Ca­ta­lano, un ac­tor he­cho y de­re­cho

AN­TES DE VEN­DER MI­LLO­NES DE ÁL­BU­MES CON EL GRU­PO THIRTY SECONDS TO MARS Y DE GA­NAR EL OS­CAR, LE­TO FUE UN ICONO TE­LE­VI­SI­VO POR SU PA­PEL EN ‘ES MI VI­DA’

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - PERE SOLÀ GIMFERRER

“And the Os­car goes to... Jor­dan Ca­ta­lano”.

Pue­de que An­ne Hat­ha­way no di­je­ra exac­ta­men­te es­tas pa­la­bras el do­min­go pa­sa­do cuan­do en­tre­gó a Ja­red Le­to el Os­car a me­jor ac­tor se­cun­da­rio, pe­ro más de un nos­tál­gi­co en la trein­te­na de­bió de ima­gi­nár­se­lo. Aho­ra se le re­cor­da­rá en Holly­wood por su pa­pel de Ra­yon, el tran­se­xual se­ro­po­si­ti­vo de la pe­lí­cu­la Da­llas bu­yers club, pe­ro es­to no qui­ta que Le­to ten­ga un pa­sa­do. En su ca­so, una ca­rre­ra pe­cu­liar que co­men­zó cuan­do te­nía 23 años y se con­vir­tió en un icono ado­les­cen­te gra­cias a la se­rie Es mi vi­da.

Él no es la úni­ca per­so­na con ca­rre­ra en te­le­vi­sión en su­bir a re­co­ger una es­ta­tui­lla y tam­po­co se­rá la úl­ti­ma. Su pro­pio com­pa­ñe­ro de re­par­to en la pe­lí­cu­la, Matt­hew McCo­naug­hey, es­tá aho­ra mis­mo en an­te­na con la pres­ti­gio­sa True de­tec­ti­ve. Pe­ro por más que ca­da vez ha­ya más crí­ti­cos que con­si­de­ren la te­le­vi­sión a la al­tu­ra del ci­ne, es­to no sig­ni­fi­ca que dar el sal­to sea sen­ci­llo. Cuan­do He­len Hunt sa­lió a re­co­ger el pre­mio a me­jor ac­triz prin­ci­pal en 1998 por Me­jor... im­po­si­ble, fue to­da­vía más no­ti­cia por­que ha­bía com­pa­gi­na­do ese tra­ba­jo con su pa­pel en la co­me­dia Lo­co por ti. En cier­to mo­do de­rri­bó mu­chos prejuicios. Pe­ro el mé­ri­to de Le­to no es tan­to co­men­zar en te­le­vi­sión sino so­bre­vi­vir a la eti­que­ta de ído­lo ju­ve­nil, que se le ad­ju­di­có cuan­do se me­tió en la piel de Jor­dan Ca­ta­lano. Has­ta es­te mo­men­to só­lo una per­so­na ha­bía vi­vi­do una ex­pe­rien­cia si­mi­lar: an­tes de ga­nar dos Os­car por Boys don’t cry y Mi­llion Do­llar Baby, Hilary Swank ha­bía in­ter­pre­ta­do a una ma­dre sol­te­ra en Sen­sa­ción de vi­vir. No re­sul­tó ser un pa­pel tan me­diá­ti­co co­mo el de Kelly o Bren­da y así pu­do evi­tar el des­ti- no de las de­más ac­tri­ces, que han te­ni­do que con­for­mar­se con ro­dar pe­lí­cu­las pa­ra te­le­vi­sión.

Por suer­te pa­ra Le­to, Es mi vi­da si­guió un re­co­rri­do dis­tin­to al de la ma­yo­ría de se­ries de es­ta te­má­ti­ca. Era un dra­ma re­fle­xi­vo que trans­mi­tía las in­se­gu­ri­da­des de los ado­les­cen­tes a par­tir de An­ge­la Cha­se, a la que da­ba vi­da Clai­re Da­nes ( Ho­me­land). Ella vi­vía ob­se­sio­na­da con un chi­co ma­yor que ella, un re­pe­ti­dor de ojos azu­les que res­pon­día al nom­bre de Jor­dan Ca­ta­lano. Pe­ro cuan­do el ca­nal de­ci­dió re­no­var la se­rie pa­ra una se­gun­da tem­po­ra­da, Da­nes ya que­ría eman­ci­par­se y la se-

LE­TO NO ES EL ÚNI­CO AC­TOR OS­CA­RI­ZA­DO EN FOR­JAR­SE EN LA ES­CUE­LA DE LAS SE­RIES JU­VE­NI­LES: HILARY SWANK IN­TER­PRE­TÓ A UNA MA­DRE SOL­TE­RA EN ‘SEN­SA­CIÓN DE VI­VIR’

rie se que­dó en una so­la tem­po­ra­da que se con­ver­ti­ría en ob­je­to de cul­to. Des­de en­ton­ces Le­to bus­có su hue­co en la in­dus­tria, que ge­ne­ral­men­te le re­le­gó a pa­pe­les me­no­res en pe­lí­cu­las co­mo La ha­bi­ta­ción del pá­ni­co y El club de la lu­cha, y ni tan si­quie­ra le hi­cie­ron ca­so cuan­do en­gor­dó trein­ta ki­los pa­ra Chap­ter 27, don­de in­ter­pre­tó al ase­sino de John Len­non. De ahí que aban­do­na­ra la pro­fe­sión y se cen­tra­ra en su ca­rre­ra co­mo mú­si­co, don­de lle­va diez mi­llo­nes de ál­bu­mes ven­di­dos con su gru­po Thirty Seconds to Mars.

Cin­co años des­pués de su úl­ti­mo pa­pel, sin em­bar­go, vol­vió de­lan­te de las cá­ma­ras al ver el po­ten­cial de Da­llas bu­yers club. Adel­ga­zó en ex­ce­so y se pre­sen­tó ca­da día al ro­da­je co­mo si fue­se una mu­jer pa­ra me­ter­se en el per­so­na­je. Y el ex­pe­ri­men­to tu­vo éxi­to: no só­lo se lle­vó un Os­car a ca­sa, sino que tam­bién de­mos­tró que el que fue no­vio de Ca­me­ron Díaz du­ran­te cua­tro años man­te­nía el atrac­ti­vo y su mi­ra­da vul­ne­ra­ble, fue­se Jor­dan Ca­ta­lano o Ra­yon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.