­ma­nes– de re­par­to. Desa­cier­tos: que los con­flic­tos se plan­teen con po­ca su­ti­le­za y abu­sen de in­gre­dien­tes tó­pi­cos, co­mo si to­da la ener­gía y los me­dios se hu­bie­ran in­ver­ti­do en la fac­tu­ra vi­sual y no les hu­bie­ran que­da­do fuer­zas pa­ra ma­ti­zar los diá­lo­gos, lo­grar que las mi­ra­das y las re­la­cio­nes no es­tén tan es­te­reo­ti­pa­das y que en las es­ce­nas de ac­ción el es­pec­ta­dor no ten­ga que fin­gir que no se da cuen­ta de las li­mi­ta­cio­nes en el efec­to de ve­ro­si­mi­li­tud.

Coin­ci­dien­do con el éxi­to de es­te es­treno, lle­gan los pri­me­ros die­ci­nue­ve se­gun­dos del trái­ler de la nue­va tem­po­ra­da de 24, que la Fox es­tre­na­rá el 5 de ma­yo. Des­crip­ción: ve­mos una ban­de­ra bri­tá­ni­ca. La cá­ma­ra gi­ra y nos da­mos cuen­ta de que es un ta­xi tum­ba­do por una ex­plo­sión. Hay una mo­to en lla­mas, hu­mo, ex­plo­sio­nes. La gen­te, ata­ca­da por un pá­ni­co in­con­tro­la­ble, co­rre arri-

BAUER NO HA CAM­BIA­DO, TIE­NE LA MIS­MA MI­RA­DA DE JUS­TI­CIE­RO ES­CÉP­TI­CO Y ASE­SINO Y LLE­VA TE­JA­NOS Y EL ELE­MEN­TO QUE ME­JOR LE DE­FI­NE: UNA PIS­TO­LA

ba y aba­jo. La cá­ma­ra se cen­tra en la fi­gu­ra de Jack Bauer, que avan­za mien­tras ayu­da a una mu­jer que, de en­tra­da, no re­co­no­ce­mos. Des­pués de tan­tos años es­pe­ran­do su re­gre­so, Jack Bauer no ha cam­bia­do. Tie­ne la mis­ma mi­ra­da de jus­ti­cie­ro es­cép­ti­co, de­ter­mi­na­do y ase­sino. Lle­va te­ja­nos, chu­pa de cue­ro y el ele­men­to que me­jor le de­fi­ne: una pis­to­la. Aho­ra, gracias a la pre­sen­cia de una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca tí­pi­ca­men­te in­gle­sa, con­fir­ma­mos que la es­ce­na trans­cu­rre en Lon­dres, una ciu­dad ata­ca­da por el te­rro­ris­mo. Re­co­no­ce­mos a la chi­ca que, con di­fi­cul­tad, avan­za en­tre las lla­mas. Se tra­ta de Ch­loe O’Brian, la ana­lis­ta de la UAT que tan­tas ho­ras de glo­ria le ha­bía da­do a las tem­po­ra­das an­te­rio­res. Bauer avan­za con di­fi­cul­tad y, sin que po­da­mos sa­ber por qué ni con­tra quién, dis­pa­ra cin­co ti­ros y gri­ta. Y en­ton­ces, co­mo un ce­bo in­so­por­ta­ble que nos re­cuer­da los me­ses, las se­ma­nas, los días y los mi­nu­tos que fal­tan has­ta el 5 de ma­yo, apa­re­cen las le­tras de la careta de una de las gran­des se­ries de ac­ción de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.