Sin mie­do al SE­XO

SE­RIES CO­MO ‘HOU­SE OF LIES’, EN CA­NAL+, Y ‘CA­LI­FOR­NI­CA­TION’, EN FOX, EN­TRE OTRAS MU­CHAS, HAN HE­CHO DEL ERO­TIS­MO TE­LE­VI­SI­VO UNA DE SUS FOR­MAS DE EX­PRE­SIÓN

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA - SAL­VA­DOR LLO­PART Bar­ce­lo­na

Dos cuer­pos des­nu­dos for­man­do en­tre sí un apre­ta­do círcu­lo. La bo­ca de uno don­de aca­ba la es­pal­da del otro. Las sá­ba­nas, des­he­chas. De gol­pe el hom­bre des­pier­ta y, agi­ta­do, se de­di­ca a ves­tir a to­da pri­sa a la mu­jer, su­peran­do co­mo pue­de las di­fi­cul­ta­des de la ta­rea. Los bra­zos van y vie­nen. Tam­bién las pier­nas. “Nun­ca ja­más te acues­tes con tu ex”, ma­ni- fies­ta, mi­ran­do di­rec­ta­men­te a cá­ma­ra. Se lla­ma Marty Kaan y lo in­ter­pre­ta Don Chead­le, el pro­ta­go­nis­ta de Ho­tel Ruan­da, uno de esos gran­des ac­to­res de cuer­po pe­que­ño de los que nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do uno que es­tu­vie­ran tan en for­ma. Pe­ro ahí es­tá, el bueno de Don, lu­cien­do múscu­lo. Así arran­ca­ba el pri­mer ca­pí­tu­lo de Hou­se of lies, in­te­li­gen­te y bri­llan­te co­me­dia so­bre... ¿so­bre

qué? So­bre el mun­do de los ne­go­cios cor­po­ra­ti­vos, na­da me­nos.

¿Có­mo? ¿Un asun­to tan po­co sexy con tan­to se­xo?

Pre­ci­sa­men­te por eso: el se­xo, que ayu­da a ven­der tan­tas co­sas, ven­de en es­te ca­so trans­gre­sión. Y ven­de es­pec­tácu­lo. Lo ven­de to­do, en reali­dad. In­clu­so crí­ti­ca. El se­xo con­si­gue ha­cer más di­rec­ta, por sub­ver­si­va, la pues­ta en en­tre­di­cho de cier­tos va­lo­res, co­mo ocu­rre en Hou­se of lies, se­rie que hoy mis­mo lle­ga a su ter­ce­ra tem­po­ra­da (21 h) en Ca­nal+.

Y es que las se­ries, es­pe­cial­men­te las es­ta­dou­ni­den­ses, se han lle­na­do de cuer­pos. De cuer­pos glo­rio­sos unas ve­ces, la ma­yo­ría. Cuer­pos de gim­na­sio co­mo en Spar­ta­cus, Da Vin­ci’s de­mons o Ro­ma. Otras de cuer­pos tris­tes, las me­nos. Se han lle­na­do tam­bién de es­ce­nas de pa­re­jas, de tríos, de mas­tur­ba­cio­nes y fe­la­cio­nes, co­mo aque­lla pri­me­ra es­ce­na (so­ña­da) con una su­pues­ta re­li­gio­sa de por me­dio: la es­ce­na que inau­gu­ra­ba Ca­li­for­ni­ca­tion, la le­gen­da­ria, por trans­gre­so­ra, se­rie de Da­vid Du­chovny, el que fue pro­ta­go­nis­ta de Ex­pe­dien­te X. Se­rie de dro­gas, al­cohol y adic­ción al se­xo que tam­bién vuel­ve (a Fox) con su fa­ma in­tac­ta.

Se­rá el pró­xi­mo 9 de mar­zo cuan­do arran­que la sex­ta tem­po­ra­da de Ca­li­for­ni­ca­tion, aun­que a una ho­ra cier­ta­men­te com­pli­ca­da: en la ma­dru­ga­da del lu­nes, a la 1.25 h.

