(par­te 2)

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV -

mas Hou­se of Cards es una se­rie con­ven­cio­nal. No es una pe­lí­cu­la de tre­ce ho­ras, co­mo a ve­ces ha­cen en­tre­ver sus res­pon­sa­bles, y só­lo se dis­tin­gue por una dis­tri­bu­ción que in­ci­ta unos há­bi­tos de con­su­mo adap­ta­dos a los nue­vos tiem­pos y la con­fian­za de Net­flix, que apos­tó muy fuer­te y en­car­gó dos temporadas des­de un prin­ci­pio. Así Wi­lli­mon pu­do pla­ni­fi­car las tra­mas con an­te­la­ción, con la co­mo­di­dad de sa­ber que con­ti­nua­rían, y aban­do­nó al pú­bli­co cuan­do la se­rie es­ta­ba en su pun­to más ál­gi­do. Aquí es don­de re­co­ge el tes­ti­go la nue­va tem­po­ra­da. Frank cree te­ner to­da la si­tua­ción bajo con­trol tras ma­ni­pu­lar al con­gre­sis­ta Pe­ter Rus­so has­ta ex­tre­mos ma­ca­bros. Aho­ra, se­gún pa­re­ce, tie­ne otro tí­te­re, una re­pre­sen­tan­te po­lí­ti­ca in­ter­pre­ta­da por Molly Par­ker ( Dead­wood) a la que quie­re con­ver­tir en su su­ce­so­ra. Ella es atrac­ti­va, com­par­te su vi­sión prag­má­ti­ca de la po­lí­ti­ca y es­tá dis­pues­ta a ali­near­se con él. Pe­ro, ¿cuán­to tiem­po du­ra­rá es­ta fal­sa tran­qui­li­dad? So­bre to­do por­que Zoey, su aman­te, que es pe­rio­dis­ta, hue­le a po­dri­do y só­lo es cues­tión de tiem­po que si­ga el ras­tro que de­jó su úl­ti­ma y

ES IN­TERE­SAN­TE SU FA­CE­TA EXTRATELEVISIVA, UNA SE­RIE PEN­SA­DA PA­RA AMOL­DAR­SE A LAS NE­CE­SI­DA­DES DEL ES­PEC­TA­DOR, QUE PA­SA DE HO­RA­RIOS

más vo­raz ma­nio­bra po­lí­ti­ca. ¿Se­rá una de ellas dos quien ame­na­ce con de­rri­bar el cas­ti­llo de nai­pes del tí­tu­lo? Por­que, por más que Ke­vin Spa­cey dis­fru­te de­rro­chan­do ci­nis­mo, Hou­se of Cards tie­ne una cuen­ta pen­dien­te: en­con­trar un ad­ver­sa­rio a la al­tu­ra del pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.