Ga­la lo­gra­da

La Vanguardia - Vivir TV - - BENET I JORNET -

Las ga­las es­tán ca­si siem­pre en­ve­ne­na­das y aca­ban pa­ti­nan­do o de­rra­pan­do. No fue el ca­so de la úl­ti­ma ga­la de los pre­mios Gau­dí, que emi­tió BTV y re­emi­tió TV3 el pa­sa­do mar­tes, tras la fa­lli­da trans­mi­sión del do­min­go no­che a cau­sa de la huel­ga de los tra­ba­ja­do­res de TV3. Du­ró dos ho­ri­tas y po­co, y es­tu­vo la mar de bien.

Àn­gel Llà­cer ejer­ció de ani­ma­dor de la ga­la de mo­do im­pe­ca­ble, en el pun­to jus­to en­tre su his­trio­nis­mo im­pos­ta­do y su ta­len­to pa­ra en­tre­te­ner. Su ha­bi­li­dad pa­ra in­ter­pe­lar a los pre­sen­tes en el pa­tio de bu­ta­cas, su do­mi­nio de la es­ce­na y de su pro­pia voz pa­ra el can­to y la dic­ción mag­ne­ti­za- ron al pú­bli­co de la ga­la, en la sa­la y en casa: sir­vió un buen es­pec­tácu­lo te­le­vi­si­vo, ho­mo­lo­ga­ble a los de los me­jo­res show­men nor­te­ame­ri­ca­nos.

De to­dos mo­dos, la cum­bre del es­pec­tácu­lo la brin­dó el ci­neas­ta Al­bert Se­rra, con ma­qui­lla­je die­ci­oches­co, ros­tro em­pol­va­do, me­ji­llas y la­bios ru­bi­cun­dos y la al­ti­vez de quien no tie­ne mie­do a las con­se­cuen­cias de lo que di­ce: “Los ac­to­res, ¡a Guan­tá­na­mo!”. Se­rra es cohe­ren­te, no le gus­ta ro­dar con ac­to­res, lo ha­ce con pa­sa­vo­lan­tes y se que­da tan an­cho. El ac­tor, pa­ra Se­rra, en­car­na to­dos los vi­cios de lo tea­tra­li­za­do, to­dos los tics de lo fic­ti­cio y lo fin­gi­do, es la fal­se­dad co- mo ofi­cio, una men­ti­ra que se no­ta, una in­ter­fe­ren­cia mo­les­ta, un abu­so de la va­ni­dad. Le en­tien­do: pa­ra ser ac­tor hay que que­rer cu­rar­se de al­go que nos car­co­me a to­dos por den­tro. Se­rra no so­por­ta a los ac­to­res y lo di­ce. Y los ac­to­res no so­por­tan a Se­rra, pues les qui­ta el pan de la bo­ca. Pe­ro al ha­cer apre­cio de lo que di­ce Se­rra –que es só­lo un par­ti­cu­lar, un di­rec­tor de pe­lí­cu­las, y mi­no­ri­ta­rio y ra­ri­to–, los ac­to­res que se ofen­den es­tán dán­do­le la ra­zón: en vez de ser tan pi­ca­jo­sos y es­ti­ra­dos, de­be­rían reír­le la gra­cia, ¡y a otra co­sa!, sin res­pon­der­le so­lem­ne­men­te, co­mo si fue­se el pre­si­den­te de la Aca­de­mia de Ci­ne.

Me ale­gro, por otra par­te, del premio a la me­jor pro­duc­ción te­le­vi­si­va con­ce­di­do a Car­ta a Eva (di­ri­gi­da por Agus­tí Vi­lla­ron­ga y emi­ti­da el año pa­sa­do por TVE), una mi­ni­se­rie mag­ní­fi­ca que re­cons­tru­ye con ve­ro­si­mi­li­tud y es­plén­di­do re­par­to de ac­to­res la vi­si­ta de Evi­ta Pe­rón a la Es­pa­ña fran­quis­ta, con una bri­llan­te y di­ver­ti­da re­crea­ción de la re­la­ción en­tre Car­men Po­lo (cons­pi­cua urra­ca de co­lla­res en las jo­ye­rías de Ma­drid) y su ma­ri­do dic­ta­dor, dig­nos de Es­ce­nas de ma­tri­mo­nio, así co­mo de la re­la­ción en el seno del ma­tri­mo­nio Pe­rón. La dis­fru­té mu­cho al ver­la, y ha si­do un gus­to ver­la re­co­no­ci­da.

Un fa­llo de la ga­la fue la ani­mo­si­dad de la presidenta de la Aca­dè­mia del Ci­ne­ma Ca­ta­là, Iso­na Pas­so­la, con­tra los tra­ba­ja­do­res en huel­ga de TV3: aun­que per­ju­di­ca­se la ga­la, po­dría ha­ber ex­pre­sa­do su que­ja de mo­do más con­ci­lia­dor y me­nos be­li­ge­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.