‘Ca­li­for­ni­ca­tion’ en­cuen­tra a su mu­sa

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - P. SO­LÀ GIM­FE­RRER

Ser un imán pa­ra las mu­je­res, lle­vár­se­las a la ca­ma y ser in­ca­paz de sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des sen­ti­men­ta­les, pue­de te­ner con­se­cuen­cias. Hank Moody lo com­pren­dió ha­ce años pe­ro no le im­por­ta­ba, no fue­ra a ser que tu­vie­ra que car­gar con al­gún sen­ti­mien­to de cul­pa o ne­gar­se a sí mis­mo los pla­ce­res car­na­les. Ca­da vez que pa­re­cía apren­der, que creía­mos que iría por el buen ca­mino con su ex­mu­jer Ka­ren, tro­pe­za­ba otra vez con la mis­ma pie­dra, su amor por las mu­je­res y por la ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. Él es un ar­tis­ta tor­tu­ra­do y las pie­dras del ca­mino son mu­ni­ción pa­ra sus obras. Pe­ro cuan­do Hank se des­pier­ta en un hos­pi­tal des­pués de que su úl­ti­ma no­via in­ten­ta­se ma­tar­le, lle­ga se plan­tea que qui­zá de­be re­con­du­cir su vi­da.

Es­te es el pun­to de par­ti­da de la sex­ta tem­po­ra­da de Ca­li­for­ni­ca­tion, que se ve­rá en Fox a par­tir del 9 de mar­zo. Hank se en­fren­ta a sus de­mo­nios, al al­cohol y al se­xo, y acep­ta in­gre­sar en un centro de reha­bi­li­ta­ción acon­se­ja­do por sus se­res que­ri­dos. ¿Pe­ro has­ta qué pun­to la paz in­te­rior pue­de des­truir­le co­mo au­tor? De­be­rá des­cu­brir­lo de la mano de Faith, otra pa­cien­te del centro que tie­ne los ras­gos de Mag­gie Gra­ce ( Per­di

dos) y que se con­si­de­ra a sí mis­ma una mu­sa. Si ella es la fuen­te de ins­pi­ra­ción que tan­to Hank co­mo la se­rie ne­ce­si­tan, só­lo el es­pec­ta­dor po­drá juz­gar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.