Évo­le y la cre­di­bi­li­dad

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV -

le, por sus ami­gui­tos Ga­bi­lon­do, Verstryn­ge, Óne­ga...). Es­tos te­les­pec­ta­do­res con­fia­ban en que el gran Évo­le les des­ve­la­ría no sé qué ver­dad ocul­ta so­bre el 23-F, sa­li­va­ban de pla­cer an­te la in­mi­nen­cia del se­cre­to des­ve­la­do, de una nue­va luz, una nue­va ver­dad..., y al fi­nal to­do re­sul­tó ser un jue­go de fo­llo­ne­ro pa­ra to­car­les los ca­ta­pli­nes, tea­tro del bueno, una co­ña muy bien ser­vi­da, ur­di­da con to­dos los vi­sos de ve­ro­si­mi­li­tud (aun­que las alu­sio­nes a Flo­tats y a Sum­mers la agrie­ta­sen). ¿Y pa­ra ese via­je tan­tas al­for­jas de ilu­sión? ¿Só­lo pa­ra in­vi­tar­nos a una re­fle­xión so­bre lo fá­cil que es en­re­dar­nos? ¡Pe­ro si eso ya lo sa­bía­mos! Des­con­ta­mos que nos en­re­dan des­de los anun­cios al horóscopo, pa­san­do por la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca, pe­ro don­de jus­ta­men­te sus­pen­día­mos un ra­ti­to nues­tra in­cre­du­li­dad era en el es­pa­cio de Jor­di Évo­le...

Jor­di Évo­le, pues, nos ha da­do una bue­ní­si­ma lec­ción: “¡No po­déis fia­ros ni si­quie­ra de mí, al­mas de cántaro!”, y nos ha pro­pi­na­do una co­lle­ja, paf. Al­gu­nos no se lo per­do­nan: “Pa­ya­sa­da”, ha des­ca­li­fi­ca­do Al­fon­so Gue­rra, fu­rio­so (por cier­to: ¿qué ha­brá si­do del her­mano?). Yo sí le per­dono to­do a Évo­le, por­que soy de bue­na pas­ta y por­que me ape­te­ce dis­fru­tar ma­ña­na su char­la con Pe­dro J. Ra­mí­rez, sea es­pon­tá­nea o tea­tra­li­za­da, que ya sé que no de­bo creer na­da de lo que vea. Sí le pi­do a Évo­le que me en­tre­ten­ga, eso sí, aun­que ten­ga que en­co­men­dar­se a San­ta Exu­pe­ran­cia.

@vic­to­ra­me­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.