Res­ca­ta­dos del ol­vi­do

RE­CO­NO­CER CA­RAS AN­TES PO­PU­LA­RES EN AC­TO­RES DE LA TE­LE AC­TUAL ES UN BUEN EJER­CI­CIO DE ME­MO­RIA RE­CO­MEN­DA­DO PA­RA NEU­RÓ­TI­COS DE LA FI­SO­NO­MÍA

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - AU­RO­RA SE­GU­RA

Las per­so­nas que no pue­den des­can­sar has­ta no ave­ri­guar de qué les sue­na una ca­ra, tie­nen to­do un re­to en las se­ries de te­le­vi­sión ac­tua­les. Apa­re­cen co­mo pro­ta­go­nis­tas unas ve­ces, pe­ro las más co­mo se­cun­da­rios o sim­ples ex­tras, en dos o tres ca­pí­tu­los, vie­jas glo­rias –o no tan­to– del ci­ne y la te­le­vi­sión que un sal­to de vein­ti­cin­co o trein­ta años ha­ce ca­si irre­co­no­ci­bles.

Por­que los buenos fi­so­no­mis­tas, y los que ha­cen del re­co­no­ci­mien­to fa­cial una cues­tión de dig­ni­dad, po­drán de­tec­tar ras­gos que les re­sul­ten fa­mi­lia­res en per­so­na­jes de se­ries co­mo Castle, El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca, El men­ta­lis­ta, o cual­quie­ra de los CSI. Des­cu­brir a quié­nes co­rres­pon­den ya no es tan fá­cil fian­do la ta­rea só­lo al re­cuer­do, que pue­de ser muy va­go des­pués de tan­to tiem­po. Pa­ra quie­nes no so­por­tan ho­ras y ho­ras re­bus­can­do en­tre sus neu­ro­nas y son in­ca­pa­ces de ol­vi­dar­se del asun­to, Goo­gle les so­lu­cio­na­rá el pro­ble­ma en mi­nu­tos. Bas­ta con re­bus­car en­tre los re­par­tos de las se­ries pa­ra ave­ri­guar­lo. Pe­ro tam­bién pue­den in­sis­tir con su ca­be­za, por­que se tra­ta de una bue­na ma­ne­ra de ejer­ci­tar la me­mo­ria.

En un ca­pí­tu­lo re­cien­te de la ver­sión ac­tual de Ha­wai 5.0 (se emi­te en Fox y Cua­tro) apa­re­cía un an­ciano, ju­bi­la­do de la vi­da de­lic­ti­va, o eso que­ría apa­ren­tar, que des­per­tó la cu­rio­si­dad de quien es­cri­be. Ha­bía al­go re­co­no­ci­ble en su ros­tro, pe­ro ¿có­mo de­tec­tar al cas­ca­rra­bias y ho­nes­to pe­rio­dis­ta Lou Grant en las vie­jas fac­cio­nes del ac­tor Ed As­ner, más de trein­ta años des­pués de que de­ja­ra de emi­tir­se la mí­ti­ca se­rie? Cuan­do se es­tre­nó, en 1977, le fal­ta­ban un par de años pa­ra cum­plir los 50, y aun­que ya no te­nía las fac­cio­nes de un jo­ven­ci­to, a los 85 los ras­gos de la ve­jez Tho­mas no to­mó el rumbo que ha­cía pre­sa­giar el cla­mo­ro­so éxi­to de la pe­lí­cu­la de Ste­ven Spiel­berg y su en­tra­ña­ble per­so­na­je. Fue tram­pean­do en pa­pe­les se­cun­da­rios en pe­lí­cu­las pa­ra te­le­vi­sión y al­gu­na de ci­ne, en­tre las más co­no­ci­das Le­yen­das de pa­sión o Gangs of New York. On­ce años te­nía cuan­do se es­tre­nó E.T. y con 43 ha par­ti­ci­pa­do úl­ti­ma­men­te en El men­ta­lis­ta, co­mo her­mano de la agen­te Lis­bo­ne, y en di­ver­sos ca­pí­tu­los de CSI, don­de ya no es tan bueno y sim­pá­ti­co.

