‘Cos­mos re­loa­ded’

CIEN­CIA LLE­GA EL ACON­TE­CI­MIEN­TO DEL AÑO: EL RE­MA­KE DE LA MÍ­TI­CA SE­RIA DI­VUL­GA­TI­VA DE CARL SA­GAN ‘COS­MOS’. EN TREIN­TA AÑOS LA CIEN­CIA HA DES­CU­BIER­TO MU­CHAS CO­SAS. PRO­CE­DE PO­NER­SE AL DÍA

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA - PE­DRO VALLÍN

Hay pre­gun­tas que in­quie­tan –“¿Te has acor­da­do de apa­gar el gas?”– y otras que, des­de la pri­me­ra vez que te asal­tan, ha­cen re­tor­cer­se las tri­pas, en­tur­bian las no­ches y ya nun­ca te de­jan del to­do: “¿Dón­de es­tá el cos­mos?”. Por ejem­plo. La in­men­si­dad del abis­mo al que nos arro­jan ha ate­rro­ri­za­do al hom­bre has­ta el pun­to de que en po­cas co­sas ha pues­to más em­pe­ño la es­pe­cie que en ta­par o re­lle­nar se­me­jan­te agu­je­ro de co­no­ci­mien­to. Unos, con his­to- rias mi­la­gro­sas y pro­me­te­do­ras. Otros, es­tu­dian­do y di­vul­gan­do. Y el me­jor com­pen­dio de res­pues­tas fue Cos­mos, la mí­ti­ca se­rie que el as­tro­fí­si­co Carl Sa­gan con­du­jo en 1980. Por eso, su re­gre­so es un acon­te­ci­mien­to.

La he­ge­mo­nía de la lla­ma­da cul­tu­ra li­te­ra­ria en la in­ter­pre­ta­ción del mun­do y del hom­bre –en to­das sus dis­ci­pli­nas, des­de la psicología has­ta la his­to­ria, pa­san­do por la li­te­ra­tu­ra o la fi­lo­so­fía– ha pro­vo­ca­do un dé­fi­cit de co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co du­ran­te to­do el si­glo XX, has­ta el pun­to de crear un sin­fín de ma­len­ten­di­dos y lu­ga­res co­mu­nes con­den­sa­dos en fra­ses afor­tu­na­das –de más éxi­to si son fa­ta­lis­tas– que son asu­mi­das co­mo ver­dad re­ve­la­da aun­que no re­sis­tan la mí­ni­ma prue­ba.

El úni­co an­tí­do­to con­tra la su-

‘COS­MOS’ REGRESA AL MIS­MO ACAN­TI­LA­DO DON­DE SA­GAN DI­JO: “PER­DI­DO EN AL­GÚN LU­GAR EN­TRE LA IN­MEN­SI­DAD Y LA ETER­NI­DAD ES­TÁ NUES­TRO PE­QUE­ÑO HO­GAR”

per­che­ría no­ve­les­ca es la cien­cia. El as­tró­no­mo Carl Sa­gan (Brooklyn, 1934-Seattle, 1996), al mar­gen de sus im­por­tan­tes lo­gros en el desa­rro­llo del pro­gra­ma es­pa­cial de la NA­SA y el es­tu­dio de los pla­ne­tas, lo­gró con su se­rie Cos­mos arro­jar luz a una so­cie­dad a la que ha­bían per­sua­di­do de que la tu­bercu­losis de un rey an­ti­guo era más de­ter­mi­nan­te pa­ra su suer­te que la in­for­ma­ción con- te­ni­da en sus ge­nes o la me­cá­ni­ca de la evo­lu­ción de las es­pe­cies.

La efi­ca­cia del pro­gra­ma –ti­tu­la­do Cos­mos: un via­je per­so­nal– re­si­día en el ca­ris­ma de Sa­gan y en su ca­pa­ci­dad pa­ra con­ver­tir los con­cep­tos más es­qui­vos –co­mo el con­ti­nuo es­pa­cio-tiem­po de­ri­va­do de la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad– en un len­gua­je te­le­vi­si­vo com­pren­si­ble, atrac­ti­vo y emo­cio­nan­te, pla­ga­do de efec­tos es­pe­cia­les y de los en­vol­ven­tes so­ni­dos de la mú­si­ca del grie­go Van­ge­lis. Al agra­da­ble cos­qui­lleo de la in­te­li­gen­cia unía aquel no­ve­do­so pro­gra­ma la épi­ca es­pa­cial cons­trui­da por las evo­ca­do­ras imá­ge­nes, la mú­si­ca fu­tu­ris­ta y la con­ta­gio­sa emo­ción que le in­su­fla­ba Sa­gan.

