La gra­cia de ha­blar so­lo

LA ‘STAND UP CO­MEDY’ LLE­GÓ A ES­PA­ÑA CUA­REN­TA AÑOS TAR­DE PE­RO HOY ES LA PRIN­CI­PAL CAN­TE­RA DE NUE­VOS CÓ­MI­COS, PRE­SEN­TA­DO­RES E IN­CLU­SO AC­TO­RES

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - PE­DRO VALLÍN Ma­drid

Cuan­do ha­ce un mes TVE es­tre­na­ba Se ha­ce sa­ber, co­mo nue­vo pro­gra­ma de humor de la no­che de los vier­nes, sus­ti­tu­yen­do a La ho­ra de Jo­sé Mo­ta –que se fue a Telecinco–, a su vez su­ce­sor de los lon­ge­vos pro­gra­mas de Cruz y Ra­ya (más de 15 años en an­te­na con dis­tin­tos for­ma­tos), se es­ta­ba pro­du­cien­do una su­til rup­tu­ra, un sig­ni­fi­ca­ti­vo cam­bio de tra­di­ción hu­mo­rís­ti­ca. Por­que Cruz y Ra­ya, co­mo Los Mo­ran­cos y, re­mon­tán­do­nos un po­co más, los mis­mos Mar­tes y Tre­ce, pro­ce­dían de la fe­cun­da es­cue­la hu­mo­rís­ti­ca del imi­ta­dor, que po­co a po­co fue trans­for­mán­do­se ha­cia for­mas más so­fis­ti­ca­das del gag y, fi­nal­men­te, ha­cia la crea­ción de per­so­na­jes pro­pios que, a la pos­tre, no eran sino una ca­ri­ca­tu­ra de ti­po­lo­gías más o me­nos ob­vias del cos­tum­bris­mo español.

Y aun­que el for­ma­to de Se ha­ce sa­ber es exac­ta­men­te ese, el del cos­tum­bris­mo so­ca­rrón –su humor, cal­cu­la­da­men­te am­bi­guo, pue­de pa­sar tan­to por una ele­gía al español más car­pe­to­ve­tó­ni­co y reac­cio­na­rio co­mo por una co­rro­si­va de­nun­cia de esa con­di­ción xe­nó­fo­ba e ig­no­ran­te que an­te­po­ne la tra­di­ción a cual­quier in­flu­jo del pro­gre­so o de más allá de nues­tras fron­te­ras–, cual si fue­ra una con­ti­nua­ción na­tu­ral del humor de Jo­sé Mo­ta, lo re­le­van­te al ca­so es la pro­ce­den­cia de sus ac­to­res: Go­yo Ji­mé­nez, Leo Har­lem, Agustín Ji­mé­nez, Iña­ki Urrutia, Ig­na­tius Fa­rray..., to­dos ellos bre­ga­dos en la stand up co­medy o, di­cho de otro

HAS­TA HA­CE APE­NAS QUIN­CE AÑOS, LAS FOR­MAS HE­GE­MÓ­NI­CAS DEL HUMOR EN ES­PA­ÑA ERAN EL IMI­TA­DOR Y EL CUEN­TA­CHIS­TES, PE­RO HOY ES­TÁN CA­SI DES­APA­RE­CI­DOS

mo­do, for­ma­dos co­mo mo­no­lo­guis­tas.

