Ahí es­tá, por las ca­lles de Ma­drid

LA SE­RIE, PRO­TA­GO­NI­ZA­DA POR JOSH HO­LLO­WAY (‘PER­DI­DOS’), HA­BLA DE UN SU­PER­AGEN­TE CON UN CHIP EN SU CEREBRO QUE LE CO­NEC­TA DI­REC­TA­MEN­TE A IN­TER­NET

La Vanguardia - Vivir TV - - BENET I JORNET - SAL­VA­DOR LLOPART In­te­lli­gen­ce

ña la más fa­mo­sa es la pe­lí­cu­la El cos­mo­nau­ta–, o que una se­rie de te­le­vi­sión ate ca­bos suel­tos en la gran pan­ta­lla: ahí es­tá Se­xo en Nue­va York (la pe­lí­cu­la) pa­ra ates­ti­guar­lo. Lo que lla­ma la aten­ción en es­te pro­yec­to es el tiem­po: diez años des­de el es­treno, sie­te des­de la can­ce­la­ción, de una se­rie que ha­bía per­di­do la chis­pa en sus úl­ti­mos epi­so­dios.

Ala­ba­da por la crí­ti­ca en su mo­men­to, Ve­ro­ni­ca Mars no te­nía ni una tra­ma ni un guión bri­llan­tes, era pre­vi­si­ble y la ac­tua­ción no era tan bue­na. Triun­fó por la no­ve­do­sa per­so­na­li­dad de su pro­ta­go­nis­ta, ese sar­cas­mo de vie­jo de­tec­ti­ve de no­ve­la ne­gra uni­do a una ter­nu­ra ocul­ta.

Por­que Ve­ro­ni­ca no de­ja de ser una jo­ven que quie­re ser acep­ta­da. Las cir­cuns­tan­cias la con­vier­ten en una des­con­fia­da an­ti­so­cial: el ase­si­na­to de su me­jor ami­ga, el aban­dono de su no­vio, las bur­las de sus com­pa­ñe­ros y la fu­ga de su ma­dre. Pe­se a todo, ca­pí­tu­lo tras ca­pí­tu­lo el per­so­na­je cre­cía, evo­lu­cio­na­ba y se abría, pri­me­ro con su pa­dre, y des­pués con Logan.

Pre­ci­sa­men­te él es el cau­san­te de todo es­te lío. Pa­só de ser “el gi­li­po­llas” a “Él”: al­ma ge­me­la, ami­go, apo­yo, y me­te­pa­tas. Por eso vuel­ve Ve­ro­ni­ca al ins­ti­tu­to, pa­ra re­con­ci­liar­se con él en la reunión de an­ti­guos alum­nos.

En el fil­me Logan es­tá acu­sa­do del ase­si­na­to de su ex­no­via y pi­de ayu­da a Ve­ro­ni­ca. Ella –abo­ga­da, com­pro­me­ti­da y con una exis­ten­cia es­ta­ble en Nue­va York– lo de­ja todo y regresa a Nep­tu­ne, su odia­da ciu­dad na­tal, pa­ra re­sol­ver un úl­ti­mo ca­so.

Ve­ro­ni­ca Mars era una se­rie ado­les­cen­te, su pú­bli­co tam­bién. Am­bos han cre­ci­do. Am­bos tra­ba­jan, ga­nan di­ne­ro y gracias a ello han lo­gra­do el pri­mer lar­go­me­tra­je, ba­sa­do en una se­rie, fi­nan­cia­do úni­ca y ex­clu­si­va­men­te por los in­con­di­cio­na­les de la his­to­ria que nun­ca aca­bó. De In­te­lli­gen­ce, la se­rie que el pró­xi­mo lu­nes 10 de fe­bre­ro lle­ga a Fox y Fox Cri­me en ver­sión do­bla­da –don­de ya se emi­te su ver­sión ori­gi­nal–, ¿quie­ren ver un ca­pí­tu­lo cu­rio­so? ¿Cu­rio­so pa­ra no­so­tros, al me­nos? El ter­ce­ro, sin du­da. En el ca­pí­tu­lo en cues­tión Ga­briel Vaughn, su pro­ta­go­nis­ta –sin­gu­lar agen­te es­pe­cial un tan­to dís­co­lo e im­pre­vi­si­ble, co­nec­ta­do a in­ter­net y to­dos los re­cur­sos in­for­má­ti­cos ima­gi­na­bles me­dian­te un chip alo­ja­do en su cerebro–, ate­rri­za en Ma­drid pa­ra cap­tu­rar a cin­co eta­rras. Una cé­lu­la dur­mien­te, afir­ma. En la me­jor tra­di­ción yiha­dis­ta. Y pa­ra ilus­trar la apa­rien­cia de los te­rro­ris­tas en cues­tión, se mues­tran unas fo­tos de ti­pos con ras­gos ára­bes. Y se dan más re­fe­ren­cias: una agen­te de la CIA, por ejem­plo, ya fue des­ti­na­da a la ope­ra­ción por sus co­no­ci­mien­tos de chino man­da­rín...

Tal co­mo co­men­ta­ba al res­pec­to El Nor­te de Cas­ti­lla con afán iró­ni­co, el tal Ga­briel –per­so­na­je que mar­ca la vuel­ta a la te­le­vi­sión de Josh Ho­llo­way, el fa­mo­so Saw­yer de Per­di­dos– pue­de lle­var in­cor­po­ra­do de todo en su chip ce­re­bral, te­le­fo­nía mun­dial, ac­ce­so a los sa­té­li­tes de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes e in­clu­so, ya pues­tos, blue­tooth. Pe­ro tie­ne un de­fec­to: las fuen­tes de in­for­ma­ción que ma­ne­ja.

Más allá de la anéc­do­ta, la se­rie tie­ne otros de­fec­tos. Unos pri­me­ros ca­pí­tu­los di­sua­so­rios, ex­hi­bi­dos en Es­pa­ña por Fox Cri­me, ca­de­na que es­tá emi­tien­do la se­rie en ver­sión ori­gi­nal des­de la mis­ma se­ma­na en que arran­có en EE.UU. Los mis­mos que aho­ra vuel­ven do­bla­dos. El pri­me­ro de ellos –el pró­xi­mo lu­nes, co­mo ya se ha di­cho, a las 11 de la no­che– se emi­ti­rá de for­ma ex­cep­cio­nal, jun­to con el re­torno de The walking dead. Pe­ro In­te­lli­gen­ce ten­drá su emi­sión ha­bi­tual to­dos los jue­ves, a par­tir del 13 de fe­bre­ro, a eso de las diez de la no­che.

Has­ta aho­ra el gran va­lor de In­te­lli­gen­ce ha es­ta­do en su ca­pa­ci­dad de ilus­trar los via­jes de Ga­briel por la red, esa na­ve­ga­ción a tra­vés de la nu­be de da­tos que acu­mu­la en su ca­be­za. Se di­ría que, de mo­men­to, la se­rie se li­mi­ta a sa­car múscu­lo tec­no­ló­gi­co. Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta na­rra­ti­vo ha re­sul­ta­do más bien anémi­ca. Y sin em­bar­go, uno in­tu­ye mu­chas po­si­bi­li­da­des, co­mo se sue­le de­cir de los pisos ne­ce­si­ta­dos de re­for­mas, en la idea del agen­te or­de­na­dor: ese hom­bre bió­ni­co, a lo Six mi­llion do­llar man, atra­pa­do en un pa­sa­do del que sa­be­mos muy po­co. Pa­cien­cia, pues. Peor que lo de Ma­drid ya no pue­de ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.