Las es­ce­nas eró­ti­cas, que en otro tiem­po ni exis­tían, aho­ra mar­can el tono en Jue­go de tronos y Board­walk em­pi­re. ¿Qué que­da­rá de Los Tu­dor con el tiem­po? Unas cuan­tas bue­nas in-

LA LLE­GA­DA A ES­TA­DOS UNI­DOS DE LA TE­LE­VI­SIÓN POR CA­BLE Y LAS PLA­TA­FOR­MAS DI­GI­TA­LES, SIN LA CON­TEN­CIÓN DE LAS GE­NE­RA­LIS­TAS, HA MAR­CA­DO UN IN­CRE­MEN­TO EX­PO­NEN­CIAL DEL SE­XO EN LA FIC­CIÓN

ter­pre­ta­cio­nes. Y el re­cuer­do de unos cuer­pos glo­rio­sos.

El se­xo es­tá pre­sen­te en ese jue­go de po­der que es Hou­se of cards, pro­du­ci­da por Net­flix. Oran­ge is the new black –tam­bién de Net­flix, la com­pa­ñía que en Es­ta­dos Uni­dos cuel­ga las se­ries com­ple­tas en in­ter­net, to­dos los ca­pí­tu­los jun­tos– cuen­ta la his­to­ria de una mu­jer en la cár­cel: una his­to­ria en la que los des­nu­dos fe­me­ni­nos, muy abun­dan­tes, la se­xua­li-

dad in­clu­so, es par­te in­te­gran­te de la mi­se­ria co­ti­dia­na del en­cie­rro. Una mi­se­ria que evi­den­cia aún más si ca­be esos cuer­pos amon­to­na­dos en las cel­das, en las du­chas, en to­dos la­dos. Girls, por su par­te, ha­bla con des­par­pa­jo –pe­ro sin en­sal­zar­la, con un pun­to de iro­nía rea­lis­ta– de la lu­cha por una se­xua­li­dad do­lien­te de mu­chos jó­ve­nes per­di­dos (y con es­ca­so fu­tu­ro) en la gran ciu­dad.

¿Qué ha­ce tan­to se­xo en la pe­que­ña pan­ta­lla?

Hu­bo un tiem­po en que el se­xo no exis­tía, al me­nos de una ma­ne­ra ex­plí­ci­ta. Por­que lo cier­to es que el me­dio te­le­vi­si­vo siem­pre ha si­do eró­ti­co por su pro­pia na­tu­ra­le­za. En los años cin­cuen­ta las pa­re­jas dor­mían en ca­mas se­pa­ra­das. Los mus­los no apa­re­cie­ron has­ta los se­sen­ta. En los se­ten­ta, Los án­ge­les de Char­lie fue-

EL SE­XO, CO­MO FOR­MA DE EX­PRE­SIÓN, DESEM­PE­ÑA DI­FE­REN­TES PA­PE­LES SE­GÚN LA SE­RIE: EN UNAS ES ME­RA EX­PLO­TA­CIÓN DE LOS CUER­POS; EN OTRAS, EN CAM­BIO, IN­CRE­MEN­TA EL VA­LOR DE LA CRÍ­TI­CA

ron el má­xi­mo del atre­vi­mien­to.

En los ochen­ta y pri­me­ros no­ven­ta, por se­guir con la cro­no­lo­gía, al­go em­pe­zó a cam­biar. Al­go que in­clu­so no­ta­mos en Es­pa­ña. Se­ries co­mo La ley de Los Án­ge­les o Hill Street blues, y un po­co des­pués tam­bién Po­li­cías de Nue­va York , se­ries fun­da­cio­na­les de Ste­ven Boch­co, el pio­ne­ro, em­pe­za­ron a mi­rar el se­xo de otra ma­ne­ra: ge­ne­ral­men­te co­mo un as­pec­to del amor (com­par­ti­do o no). Por­que al­go cam­bia­ba, efec­ti­va­men­te, cuan­do en La ley de Los Án­ge­les, se­gún cons­ta en los anales de la his­to­ria te­le­vi­si­va, apa­re­ció la pri­me­ra pa­re­ja les­bia­na. Y el pri­mer be­so ho­mo­se­xual lle­gó con Dawn­son cre­ce.

