Que lo real lo pa­rez­ca

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV -

La fron­te­ra en­tre reali­dad y fic­ción se di­suel­ve ca­da tar­de en Sál­va­me (Te­le­cin­co, lu­nes a vier­nes). “¡Cer­da!”, lla­ma­ba el lu­nes Be­lén Es­te­ban a su com­pa­ñe­ra Kar­me­le Marchante (que a su vez la ha­bía lla­ma­do “or­di­na­ria”). El miér­co­les, Be­lén Es­te­ban pi­de dis­cul­pas y Marchante ha­ce lo mis­mo. La ca­de­na –in­quie­ta por las mul­tas por vo­ca­bu­la­rio su­cio– obli­ga a sus co­la­bo­ra­do­ras a la­var­se la bo­ca con ja­bón. Pe­ro se no­ta que ellas aún se odian.

¿O no? ¡Enor­mes ac­tri­ces ten­drían que ser pa­ra pe­lear­se co­mo lo ha­cen si no se odia­sen! Al­guien di­jo que pa­ra triun­far en te­le­vi­sión con­vie­ne sa­ber in­ter­pre­tar­se bien a uno mis­mo. Y los poe­tas coin­ci­den: un buen poe­ma es el fin­gi­mien­to bien ur­di­do de un emo­ción au­tén­ti­ca. En es­ta pa­ra­do­ja vi­ve el ar­te, y tam­bién la te­le­vi­sión ( Te­le­vi­sión, un ar­te nue­vo, la bau­ti­zó mi maes­tro Jo­sep Ma­ria Ba­get Herms en su pio­ne­ro li­bro de 1965, ay...). Sál­va­me lle­va al ex­tre­mo es­ta téc­ni­ca del fin­gi­mien­to de lo real: las emo­cio­nes son reales y se tra­ta de es­ce­ni­fi­car­las pa­ra que pa­rez­can reales. ¿Me ex­pli­co?

A ve­ces bas­ta con for­zar los ma­te­ria­les (emo­cio­na­les) pa­ra lo­grar es­to. Ha si­do el ca­so, es­ta se­ma­na, de otra co­la­bo­ra­do­ra fi­ja, Ra­quel Bo­llo, so­me­ti­da a vio­len­cia emo­cio­nal por su pro­pio pro­gra­ma: le anun­cian en di­rec­to el fi­cha­je de una nue­va co­la­bo­ra­do­ra: su ex­nue­ra, una jo­ven­ci­ta lla­ma­da Agua­san­tas, ex­no­via del hi­jo de la Bo­llo. Plano cor­to de la Bo­llo: ros­tro cons­ter­na­do. ¡Bien! Fun­cio­na. Ex­sue­gra y ex­nue­ra ya se cru­za­ron im­pro­pe­rios, y la jo­ven in­si­nuó sa­ber co­sas que per­ju­di­ca­rían a la Bo­llo...: los di­rec­to­res de Sál­va­me co­rren a fi­char­la.

En las ho­ras si­guien­tes, la Bo­llo re­ci­be apo­yos de te­les­pec­ta­do­ras en su cuen­ta de Twit­ter (“hay que ver lo que te ha­ce tu pro­gra­ma, no hay de­re­cho”, “De­ja­ré de ver Sál­va­me si sa­le esa Aguas­pú­tri­das”, “Os que­da­réis sin au­dien­cia si se va Ra­quel Bo­llo”, “Ha­béis per­di­do una es­pec­ta­do­ra”, “Es el fin de Sál­va­me”..., y así), men­sa­jes que ella re­tui­tea. Y por eso los di­rec­to­res del pro­gra­ma han fac­tu­ra­do un ví­deo ata­cán­do­la: “Ra­quel Bo­llo, al re­tui­tear esos men­sa­jes, ¡quie­re el fin de Sál­va­me!”, Y re­ma­chan: “¿Es nor­mal desear el fi­nal de un pro­gra­ma que da de co­mer a cien fa­mi­lias?”. Dra­ma.

Ar­te. Por­que tea­tra­li­zar es­te cho­que con su co­la­bo­ra­do­ra es más ren­ta­ble que re­pren­der­la en los ca­me­ri­nos o des­pe­dir­la. For­zar sus emo­cio­nes, en­fren­tar­la a su ex­nue­ra...: ¡es­pec­tácu­lo se­gu­ro! Y exa­cer­bar a las se­gui­do­ras tui­te­ras... es cap­tu­rar­las pa­ra el sha­re.

“¿Quie­re Bo­llo morir ma­tan­do?”, acu­sa el ví­deo de los di­rec­to­res... Bra­vo. Sál­ve­me de­mues­tra que el tru­co de la te­le­vi­sión es apro­ve­char­lo to­do al ser­vi­cio del es­pec­tácu­lo. Y Bo­llo se es­me­ra­rá en in­ter­pre­tar bien su des­pe­cho: su pro­pia ra­bia le da­rá de co­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.