Fans al res­ca­te de Ve­ro­ni­ca Mars

LOS DO­NA­TI­VOS DE MÁS DE 91.000 SE­GUI­DO­RES DE UNA VEIN­TE­NA DE PAÍ­SES FI­NAN­CIAN LA PE­LÍ­CU­LA QUE SI­GUE LA HIS­TO­RIA QUE LA SE­RIE DE­JÓ SIN FI­NA­LI­ZAR

La Vanguardia - Vivir TV - - BENET I JORNET - MARÍA SO­FÍA MUR

En un cruel mun­do lla­ma­do te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se, una se­rie vio la luz allá por 2004. Ve­ro­ni­ca, su pro­ta­go­nis­ta, era una quin­cea­ñe­ra ar­pía y me­to­men­to­do –con su pe­que­ño co­ra­zon­ci­to es­con­di­do en lo más pro­fun­do del sar­cas­mo– que se de­di­ca­ba a in­ves­ti­gar crí­me­nes. Ve­ro­ni­ca Mars tu­vo éxi­to tres años, has­ta que el ma­lo de es­ta his­to­ria –¡la te­rri­ble au­dien­cia!– la re­le­gó al ol­vi­do.

Pe­ro no pa­ra siem­pre. Los fans in­con­di­cio­na­les sa­lie­ron al res­ca­te de Mars. Y sie­te años de cartas, e-mails, pá­gi­nas en in­ter­net y de­más sú­pli­cas a pro­duc­to­res, crea­dor y pro­ta­go­nis­tas de la fic­ción tu­vie­ron su efec­to: un buen día Rob Tho­mas (el crea­dor de la se­rie) les hi­zo ca­so.

En mar­zo del 2013 se lan­zó en la web de mi­cro­me­ce­naz­go Kicks­tar­ter un ví­deo pi­dien­do ayu­da a los se­gui­do­res. En cin­co mi­nu­tos, Rob Tho­mas, Kris­ten Bell (Ve­ro­ni­ca Mars), Ja­son Doh­ring (el ac­tor que in­ter­pre­ta a Logan), En­ri­co Co­la­ton­ni (Keith Mars, el pa­dre de la pro­ta­go­nis­ta) y Ryan Han­sen (Dick Ca­sa­blan­cas, se­cun­da­rio re­cu­rren­te de to­das las tem­po­ra­das) pi­die­ron a sus in­con­di­cio­na­les que los ayu­da­ran a con­ti­nuar la his­to­ria.

The Ve­ro­ni­ca Mars mo­vie pro­ject by Rob Tho­mas con­si­guió en

EN DO­CE HO­RAS ‘THE VE­RO­NI­CA MARS MO­VIE PRO­JECT’ LO­GRÓ SU PRE­SU­PUES­TO INI­CIAL; EN UN MES, LAS DO­NA­CIO­NES SU­PE­RA­BAN LOS CIN­CO MILLONES DE DÓ­LA­RES

sus pri­me­ras do­ce ho­ras el pre­su­pues­to ini­cial de dos millones de dó­la­res. Si­guie­ron ade­lan­te, am­plia­ron los paí­ses des­de los que se po­día do­nar y al fi­na­li­zar el mes te­nían el pre­su­pues­to pa­ra la pe­lí­cu­la: 5.702.153 dó­la­res.

Más de 91.000 per­so­nas de 21 paí­ses (Ale­ma­nia, Aus­tra­lia, Aus­tria, Bél­gi­ca, Bra­sil, Ca­na­dá, Di­na­mar­ca, Es­pa­ña, Fin­lan­dia, Fran­cia, Ir­lan­da, Ita­lia, Lu­xem­bur­go, Mé­xi­co, No­rue­ga, Nue­va Ze­lan­da, Sui­za, Sue­cia y Reino Uni­do) die­ron una me­dia de 62,26 dó­la­res por ca­be­za.

No a cam­bio de na­da. A par­tir de un dó­lar re­ci­bían no­ti­cias del pro­yec­to, a me­di­da que au­men­ta­ba la ci­fra en­tre­ga­da, el re­ga­lo (en su ma­yo­ría mer­chan­di­sing de la se­rie o la pe­lí­cu­la) se ha­cía más gran­de. Pe­ro lo in­tere­san­te lle­ga con las apor­ta­cio­nes de más de 175 dó­la­res. Los tres­cien­tos que su­pe­raron esa ci­fra ob­tu­vie­ron en­tra­das do­bles pa- ra el prees­treno en Los Án­ge­les, Nue­va York o Aus­tin (Te­xas). Si el nú­me­ro su­pe­ra­ba el mi­llar, los fans te­nían un per­so­na­je con el nom­bre que eli­gie­ran; y la per­so­na que do­nó la ci­fra más al­ta (10.000 dó­la­res) con­si­guió un cameo, con fra­se pa­ra los pro­ta­go­nis­tas in­clui­da. Todo es po­co pa­ra los marsh­ma­llows (mal­va­vis­cos en cas­te­llano, es el nom­bre que se da a los in­con­di­cio­na­les de Mars apro­ve­chan­do el jue­go de pa­la­bras en­tre el ape­lli­do de la pro­ta­go­nis­ta y el dul­ce: marsh­ma­llow).

¿Qué tie­ne que en­gan­cha? La sú­bi­ta can­ce­la­ción de­jó a Ve­ro­ni­ca a ma­las con Logan Echolls, el exa­mi­go y ex­no­vio con el que hu­bo tres tem­po­ra­das de pe­leas, mo­men­tos ro­mán­ti­cos, dra­mas fa­mi­lia­res (de am­bos) y rup­tu­ras de otras re­la­cio­nes pa­ra es­tar jun­tos. Los marsh­ma­llows que­rían un fi­nal fe­liz y lo han lo­gra­do. Los más de cin­co millones de dó­la­res re­cau­da­dos cum­pli­rán su sue­ño el pró­xi­mo 14 de mar­zo en los ci­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Apro­ve­chan­do el ti­rón y el pú­bli­co que la ru­bia de­tec­ti­ve pa­re­ce re­te­ner, la ca­de­na nor­te­ame­ri­ca­na CW ha de­ci­di­do ha­cer un spin-off uti­li­zan­do per­so­na­jes y lo­ca­li­za­cio­nes de Nep­tu­ne, la fic­ti­cia ciu­dad de Ca­li­for­nia don­de se desa­rro­lla­ba la se­rie. A es­te la­do del char­co, Divinity re­me­mo­ra des­de el prin­ci­pio las an­dan­zas ado­les­cen­tes de Mars a la ho­ra del desa­yuno. Y, por su­pues­to, la pe­lí­cu­la que se es­tre­na el pró­xi­mo mes.

El fe­nó­meno fan no es nue­vo. Tam­po­co lo son la fi­nan­cia­ción me­dian­te pe­que­ñas apor­ta­cio­nes de obras au­dio­vi­sua­les –en Es­pa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.