La stand up co­medy, que se desa­rro­lló en Es­ta­dos Uni­dos a par­tir de los años cin­cuen­ta co­mo for­ma he­ge­mó­ni­ca de humor –Jack Benny, Bob Ho­pe, Billy Cris­tal, Ste­ve Mar­tin, Ri­chard Pr­yor, Ed­die Murphy, Ro­bin Wi­lliams, Ch­ris Rock... la nó­mi­na de ilus­tres mo­no­lo­guis­tas es inaca­ba­ble–, tar­dó me­dio si­glo en lle­gar a Es­pa­ña, al me­nos en su for­ma con­ven­cio­nal, si no te­ne­mos en cuen­ta la hon­ro­sa ex­cep­ción que era Mi­guel Gi­la. Aun­que des­de los años ochen­ta exis­tían for­mu­la­cio­nes hu­mo­rís­ti­cas ale­ja­das del con­ta­dor de chis­tes y el imi­ta­dor y de al­gu­na ma­ne­ra em­pa­ren­ta­das con el mo­no­lo­guis­mo es­ta­dou­ni­den­se –có­mi­cos co­mo Pe­dro Re­yes o Fae­mino y Can­sa­do prac­ti­ca­ban una for­ma de stand up co­medy su­rreal–, lo cier­to es que el mo­nó­lo­go pro­pia­men­te di­cho ape­nas apa­re­cía en los cir­cui­tos noc­tám­bu­los y ca­ba­re­te­ros es­pa­ño­les, ca­si siem­pre en for­mu­la­cio­nes hí­bri­das que mez­cla­ban trans­for­mis­mo o imi­ta­cio­nes con el mo­nó­lo­go.

Fue en 1999 cuan­do co­men­za­ron, ca­si a la vez, dos pro­gra­mas de­di­ca­dos a la for­ma más pu­ra de mo­nó­lo­gos, am­bos en ca­de­nas de pa­go: El club de la co­me­dia, en Ca­nal+ –pos­te­rior­men­te emi­ti­do tam­bién por Telecinco, La Pri­me­ra, An­te­na 3 y La Sex­ta–, y Nue­vos có­mi­cos, en Pa­ra­mount Co­medy. Am­bos pro­gra­mas, ade­más de lan­zar a no­ví­si­mos va­lo­res del humor, tam­bién sir­vie­ron pa­ra des­cu­brir una fa­ce­ta des­co­no­ci­da en ac­to­res cu­yo ta­len­to pa­ra la co­me­dia en vi­vo era des­co­no­ci­do, ca­so de

Qui­que San Fran­cis­co, Nan­cho No­vo o Ga­bino Die­go. Los tres aca­ba­ron reorien­tán­do­se ha­cia pro­duc­cio­nes tea­tra­les que se apo­ya­ban en es­te for­ma­to de co­me­dia en pri­me­ra per­so­na.

Tan­to el pro­gra­ma de Ca­nal + co­mo el de Pa­ra­mount Co­medy pu­sie­ron es­pe­cial cui­da­do en des­cu­brir nue­vos va­lo­res, en el pri­mer ca­so a tra­vés de un con­cur­so anual, en el se­gun­do, bus­can­do por to­do el país nue­vas vo­ces que acer­car a su mi­cró­fono. De esas pes­qui­sas pro­ce­den mo­no­lo­guis­tas co­mo Luis Pie­drahi­ta, Que­qué, Go­yo Ji­mé­nez, Eva Ha­che, Ri­car­do Cas­te­lla, Án­gel Mar­tín, Eduar­do Aldán, Da­ni Ro­vi­ra, Da­ni Ma­teo o Pa­tri­cia Con­de, con­ver­ti­dos lue­go en pre­sen­ta­do­res de to­do ti­po de pro­gra­mas de humor y ac- tua­li­dad, guio­nis­tas o có­mi­cos en las dis­tin­tas ca­de­nas ge­ne­ra­lis­tas. Un ca­so si­mi­lar es el de Pablo Mo­tos, hoy al fren­te del exi­to­so El hor­mi­gue­ro, que trabajó co­mo guio­nis­ta de mo­nó­lo­gos y lue­go coor­di­na­dor de guio­nes pa­ra El club de la co­me­dia, an­tes de dar el pa­so de de­fen­der sus pro­pios tex­tos an­te el mi­cro, y cu­ya pues­ta de lar­go fue ac­tuan­do co­mo te­lo­ne­ro en la pri­me­ra gi­ra teatral de La vi­da se­gún San Fran­cis­co, es­pec­tácu­lo de Qui­que San Fran­cis­co que reunía sus mo­nó­lo­gos del pro­gra­ma de Ca­nal +.