Y sin sa­lir del mun­do in­fan­til, o ado­les­cen­te, hay un ca­so más di­fí­cil de de­tec­tar por­que ha si­do más re­co­no­ci­do con su per­so­na­je adul­to. Pe­ro an­tes de trans­for­mar­se en el atrac­ti­vo ci­ru­jano plás­ti­co de Anato­mía de Grey, Eric Da­ne fue un ha­bi­tual de se­ries con ado­les­cen­tes, co­mo Sal­va­dos por la cam­pa­na, Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos años o Ro­sean­ne, que se emi­tían en Es­pa­ña en los ochen­ta y no­ven­ta.

Uno de los ca­sos más sor­pren­den­tes es qui­zás el de Stoc­kard Chan­ning. Pue­de que el nom­bre no les di­ga mu­cho si no son neu­ró­ti­cos de los se­cun­da­rios. Pe­ro se re­cuer­da su pa­pel en Grea­se, la pe­lí­cu­la que en­cum­bró a John Tra­vol­ta y Oli­via New­ton-John. Ella era la lí­der de las “da­mas ro­sa”, la dís­co­la del gru­po, la que se en­fren­ta­ba a to­do y a to­dos por de­fen­der a sus ami­gas. Y fue tam­bién la es­po­sa del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos (Mar­tin Sheen) en la se­rie po­lí­ti­ca El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca has­ta 2006. Aun­que la mi­ra­da tra­vie­sa que ex­hi­bía en Grea­se se de­tec­ta­ba en su pa­pel, más dra­má­ti­co, más de tres dé­ca­das des­pués de ha­ber in­ter­pre­ta­do a Riz­zo en el mu­si­cal. Tras con­cluir su par­ti­ci­pa­ción en la se­rie en 2006, aho­ra ha­ce de ma­dre de Ali­cia Flo­rrick (Ju­lian­na Mar­gu­lies) en The good wi­fe.

Más pro­ta­go­nis­mo tie­ne otra pro­ge­ni­to­ra, la de Castle (Susan

HENRY THO­MAS TE­NÍA 11 AÑOS CUAN­DO SE ES­TRE­NÓ EN ‘E.T.’, Y CON 43 APE­NAS SE LE RE­CO­NO­CE EN SE­RIES, CO­MO EN DI­VER­SOS CA­PÍ­TU­LOS DE ‘EL MEN­TA­LIS­TA’ O ‘CSI’

se han mul­ti­pli­ca­do in­fi­ni­ta­men­te. Pe­ro aún con­ser­va el vi­gor, y el fi­nal del ca­pí­tu­lo en cues­tión, don­de el an­ciano no es­ta­ba tan ju­bi­la­do co­mo fin­gía, pre­su­po­ne, au­gu­ra pró­xi­mas apa­ri­cio­nes de Ed As­ner en esa pro­duc­ción.

¿Qué ocu­rre cuan­do el per­so­na­je en cues­tión só­lo era un ni­ño cuan­do se po­pu­la­ri­zó su ca­ra?

TRAS DÉ­CA­DAS DES­APA­RE­CI­DO, ED AS­NER, EL EN­TRA­ÑA­BLE LOU GRANT, PAR­TI­CI­PA EN ‘HA­WAI 5.0’ CO­MO DE­LIN­CUEN­TE SU­PUES­TA­MEN­TE JU­BI­LA­DO

Siem­pre hay al­go en la mi­ra­da, en la son­ri­sa, que po­ne en fun­cio­na­mien­to el me­ca­nis­mo men­tal. ¿Quién no re­cuer­da al can­do­ro­so Elliot, que emo­cio­nó a me­dio mun­do en su pa­pel de ami­go de E.T.? Pues du­ran­te años ca­si na­die, ya que la ca­rre­ra de Henry

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.