No es po­lí­ti­ca, es po­der

BEAU WILLIMON, GUIO­NIS­TA DE ‘HOU­SE OF CARDS’, VE LA SE­RIE CO­MO UNA HIS­TO­RIA DE AM­BI­CIO­NES Y CO­MO EL RE­TRA­TO “FAS­CI­NAN­TE” DE UN MA­TRI­MO­NIO

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - MARC BASSETS

An­tes de es­cri­bir pa­ra ci­ne y te­le­vi­sión, Beau Willimon era un hom­bre de teatro. Y se no­ta en los diá­lo­gos y las tra­mas que sos­tie­nen Hou­se of cards, la se­rie so­bre un po­lí­ti­co ma­qui­na­dor en Was­hing­ton, que él ha es­cri­to y en la que ejer­ce de pro­duc­tor eje­cu­ti­vo.

“Lo que yo hago es dra­ma”, di­jo ha­ce unos días en una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con va­rios pe­rio­dis­tas.

An­tes de de­di­car­se al teatro, Willimon, de 38 años, tra­ba­jó en po­lí­ti­ca. Co­la­bo­ró en cam­pa­ñas del se­na­dor por Nue­va York Char­les Schu­mer y de Hi­llary Clin­ton, en­tre otros. Y es aquí, en la con­fluen­cia en­tre los te­mas y es­ti­lo del teatro más clá­si­co y el jue­go des­car­na­do de po­der que es la po­lí­ti­ca en Was­hing­ton, don­de qui­zá se en­cuen­tre el se­cre­to de es­ta se­rie, cu­ya se­gun­da tem­po­ra­da se ha es­tre­na­do en fe­bre­ro.

“Nues­tro show no tra­ta de la po­lí­ti­ca, tra­ta del po­der”, di­ce Willimon. El po­der en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da. La po­lí­ti­ca es el pre­tex­to. “No que­re­mos que la po­lí­ti­ca ocul­te que se tra­ta de la his­to­ria de dos per­so­nas que desean el po­der más que na­da y que es­tán dis­pues­tas a cual­quier co­sa pa­ra con­se­guir­lo”. Las dos per­so­nas son Fran­cis Un­der­wood –el nú­me­ro dos del gru­po de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, que al ini­cio de la se­gun­da tem­po­ra­da lle­ga a vi­ce­pre­si­den­te– y Clai­re, su es­po­sa, que di­ri­ge una oe­ne­gé y es tan o más ma­ni­pu­la­do­ra y am­bi­cio­sa que él. Los in­ter­pre­tan Ke­vin Spa­cey y Ro­bin Wright.

Hou­se of cards es, ade­más de una his­to­ria de la lu­cha por el po­der, la his­to­ria de un ma­tri­mo­nio. “Pa­ra mí –di­ce el guio­nis­ta–, el ma­tri­mo­nio en­tre Fran­cis y Clai­re Un­der­wood si­gue sien­do, pro­ba­ble­men­te, la par­te más fas­ci­nan­te del show”.

De acuer­do, Hou­se of cards no es po­lí­ti­ca pe­ro pre­ten­de ofre­cer un re­tra­to rea­lis­ta de la po­lí­ti­ca. No en los de­ta­lles de la tra­ma –que se se­pa no hay ase­si­nos en­tre los con­gre­sis­tas ni en la ofi­ci­na del vi­ce­pre­si­den­te– pe­ro sí en la vo­lun­tad de ser ve­ro­sí­mil.

Willimon be­be de sus pro­pias ex­pe­rien­cias en la po­lí­ti­ca y dis­fru­ta de un ase­sor de lu­jo: Jay Car­son, com­pa­ñe­ro su­yo de es­tu­dios y ex­pe­ri­men­ta­do con­sul­tor po­lí­ti­co, cer­cano a los Clin­ton, el ma­tri­mo­nio de po­der por ex­ce­len­cia. El con­gre­sis­ta real que ocu­pa el car­go de Un­der­wood en la pri­me­ra tem­po­ra­da –el whip, el en­car­ga­do de ga­ran­ti­zar la dis­ci­pli­na de par­ti­do– le fa­ci­li­tó la ta­rea: in­vi­tó al equi­po a su ofi­ci­na y a Ke­vin Spa­cey a una reunión a puer­ta ce­rra­da del gru­po par­la­men­ta­rio.

La se­rie no pre­ten­de ser un re­tra­to ex­haus­ti­vo de Was­hing­ton, sino de un Was­hing­ton en­tre mu­chos. Willimon, em­bar­ca­do en la redacción de la ter­ce­ra tem­po­ra­da, ci­ta otras se­ries co­mo Scan­dal, Ho­me­land o Alp­ha Hou­se. Jun­tas, ofre­ce­rían un re­tra­to más com­ple­to de la ca­pi­tal, con­ver­ti­da en los úl­ti­mos años en el pla­tó de al­gu­nas de las se­ries más po­pu­la­res.

Fran­cis, avi­sa Willimon, “no es­tá ba­sa­do en nin­gún po­lí­ti­co real”. “Creo –con­ti­núa– que la ma­yo­ría de po­lí­ti­cos se mue­ven en una zo­na gris en la que, por un la­do, quie­ren ser­vir a su país, y por el otro, afron­tan to­do el tiem­po de­ci­sio­nes éti­cas que

les obli­gan a ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.