Yan­quis so­vié­ti­cos

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - Ser­gi Pà­mies

El es­treno de la se­gun­da tem­po­ra­da de The ame­ri­cans en EE.UU. es una bue­na ex­cu­sa pa­ra re­cu­pe­rar la pri­me­ra tem­po­ra­da (en DVD) y su­mer­gir­se en un ar­gu­men­to pro­me­te­dor. Años ochen­ta. Una pa­re­ja de agen­tes so­vié­ti­cos vi­ve en los Es­ta­dos Uni­dos, ins­ta­la­dos co­mo una fa­mi­lia con­ven­cio­nal, con dos hi­jos, ac­ti­va­dos co­mo cé­lu­la hi­per­ac­ti­va. En la prác­ti­ca, el pre­tex­to del es­pio­na­je per­mi­te al­ter­nar las tra­mas de in­tri­ga y los con­flic­tos de pa­re­ja. Es­ta­mos en ple­na era Rea­gan, con días de des­hie­lo en la gue­rra fría pe­ro tam­bién de ex­plí­ci­tas ame­na­zas que es­tu­vie­ron a pun­to de ac­ti­var una gue­rra ca­lien­te. La ve­ro­si­mi­li­tud de la his­to­ria es re­la­ti­va y re­cuer­da una pe­lí­cu­la de fi­na­les de los ochen­ta ti­tu­la­da Es­pías sin iden­ti­dad, en la cual Ri­ver Phoe­nix in­ter­pre­ta­ba a un ado­les­cen­te que des­cu­bría que sus pa­dres eran unos agen­tes so­vié­ti­cos pro­vi­sio­nal­men­te des­ac­ti­va­dos. La in­ten­ción de The ame­ri­cans es cu­brir más as­pec­tos del con­flic­to y el re­sul­ta­do me­jo­ra los de la pe­lí­cu­la, aun­que no con­si­gue arras­trar­nos del to­do, qui­zás por­que la ve­ro­si­mi­li­tud de los es­pías es re­la­ti­va y las re­cons­truc­cio­nes

EL ES­PEC­TA­DOR RE­CO­NO­CE LA BUE­NA IN­TEN­CIÓN DE LOS GUIO­NIS­TAS: DES­CRI­BIR UNA REALI­DAD FA­MI­LIAR BA­SA­DA EN EL EN­GA­ÑO Y LAS IDEN­TI­DA­DES SOBREPUESTAS

en for­ma de flash­back co­me­ten el error de uti­li­zar a los mis­mos ac­to­res (Matt­hew Rhys y Ken Rus­sell), ya sea co­mo jó­ve­nes idea­lis­tas adies­tra­dos por per­ver­sos pig­ma­lio­nes es­ta­li­nis­tas o co­mo pa­dres ma­du­ros fal­sa­men­te yan­quis. Unos pa­dres que, ade­más, tie­nen la ma­la suer­te de vi­vir jus­to al la­do de un agen­te de la CIA es­pe­cia­li­za­do en con­tra­es­pio­na­je (el in­tér­pre­te de es­te per­so­na­je es el gran Noah Em­me­rich, que cuan­do ve a un es­pía so­vié­ti­co po­ne la mis­ma ca­ra que cuan­do en Wal­king dead veía acer­car­se a un gru­po de zom­bis). Lo más in­tere­san­te es el re­tra­to de las con­tra­dic­cio­nes en­tre el de­ber y los sen­ti­mien­tos. Có­mo la dis­tan­cia del país de ori­gen y la es­tan­cia con­ti­nua­da en te­rri­to­rio enemi­go de­bi­li­tan las cer­te­zas y co­rrom­pen las con­vic­cio­nes. “Me de­bo a una cau­sa más gran­de que yo mis­mo”, afir­ma uno de los pro­ta­go­nis­tas, cons­cien­te de que son más pe­li­gro­sos los que lo han con­tra­ta­do que aque­llos a quien tie­ne que vi­gi­lar. Y en­tre tra­mas de­sigua­les, el es­pec­ta­dor re­co­no­ce la bue­na in­ten­ción de los guio­nis­tas: des­cri­bir una reali­dad fa­mi­liar y de pa­re­ja ba­sa­da en el en­ga­ño y las iden­ti­da­des sobrepuestas. Una fa­mi­lia y una pa­re­ja que nun­ca pue­den pre­ver na­da, so­me­ti­dos a las es­tra­te­gias de la gue­rra fría y que cons­ta­tan que es­ta ma­ne­ra de vi­vir es­tá pen­sa­da pa­ra arrui­nar la vi­da de mu­cha gen­te y pro­pi­ciar to­dos los ma­ti­ces de la sos­pe­cha. Mi­le­na Do­lç, pres­crip­to­ra con gran ta­len­to pa­ra ha­cer de­fi­ni­cio­nes ca­te­gó­ri­cas, ca­li­fi­ca de­ter­mi­na­das se­ries de “bue­nas se­ries ma­las” o “ma­las se­ries bue­nas”. Cuan­do le pi­do que de­fi­na The ame­ri­cans, res­pon­de: “Bue­na se­rie ma­la, pe­ro me­nos ma­la que las bue­nas se­ries ma­las ha­bi­tua­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.