Y lue­go lle­gó la te­le­vi­sión por ca­ble, un rin­cón de adul­tos pa­ra adul­tos fren­te a las ca­de­nas ge­ne­ra­lis­tas, mar­ca­das por la pre­sión de las aso­cia­cio­nes pa­ra los va­lo­res, las le­yes fe­de­ra­les y los es­tric­tos có­di­gos mo­ra­les pa­ra el pri­me ti­me, ese ho­ra­rio que, en Es­ta­dos Uni­dos, al me­nos, aca­ba a las diez de la no­che. “Una co­sa es dis­cu­tir el se­xo y la vio­len­cia en la te­le­vi­sión en el con­tex­to de las gue­rras cul­tu­ra­les..., y otra muy dis­tin­ta es en­fren­tar­se al asun­to mien­tras es­tás sen­ta­do fren­te a la te­le con tu hi­jo al la­do”, di­jo en su mo­men­to (2005) el en­ton­ces se­na­dor Ba­rack Oba­ma: pa­la­bras que re­cuer­dan los gru­pos con­ser­va­do­res en su de­nun­cia de la pro­mis­cui­dad te­le­vi­si­va, di­cen, de­ci­di­dos a im­po­ner le­yes pa­ra la de­cen­cia.

Por su­pues­to, de­ci­dir qué es de­cen­te o in­de­cen­te es asun­to di­fí­cil, y es­cu­rri­di­zo co­mo po­cos. Cam­bian­te se­gún el con­tex­to so­cial y cul­tu­ral del mo­men­to. El Con­sell de l’Au­dio­vi­sual de Ca­ta­lun­ya (CAC) tie­ne en­co­men­da­da la mi­sión en Ca­ta­lun­ya. Pe­ro aquí in­ter­vie­ne po­co, al me­nos en asun­tos de se­xo. Por­que el se­xo, co­mo for­ma de ex­pre­sión, es to­da­vía una co­sa más pro­pia de las se­ries ex­tran­je­ras. En la fic­ción es­pa­ño­la en ge­ne­ral, in­clui­da la ca­ta­la­na, to­da­vía pa­re­ce que se duer­ma en ca­mas se­pa­ra­das.

Nip/Tuck. Uno de los dos ci­ru­ja­nos (Dy­lan

Walsh), no pier­de opor­tu­ni­dad pa­ra te­ner se­xo con sus pa­cien­tes

Se­xo en Nue­va

York. Inau­gu­ró o im­pul­só el ha­blar de se­xo

sin ta­pu­jos y mos­tró es­ce­nas de ca­ma con

na­tu­ra­li­dad

Ro­ma. La se­rie in­ten­tó ser fiel a los há­bi­tos de

vi­da de la épo­ca, y el se­xo

aflo­ró en ella sin sut­ber­fu­gios

Spar­ta­cus. Más allá de la his­to­ria, lu­cen los cuer­pos cin­ce­la­dos en el

gim­na­sio, que pre­su­men de es­tar

siem­pre a pun­to

Girls. Un gru­po de ami­gas pro­ta­go­ni­za los

ca­pí­tu­los en las que lle­van, des­in­hi­bi­das, las

rien­das de sus vi­das

El dia­rio se­cre­to de

Han­nah.

Han­nah tie­ne unas in­ten­sí­si­mas no­ches de

se­xo

Loo­king. El amor y las re­la­cio­nes car­na­les

en­tre per­so­nas del mis­mo

se­xo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.