La pe­ne­tra­ción pau­la­ti­na de los mo­nó­lo­gos a tra­vés de las pla­ta­for­mas de te­le­vi­sión de pa­go dio lu­gar a in­ten­tos di­ver­sos de ex­plo­tar la fór­mu­la en abier­to, co­mo la ver­sión de El club de la co­me­dia que con­du­ce Eva Ha­che en La Sex­ta o

AL­GU­NOS AC­TO­RES, CO­MO QUI­QUE SAN FRAN­CIS­CO, GA­BINO DIE­GO O NAN­CHO NO­VO REORIEN­TA­RON SUS CA­RRE­RAS TEA­TRA­LES A RAÍZ DEL ÉXI­TO DE SUS MO­NÓ­LO­GOS

su ver­sión en cla­ve de con­cur­so de fa­mo­sos, tam­bién en La Sex­ta y ti­tu­la­da El club de Flo, en alu­sión a su pre­sen­ta­dor, Flo­ren­tino Fer­nán­dez, in­vi­ta­do ha­bi­tual de El club de la co­me­dia des­de sus ini­cios en 1999.

Por otra vía, lle­gó al mis­mo for­ma­to el pe­rio­dis­ta An­dreu Bue­na­fuen­te. Fue so­bre to­do a par­tir de que abra­zó el for­ma­to es­ta­dou­ni­den­se del la­te night con La co­sa nostra (1999) y La co­sa nostra (2002), en TV3, y lue­go Bue­na­fuen­te (2004) en An­te­na 3 y la Sex­ta –hoy re­co­bra­do con En el ai­re (2013)–. Bue­na­fuen­te prologa sus pro­gra­mas con un mo­nó­lo­go de ac­tua­li­dad que en su for­ma­to y humor es, por su na­tu­ra­le­za deu­do­ra de la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se, una ver­sión or­to­do­xa del stand up co­medy. Su co­la­bo­ra­dor más exi­to­so, Ber­to Ro­me­ro, que lle­gó a sus­ti­tuir a Bue­na­fuen­te en pe­rio­dos va­ca­cio­na­les, tam­bién par­ti­ci­pó jun­to a es­te y otros co­la­bo­ra­do­res ha­bi­tua­les, co­mo Jo­sé Cor­ba­cho o Jor­di Évo­le –hoy prin­ci­pal pe­rio­dis­ta político de la te­le­vi­sión en Es­pa­ña y pro­ce­den­te del equi­po de guio­nis­tas de Bue­na­fuen­te–, en pro­duc­cio­nes tea­tra­les co­mo Te­rrat Pack, que des­can­sa­ban so­bre el es­que­ma del mo­nó­lo­go de humor.

Hoy, no só­lo los mo­nó­lo­gos son la más im­por­tan­te can­te­ra de guio­nis­tas, pre­sen­ta­do­res y có­mi­cos, sino que hay un buen pu­ña­do de ac­to­res de ci­ne y te­le­vi­sión bre­ga­dos en es­tos shows en pri­me­ra per­so­na. Una es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción y es­cri­tu­ra cu­ya po­ten­cia des­can­sa en su ri­gu­ro­so mi­ni­ma­lis­mo, sin ata­vío ni de­co­ra­do, y que ya ha alum­bra­do so­fis­ti­ca­das no­ve­da­des co­mo el Ul­tras­how de Mi­guel No­gue­ra, apues­ta de no-humor tan in­có­mo­da co­mo des­ca­cha­rran­te.

Bri­llan­te can­te­ra. No es fá­cil ser mo­no­lo­guis­ta en un es­ce­na­rio. De ahí que sus vir­tu­des có­mi­cas les ha­yan va­li­do pa­ra ca­ta­pul­tar sus ca­rre­ras de ac­to­res y pre­sen­ta­do­res, co­mo es el ca­so de Pa­tri­cia Con­de (lá­ti­go de Telecinco en ‘Sé lo que hi­cis­teis...’ y aho­ra re­cién fi­cha­da por Cua­tro, de Me­dia­set), Pablo Mo­tos, Ber­to Ro­me­ro, Da­ni Ma­teo, An­dreu Bue­na­fuen­te, Car­los Are­ces y Eva Ha­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.