La nue­va pro­duc­ción es fru­to del em­pe­ño de la viu­da del cien­tí­fi­co, Ann Dru­yan, pro­duc­to­ra de aquel mo­men­to fe­liz de la te­le­vi­sión, y tam­bién del as­tró­no­mo Ste­ven So­ter. Am­bos par­ti­ci­pa­ron co­mo pro­duc­to­res y co­guio­nis­tas en el pro­gra­ma ori­gi­nal. Des­de la muer­te de Sa­gan, han tra­ta­do de po­ner en pie es­te re­ma­ke con la com­pli­ci­dad del as­tro­fí­si­co Neil deG­ras­se Ty­son, director del pla­ne­ta­rio Hay­den. Pe­ro nin­gu­na ca­de­na pa­re­cía in­tere­sa­da. De­ma­sia­da am­bi­ción y de­ma­sia­dos cos­tes de pro- duc­ción pa­ra un pro­gra­ma de cien­cia pu­ra. Has­ta que en el 2008 DeG­ras­se Ty­son tro­pe­zó con Seth Ma­cFar­la­ne –crea­dor de las se­ries de Fox Pa­dre de fa­mi­lia y Pa­dre ma­de in USA– en un even­to cien­tí­fi­co que tu­vo lu­gar en Holly­wood. Ma­cFar­la­ne se mos­tró en­tu­sias­ma­do con la idea y se ofre­ció a pres­tar apo­yo fi­nan­cie­ro y con­ven­cer a los eje­cu­ti­vos de la Fox. Así na­ció Cos­mos: a spa­ce-ti­me odys­sey ( Cos­mos: una odi­sea en el es­pa­cio­tiem­po), que se es­tre­na si­mul­tá­nea­men­te la no­che del pró­xi­mo lu­nes en 180 paí­ses y 48 idio­mas, a tra­vés de to­das las ca­de­nas de Fox y Na­tio­nal Geographic Channel (en Es­pa­ña, emi­ti­rán el pri­mer epi­so­dio de for­ma si­mul­tá- nea Na­tio­nal Geographic Channel, Nat Geo Wild, Fox, Fox Cri­me y Via­jar). La es­tra­te­gia es abru­ma­do­ra e iné­di­ta, pues Fox nun­ca ha­bía com­bi­na­do sus ca­na­les de fic­ción y de do­cu­men­ta­les en un lan­za­mien­to. Y las ci­fras ma­rean: la se­rie ori­gi­nal fue vis­ta por más de 750 mi­llo­nes de per­so­nas con sus mu­chas re­po­si­cio­nes y re­mon­ta­jes, a lo lar­go de trein­ta años, en 175 paí­ses. El es­treno pla­ne­ta­rio idea­do por Fox In­ter­na­cio­nal pa­ra es­te re­ma­ke as­pi­ra a lle­gar a 400 mi­llo­nes de ho­ga­res, sin con­tar los es­ta­dou­ni­den­ses, só­lo con la emi­sión del epi­so­dio inau­gu­ral el lu­nes.

