Lá­gri­mas mu­si­ca­les

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - Ser­gi Pà­mies

Los ni­ños de La Voz Kids (Te­le 5) son una ver­sión ac­tua­li­za­da de Shir­ley Tem­ple, cria­tu­ras pro­di­gio­sas con una in­con­ti­nen­cia de ta­len­to que la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo apro­ve­cha. ¿Es ex­plo­ta­ción in­fan­til? No, por­que, a di­fe­ren­cia de los ni­ños ex­plo­ta­dos en só­ta­nos, obli­ga­dos a co­ser ro­pa pi­ra­ta, los con­cur­san­tes de La Voz pa­re­cen fe­li­ces de ex­hi­bir­se y se con­mue­ven con una na­tu­ra­li­dad que, en reali­dad, no es tan es­pon­tá­nea co­mo po­dría pa­re­cer, ya que imi­ta la idea de emo­ción que la te­le­vi­sión ha con­ver­ti­do en có­di­go universal. La ver­sión in­fan­til de La Voz me­jo­ra las vir­tu­des del for­ma­to adul­to. Fac­tu­ra bri­llan­te y una su­ce­sión de es­tí­mu­los la­cri­mó­ge­nos que, am­pa­ra­dos por la coar­ta­da mu­si­cal, cons­tru­yen un es­pec­tácu­lo que ha­ce evo­lu­cio­nar clá­si­cos an­te­rio­res. Si nos re­mon­ta­mos has­ta la prehis­to­ria y re­cu­pe­ra­mos la ver­sión in­fan­til de Llu­via de es­tre­llas, ob­ser­va­re­mos que los con­cur­san­tes iban dis­fra­za­dos del ar­tis­ta al cual imi­ta­ban (co­mo en Tu ca­ra me sue­na) y que el pa­pel de los pa­dres, en­fo­ca­dos de ma­ne­ra tes­ti­mo­nial, no era tan re­le­van­te co­mo lo es aho­ra. Lo más fas­ci­nan­te de La Voz es la ha­bi­ta­ción-re­fu­gio ató­mi­co des­de la cual el pre­sen­ta­dor Je­sús Váz­quez y la fa­mi­lia del con­cur­san­te si­guen la ac­tua­ción. De pie, his­té­ri­cos, llo­ran­do, ges­ti­cu­lan­do y gri­tan­do co­mo ado­les­cen­tes hi­per­hor­mo­na­dos o hoo­li­gans pa­sa­dos de cer­ve­za, in­ca­pa­ces de com­por­tar­se de un mo­do ra­cio­nal, se trans­for­man en el es­pe­jo emo­cio­nal de la ac­tua­ción. La di­men­sión dra­má­ti­ca de es­ta guar­ni­ción

LOS ‘COACH’ ES­CU­CHAN LA AC­TUA­CIÓN Y TIE­NEN QUE MOS­TRAR­SE EX­PRE­SI­VOS Y EM­PÁ­TI­COS Y EXA­GE­RAR SU AD­MI­RA­CIÓN HAS­TA LÍ­MI­TES GRO­TES­COS

es tan efi­caz que a ve­ces su­pera el pro­to­co­lo de la ac­tua­ción y obli­ga a to­dos los ac­to­res de la obra a en­fa­ti­zar sus emo­cio­nes has­ta lí­mi­tes gro­tes­cos. Los coach es­cu­chan la ac­tua­ción y tie­nen que mos­trar­se ex­pre­si­vos y em­pá­ti­cos y exa­ge­rar su ad­mi­ra­ción. Y en la ha­bi­ta­ción del pá­ni­co los fa­mi­lia­res lle­gan a ni­ve­les de pa­ro­xis­mo que im­pe­di­rían la pre­sen­cia de unos fa­mi­lia­res la­có­ni­cos (Bus­ter Kea­ton no hu­bie­ra po­di­do acom­pa­ñar a sus hi­jos o a sus nie­tos por­que nun­ca se le ha­bría ocu­rri­do abra­zar vo­raz y obs­ce­na­men­te a Váz­quez). La ac­ti­tud de los fa­mi­lia­res, es­pon­tá­nea o in­du­ci­da, es un sín­to­ma de las ex­pec­ta­ti­vas de­li­ran­tes y de una de­vo­ción en­fer­mi­za al éxi­to y a la con­se­cu­ción, pre­ma­tu­ra y te­me­ra­ria en el ca­so de los ni­ños, de los ob­je­ti­vos. Los pa­dres de Mas­ters chef ju­nior, en cam­bio, eran más con­te­ni­dos y, en ám­bi­tos co­mo el de­por­te, hay ejem­plos de fa­mi­lia­res que mar­can una pau­ta con­tra­ria. To­ni Na­dal, el en­tre­na­dor del gran Ra­fa Na­dal, siem­pre tie­ne una ac­ti­tud de con­ten­ción crí­ti­ca, co­mo si se con­cen­tra­ra mu­cho más en de­tec­tar los erro­res del te­nis­ta que en es­po­lear sus acier­tos. En La Voz Kids, es­ta ac­ti­tud se­ría con­si­de­ra­da un sa­bo­ta­je, un obs­tácu­lo pa­ra man­te­ner es­ta con­cep­ción, la­cri­mó­ge­na y exi­to­sa, del es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.