Twit­ter­vi­sión y twit­ve­ros

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - Ser­gi Pà­mies

La ex­plo­sión par­ti­ci­pa­ti­va a tra­vés de Twit­ter pro­vo­ca­da por la emi­sión de Ope­ra­ción Pa­la­ce fue lo bas­tan­te espectacular co­mo pa­ra ana­li­zar su on­da ex­pan­si­va. En es­te ca­so, la ne­ce­si­dad de com­par­tir opi­nio­nes y co­men­ta­rios na­ce de la es­tu­pe­fac­ción –pre­vis­ta con una es­tra­te­gia de­li­cio­sa­men­te per­ver­sa– pro­vo­ca­da por las pe­cu­lia­ri­da­des de la hi­pó­te­sis pro­pues­ta. Twit­ter no fue el úni­co me­dio que acom­pa­ñó la emi­sión. Los SMS y las lla­ma­das se mul­ti­pli­ca­ron, a ve­ces con en­tu­sias­mo pe­ro tam­bién por­que mu­cha gen­te ne­ce­si­tó com­par­tir emo­cio­nes, an­gus­tias, ga­nas de es­tran­gu­lar a Évo­le o es­pas­mos de un co­lap­so in­mi­nen­te.

Ha­cer com­pa­ti­ble la te­le­vi­sión y otras for­mas de co­mu­ni­ca­ción es una cos­tum­bre ca­da vez más ex­ten­di­da pe­ro que aún no es ma­yo­ri­ta­ria. Hay for­ma­tos que se pres­tan es­pe­cial­men­te a ello, co­mo el fes­ti­val de Eu­ro­vi­sión, los par­ti­dos de fút­bol, las en­tre­vis­tas a pre­si­den­tes de go­bierno o las ga­las de reali­ties la­cri­mó­ge­nos (por no ha­blar del de­ba­te de po­lí­ti­ca ge­ne­ral, que só­lo se pue­de so­por­tar si se com­par­te su alar­man­te me­dio­cri­dad dia­léc­ti­ca y po­lí­ti­ca). La pre­sen­cia de Twit­ter u otras for­mas de co­mu­ni­ca­ción si­mul­tá­nea, sin em­bar­go, tam­bién dis­per­sa la aten­ción. Aun­que mu­chas per­so­nas creen que son per­fec­ta­men­te ca­pa­ces de ha­cer dos co­sas a la vez, la aten­ción se ato­mi­za (aún más) y la per­cep­ción de lo que es­tás vien­do se mez­cla con el de­seo de com­par­tir co­men­ta­rios y ex­pec­ta­ti­vas de eco.

Tam­bién se pro­du­ce un fe­nó­meno de in­ter­fe­ren­cia que, hoy pa­ra hoy, es­tá des­con­tro­la­do. El mis­mo do­cu­men­tal Ope­ra­ción Pa­la­ce, vis­to con con­cen­tra­ción y sin vías de es­ca­pe, ofre­ce una di­ver­si­dad de ma­ti­ces y acier­tos de rea­li­za­ción y guion que se pier­den o di­lu­yen si es­tás pen­dien­te de com­par­tir las sen­sa­cio­nes más ob­vias y pier­des la flui­dez de su me­ca­nis­mo na­rra­ti­vo. Y es cu­rio­so que los

LA PRE­SEN­CIA DE TWIT­TER Y OTRAS FOR­MAS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN SI­MUL­TÁ­NEA TAM­BIÉN DIS­PER­SA LA ATEN­CIÓN Y DI­LU­YE LA PER­CEP­CIÓN DE LO VIS­TO

que tan­to se es­can­da­li­zan cuan­do se co­men­ta el desen­la­ce de una se­rie (“¡ Spoi­ler!”, vo­ci­fe­ran co­mo si les aca­ba­ra de mor­der un mons­truo pre­di­lu­viano, im­po­nien­do cri­te­rios de si­len­cio con unas ín­fu­las de nue­vo ri­co que con­tra­di­cen la an­ces­tral y po­pu­lar tra­di­ción del aven­tis) no ten­gan nin­gún pro­ble­ma a la ho­ra de re­ven­tar la trans­gre­sión es­truc­tu­ral de un fal­so do­cu­men­tal o com­par­tir ele­men­tos que dis­tor­sio­nan la per­cep­ción de un pro­gra­ma. Por suer­te, la prác­ti­ca nos ayu­da­rá a au­to­rre­gu­lar­nos y, si aún no nos he­mos vuel­to lo­cos del to­do, aca­ba­re­mos de­ci­dien­do qué pro­gra­mas re­quie­ren de un apo­yo in­ter­ac­ti­vo de co­men­ta­rios y cuá­les me­re­cen el si­len­cio y la in­ti­mi­dad de una con­cen­tra­ción ple­na y ex­clu­si­va. Sin em­bar­go, ob­ser­van­do la com­pul­sión di­gi­tal de mu­chos tui­te­ros, a me­nu­do pa­re­ce que la te­le­vi­sión es un pre­tex­to –uno más– pa­ra no in­te­rrum­pir su vi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.