Pe­ro ¿quién ga­na?

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - Fran­cesc Puig

En las gue­rras sue­le ha­ber ven­ce­do­res y ven­ci­dos, pe­ro ¿quién ga­na en la gue­rra de la con­tra­pro­gra­ma­ción? El te­les­pec­ta­dor por su­pues­to que no: es la pri­me­ra víc­ti­ma al ver­se obli­ga­do a ele­gir en­tre dos pro­duc­tos que, ge­ne­ral­men­te, van di­ri­gi­dos a un mis­mo seg­men­to de pú­bli­co. Can­sa­do de es­tas es­tra­te­gias, ca­da vez más, el te­les­pec­ta­dor pre­fie­re pro­gra­mar­se su ocio te­le­vi­si­vo re­cu­rrien­do a in­ter­net, ya sea a tra­vés de la te­le­vi­sión a la car­ta o de las des­car­gas (le­ga­les o no). Es de­cir, que la te­le con­ven­cio­nal tam­bién pier­de.

Quie­nes tam­po­co ga­nan son las pro­duc­to­ras. En al­gu­nos ca­sos, una pro­duc­to­ra pue­de lle­gar in­clu­so a com­pe­tir con­tra ella mis­ma, cuan­do dos de sus se­ries o pro­gra­mas de­ben en­fren­tar­se en el mis­mo ho­ra­rio. Y si la lu­cha es en­tre pro­duc­to­ras ri­va­les, tam­bién pier­de la in­dus­tria te­le­vi­si­va del país por­que un buen pro­duc­to, bien fac­tu­ra­do, con un guion ori­gi­nal y con un equi­po hu­mano de­trás, pue­de ir­se al ga­re­te por cul­pa de una con­tra­pro­gra­ma­ción que bus­ca más tor­pe­dear al con­tra­rio que fa­vo­re­cer sus pro­pios pro­gra­mas.

Y de los dos es­pa­cios con­tra­pro­gra- ma­dos (siem­pre que sean pro­duc­tos de más de una emi­sión co­mo se­ries y pro­gra­mas de en­tre­te­ni­mien­to, y no pe­lí­cu­las o even­tos de­por­ti­vos), el que ten­ga me­nos au­dien­cia tam­bién va a per­der en pri­me­ra ins­tan­cia. Pe­ro no só­lo eso: el teó­ri­co ga­na­dor de la ba­ta­lla em­pie­za su an­da­du­ra te­le­vi­si­va con me­nos es­pec­ta­do­res de los po­ten­cial­men­te pre­vis­tos por la du­ra com­pe­ten­cia. Y ade­más, na­da le ga­ran­ti­za que sea víc­ti­ma en el fu­tu­ro de otra con­tra­pro­gra­ma­ción. Las ca­de­nas ri­va­les de­rro­ta­das no ol­vi­dan...

Más sec­to­res per­ju­di­ca­dos. Los anun­cian­tes, por­que no pue­den con­tro­lar el con­tex­to de su pu­bli­ci­dad, aun­que eli­jan la fran­ja ho­ra­ria de su emi­sión. Y las re­vis­tas y su­ple­men­tos es­pe­cia­li­za­dos, co­mo es­te que tie­ne en sus ma­nos, por­que ven obs­ta­cu­li­za­do su tra­ba­jo a cau­sa de los cambios que las ca­de­nas ha­cen has­ta el úl­ti­mo mo­men­to.

Y en el col­mo del des­pro­pó­si­to, tam­po­co ga­nan las pro­pias ca­de­nas de te­le­vi­sión, al des­per­di­ciar el po­ten­cial de una pla­ni­fi­ca­ción de la pa­rri­lla que les per­mi­ti­ría fi­de­li­zar es­pec­ta­do­res y anun­cian­tes. Con es­tas es­tra­ta­ge­mas, im­pi­den que mu­chos es­pa­cios ten­gan tiem­po su­fi­cien­te pa­ra en­con­trar su au­dien­cia ade­cua­da.

En­ton­ces, si na­die ga­na, ¿por qué se si­gue con­tra­pro­gra­man­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.