El re­torno de las mal­va­das

LOS NOS­TÁL­GI­COS DE LAS PE­LEAS DE GA­TAS DE ‘DI­NAS­TÍA’ O ‘DA­LLAS’ SE SEN­TI­RÁN CO­MO EN CASA CON VIC­TO­RIA Y AMAN­DA. ELLAS HAN PER­FEC­CIO­NA­DO EL AR­TE DE APUÑALARSE POR LA ES­PAL­DA Y SOL­TAR­SE DAR­DOS EN­VE­NE­NA­DOS EN LA TER­CE­RA TEM­PO­RA­DA DE ‘RE­VEN­GE’

La Vanguardia - Vivir TV - - BENET I JORNET - PE­RE SOLÀ GIM­FE­RRER

Quie­nes echen de me­nos las dis­cu­sio­nes a la vie­ja usan­za de las mu­je­res de Bla­ke Ca­rring­ton, con uñas afi­la­das y len­guas vi­pe­ri­nas, pue­den sus­pi­rar tran­qui­los por­que ya tie­nen sus­ti­tu­tas. No es que Di­nas­tía vuel­va, ya que los es­ti­lis­mos de Joan Co­llins hoy en día ya no se po­drían to­le­rar, pe­ro sí regresa Re­ven­ge, que es lo más pa­re­ci­do que ha vis­to la te­le­vi­sión des­de que los gran­des cu­le- bro­nes de los ochen­ta se des­pi­die­ron. Tie­ne gi­ros, tie­ne dra­ma y so­bre todo tie­ne pe­leas de ga­tas, que son co­mo el eli­xir de la vi­da pa­ra los nos­tál­gi­cos.

Co­mo to­da se­rie mo­der­na que se pre­cie, su ar­gu­men­to no se con­for­ma con mos­trar en­fren­ta­mien­tos ca­da se­ma­na y su pun­to de par­ti­da es al­go más re­tor­ci­do, ins­pi­rán­do­se en El Con­de de Mon­te­cris­to. Aman­da Clar­ke lle­va ya tres años ins­ta­la­da en la lu­jo­sa zo­na de los Ham­ptons, don­de ve­ra­nea la jet set neo­yor­qui­na, ha­cién­do­se pa­sar por una nue­va ri­ca lla­ma­da Emily Thor­ne. Pe­ro su ver­da­de­ro ob­je­ti­vo es aca­bar con los Grey­son, la fa­mi­lia que acu­só in­jus­ta­men­te a su pa­dre de te­rro­ris­ta y que le arrui­nó la vi­da pa­ra siem­pre. Y su plan, de mo­men­to, es­tá avan­zan­do po­co a po­co. Tras es­ca­lar po­si­cio­nes en la eli­tis­ta so­cie­dad lo­cal, arran­ca la ter­ce­ra tem­po­ra­da lle­van­do un ves­ti­do de no­via cuan­do de re­pen­te re­ci­be dos dis­pa­ros. ¿Có­mo ha­brá lle­ga­do a ese pun­to? Los nue­vos epi­so­dios lo irán des­ve­lan­do.

Es­te an­ti­ci­po tan ju­go­so sir­ve tan­to de gan­cho co­mo de de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Des­pués de per­der­se en su se­gun­do año en­tre ma­cro­cons­pi­ra­cio­nes y con Aman­da sin un rum­bo fi­jo, la se­rie pro­me­te vol­ver a sus raí­ces, esas que he­re­dó de Di­nas­tía, de Da­llas y de Fal­con Crest. Pue­de que to­das es­tas se­ries tu­vie­sen sus tra­mas con­tro­ver­ti­das. Só­lo

EL CREA­DOR HA ABAN­DO­NA­DO ‘RE­VEN­GE’ Y EL RE­LE­VO PI­SA FUER­TE: LA TEM­PO­RA­DA ARRAN­CA CON LA PRO­TA­GO­NIS­TA VES­TI­DA DE NO­VIA Y RE­CI­BIEN­DO DOS DIS­PA­ROS

ha­ce fal­ta re­cor­dar esa gran es­ta­fa que vi­vió to­da una ge­ne­ra­ción cuan­do Pa­trick Duffy qui­so vol­ver a Da­llas: Bobby Ewing apa­re­ció en la du­cha y fin­gie­ron que la no­ve­na tem­po­ra­da ha­bía si­do un sue­ño con tal de re­su­ci­tar­le de en­tre los muer­tos. Pe­ro lo pri­mor-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.