DeG­ras­se Ty­son, dis­cí­pu­lo de Sa­gan, ha pues­to el acen­to en la ne­ce­si­dad de man­te­ner los prin- ci­pios bá­si­cos del le­ga­do Sa­gan: ri­gor y es­cep­ti­cis­mo cien­tí­fi­cos –“Pa­ra ha­llar la ver­dad, sea cual sea, ne­ce­si­ta­mos ima­gi­na­ción y es­cep­ti­cis­mo. No te­me­mos es­pe­cu­lar, pe­ro dis­tin­gui­re­mos las es­pe­cu­la­cio­nes de los he­chos”, de­cía Sa­gan ha­ce 34 años– mez­cla­dos con es­pec­ta­cu­la­ri­dad au­dio­vi­sual –Alan Sil­ves­tri se ha­ce car­go de la par­ti­tu­ra, McFar­la­ne de la ani­ma­ción, y Bran­non Bra­ga de los efec­tos es­pe­cia­les–. Ha­brá una pues­ta al día de mu­chas de las teo­rías lan­za­das por el pro­gra­ma ori­gi­nal en sus tre­ce epi­so­dios, pues hoy el cos­mos es más gran­de pe­ro dis­po­ne­mos de un ma­pa, el sis­te­ma so­lar es más pe­que­ño y mu­cho más co­no­ci­do, el evo­lu­cio­nis­mo bio­ló­gi­co ha

pro­gre­sa­do geo­mé­tri­ca­men­te en el des­en­tra­ña­mien­to del com­por­ta­mien­to hu­mano y la fí­si­ca subató­mi­ca..., bueno, la fí­si­ca subató­mi­ca si­gue do­mi­na­da por el prin­ci­pio de in­cer­ti­dum­bre.

Pe­ro la se­rie no quie­re ser un me­ro re­pa­so de lo di­cho en 1980. DeG­ras­se Ty­son es­tá con­ven­ci­do de que hoy hay una po­bla­ción mu­cho más edu­ca­da. En una en­tre­vis­ta re­cien­te, el as­tro­fí­si­co ase­gu­ra­ba que la cien­cia, mer­ced a la bue­na for­ma­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ya es par­te del mains­tream cul­tu­ral, co­mo lo prue­ba, a su jui­cio, el su­ce­si­vo éxi­to de se­ries de fic­ción co­mo los tres CSI, Bo­nes o Big band theory –em­pe­ña­das, las dos pri­me­ras, en sub­ra­yar la ca­pa­ci­dad de la cien­cia pa­ra ofre­cer cer­te­za, y la ter­ce­ra, en ex­pli­car que ade­más es di­ver­ti­da–, y tam­bién pe­lí­cu­las de gran éxi­to apo­ya­das en la cien­cia y sus pa­ra­do­jas, co­mo Gra­vity (2013), Minority report (2002), Moon (2009), Ho­ri­zon­te fi­nal (1997), e in­clu­so la tri­lo­gía de Re­gre­so al fu­tu­ro –que es cin­co años pos­te­rior a la emi­sión de Cos­mos–, por men­cio­nar al­gu­nas de una lis­ta in­men­sa.

“El cos­mos es to­do lo que es, o lo que fue, o lo que se­rá al­gu­na vez. La con­tem­pla­ción del cos­mos nos con­mue­ve. Es co­mo un hor­mi­gueo en la co­lum­na ver­te­bral o en la voz, una dé­bil sen­sa­ción, co­mo el re­cuer­do le­jano de caer des­de lo al­to (...) Per­di­do en al­gún lu­gar en­tre la in­men­si­dad y la eter­ni­dad es­tá nues­tro pe­que­ño ho­gar te­rres­tre”. Así ha­bla­ba Sa­gan, al bor­de de un vio­len­to acan­ti­la­do en el bau­tis­mo de Cos­mos, dan­do cuer­po a la es­tre­me­ce­do­ra evi­den­cia del es­pa­cio-tiem­po co­mo una reali­dad a la vez mu­ta­ble e in­mar­ce­si­ble. Aquel le­jano epi­so­dio fun­da­cio­nal, ti­tu­la­do En la ori­lla del océano cós­mi­co, ten­drá su co­rre­la­to en la pues­ta de lar­go de es­ta se­cue­la, cu­yo pri­mer epi­so­dio, Plan­ta­dos en la Vía Lác­tea. arran­ca­rá con Neil deG­ras­se Ty­son al bor­de del mis­mo acan­ti­la­do pa­ra re­me­mo­rar la fi­gu­ra del des­apa­re­ci­do Sa­gan y ofre­cer­nos las dos pri­me­ras res­pues­tas: dón­de y cuándo es­ta­mos. Pe­ro eso es só­lo el co­mien­zo del via­je.

NA­TIO­NAL GEOGRAPHIC CHANNEL / FOX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.